El aporte de los 'Best Buddies' al Foro Económico Mundial

El aporte de los 'Best Buddies' al Foro Económico Mundial

El evento promueve la inclusión de personas que tienen limitaciones en el proceso de aprendizaje.

notitle
03 de julio 2016 , 09:36 p.m.

“Al principio estaba nerviosa porque yo como que de inglés no sabía mucho, pero los primeros que llegaron me hablaron en español y me sentí más segura. Ya después me gustó mucho trabajar con gente así, porque uno les logra entender el mundo de ellos”, dijo Julieth García.

Ella es uno de los cuatro jóvenes con discapacidad intelectual que estudiaron inglés durante tres meses, rompieron barreras sociales, dominaron sus miedos y formaron parte del equipo de logística del Foro Económico Mundial, que se realizó en Medellín durante los pasados 16 y 17 de junio y al que asistieron más de 800 personas, entre jefes de Gobierno de diferentes países, personas de negocios y científicos.

Para Julieth, el trabajo desempeñado por ella y sus otros tres compañeros, Juan David de los Ríos, Alejandro Galeano y Estiven Gutiérrez, fue muy importante. Tuvieron la oportunidad de conocer no solo al presidente Juan Manuel Santos, sino también al ex presidente de Uruguay, José Mujica.

Esa posibilidad de estar en un evento de trascendencia internacional y poder relacionarse con figuras de diferentes nacionalidades les fue dada a estos jóvenes, oriundos de Medellín, por la organización Best Buddies, que tiene como objetivo abrir caminos hacia la inclusión social de las personas que tienen limitaciones en el proceso de aprendizaje.

“En Medellín contamos con 11 instituciones aliadas que se encargan de la educación de los jóvenes. En el momento en que se genera una vacante, ellos ya tienen las capacidades para desempeñarse en esta. Además, los sensibilizamos para que se adapten a las empresas, a sus nuevos compañeros y puedan formar parte de la planta de personal permanentemente”, explicó Yurleidy Urbano, coordinadora de la organización.

La empresa les brinda la oportunidad de establecer relaciones de amistad con personas sin discapacidad, para que así desarrollen herramientas necesarias para integrarse a la sociedad y sostener un empleo productivo. A través de sus programas han vinculado a más de 1.200 jóvenes y generado más de 530 oportunidades laborales en 29 ciudades del país.

“Esta vez, el foro ganó al tener un personal dispuesto y comprometido, pues ellos aprovechan este tipo de oportunidades y por medio de ellas quieren demostrar que pueden ser importantes en la sociedad, que tienen muchas actitudes y competencias”, dijo Alejandra Noguera, preparadora laboral.

Durante el evento, ellos demostraron su pasión por trabajar en equipo y al servicio de las personas, pues –contó Noguera– todos los días llegaban al trabajo con la ilusión de conocer personas, practicar el inglés y hacer que los asistentes al evento estuvieran cómodos y bien atendidos.

Les hicimos acompañamiento, supervisamos cómo realizaban las funciones y si eran corteses con las personas que estaban en el foro. Nos felicitaron por el buen manejo de ellos, pues cuando los visitantes llegaban al evento y eran atendidos por los chicos con discapacidad, la gente se sorprendía gratamente”, añadió Urbano.

Para Julieth, amante del rock, esta fue una oportunidad laboral importante que le permitió relacionarse con otras personas, pero en especial conocer sus diferencias y aceptarlas. Entre algunas de las funciones de ella estaban las de registro, acomodación de los asistentes, la entrega de las memorias y el apoyo en cambio de equipos de traducción.

“Era gente de muchas partes y me encanta como hablan, como son ellos, como se visten y tratan a la gente. Son muy diferentes a nosotros, tanto en el idioma como en la forma de ser. Ellos fueron muy educados, demasiado; por eso me sentí muy bien, muy cómoda”, contó la joven.

Con esa experiencia, García descubrió que su potencial está en la capacidad de ayudar a los demás, de escuchar a las personas, saber qué es lo que necesitan y guiarlos hacia ese objetivo; sin embargo, también es consciente de que debe seguir estudiando inglés y otros idiomas para continuar ayudando en el montaje de este tipo de eventos internacionales.

“Yo le hablo muy fácil a la gente, me siento bien y me entiendo demasiado con los extranjeros. Por ahora sueño con seguir haciendo lo mismo: ayudando, guiando”, dijo.

Por ejemplo, narró la joven que en el Foro Económico debió colaborarles a sus otros tres compañeros en algunos momentos, en las funciones que debían desempeñar.

Ella siempre estaba observándolos, dispuesta a ayudarlos y a darles consejos para que mejoraran, y así, juntos, terminar bien la labor.

PAOLA INÉS MORALES
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.