Cantera de Soratama, un ejemplo de restauración ambiental

Cantera de Soratama, un ejemplo de restauración ambiental

La zona de 3,6 hectáreas muestra a los bogotanos los efectos negativos de la minería.

notitle
04 de julio 2016 , 04:19 a.m.

Plantas y árboles nativos, caminos en piedra y hasta lagunas se pueden encontrar en el Aula Ambiental Soratama, una zona de 3,6 hectáreas que sufrió durante años por la actividad minera.

Con el predio de Soratama se busca la enseñanza y realización de actividades de tipo ambiental, que es el potencial que tienen ese y otros terrenos que han sido afectados por minería”, explica Óscar López, subdirector del recurso hídrico y del suelo de la Secretaría Distrital de Ambiente.

El Aula Ambiental Soratama fue inaugurada 6 de agosto del 2008 y nació gracias a un trabajo conjunto de la Secretaría de Ambiente y la Universidad Nacional, después de que la cantera dejó de funcionar en 1990.

Por décadas, los habitantes del barrio Soratama se quejaban por la contaminación auditiva y del aire que dejaba la extracción de materiales de construcción. Ahora, el silencio es el protagonista de un terreno que está ubicado sobre una “formación arsénica”, es decir, un terreno conformado por rocas de hace más 70 millones de años.

El aula es un espacio que, de manera didáctica, les muestra a los bogotanos los efectos negativos de la minería.

“Buscamos que a través de labores pedagógicas se le enseñe a la comunidad cuál es el potencial de estos suelos y cómo se pueden realizar actividades de manejo y recuperación ambiental”, cuenta Óscar López.

El lugar, que está abierto de lunes a domingo entre las 6 a. m. y las 5 p. m., les ofrece a los visitantes espacios de recreación donde se pueden encontrar jardines nativos, un bosque altoandino, un ecosistema de subpáramo y hasta una “galería de drenaje”. Esta última, además de funcionar como un estabilizador del nivel del agua, también es un elemento educativo que muestra aspectos relacionados con la geología local.

Los días más concurridos son los sábados y domingos. Sin embargo, el aula no es muy conocida. “Los que más vienen son colegios. Es muy raro ver a un particular venir entre semana”, comenta uno de los vigilantes del aula.

Ubicada la localidad de Usaquén, muy cerca del Hospital Simón Bolívar, el aula es un lugar al que pueden acudir personas de todas las edades que estén interesadas en conocer las bondades de los cerros orientales y su importancia ambiental.

REDACCIÓN EL TIEMPO 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.