Irak sufre su ataque más grave este año por cuenta del Estado Islámico

Irak sufre su ataque más grave este año por cuenta del Estado Islámico

Un atentado suicida del grupo yihadista dejó al menos 170 muertos y 230 heridos en Bagdad.

notitle
03 de julio 2016 , 08:05 p.m.

Al menos 170 personas murieron y más de 230 resultaron heridas este domingo en un atentado suicida en Bagdad, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Es el peor suceso en la capital iraquí en lo que va corrido del 2016.

El ataque tuvo lugar en una calle comercial del barrio de Karrada de la capital iraquí, donde muchas personas suelen hacer sus compras antes de la fiesta del final del Ramadán.

“En el marco de las permanentes operaciones de seguridad de los soldados del califato en la ciudad de Bagdad, el hermano muyahidín (guerrero santo) Abu Maha al Iraqui logró hacer estallar su carro bomba en una concentración de renegados (chiíes)”, indica el grupo EI en un comunicado.

El primer ministro iraquí, Haider Al Abadi, se desplazó al lugar del atentado y prometió “castigar” a los responsables, pero los bagdadíes están furiosos por la incapacidad del Gobierno de impedir este tipo de ataques. Un video que circula en las redes sociales muestra a hombres lanzando piedras contra un convoy que parece ser el de Abadi.

La deflagración causó también daños importantes. Varios inmuebles y comercios fueron arrasados por las llamas, en incendios que seguían activos doce horas después del atentado. El grupo EI reivindicó el ataque, afirmando que uno de sus combatientes había hecho estallar un carro bomba cerca de una reunión de musulmanes chiíes, según el centro de seguimiento de grupos yihadistas Site. El atentado se produce una semana después de que los yihadistas del EI perdieran la ciudad de Faluya frente a las tropas gubernamentales iraquíes apoyadas por la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El atentado demuestra que a pesar de los reveses sufridos en Irak y Siria, el EI mantiene su capacidad operativa y puede golpear lejos de sus bases. La única ciudad principal que aún tiene bajo su control es Mosul (norte), segunda por importancia del país.

Las tropas iraquíes han lanzado varias ofensivas para recuperarla. El último ataque de gran envergadura del EI en Bagdad ocurrió el 17 mayo. Un doble atentado dejó 50 muertos y más de 100 heridos.

Lo ocurrido este domingo vuelve a poner en evidencia al Gobierno iraquí y su capacidad para detectar y contener al grupo extremista. Muchos cuestionan la eficacia de los detectores de explosivos y de los controles para ingresar a la capital, al considerar que no son lo suficientemente exhaustivos.

Capacidad de ataque

El ataque tuvo lugar dos días después de que el Pentágono anunció la muerte de dos jefes militares del EI en un ataque de la coalición cerca de Mosul el 25 de junio.

En el bombardeo “murió Basim Mohamed Sultan Al Bajari, el viceministro de guerra del EI, y Hatim Talib Al Hamduni, un comandante militar de Mosul”, según la misma fuente. Ambos eran dos de los “principales responsables militares del EI en el norte de Irak” y su “eliminación” permite “preparar el terreno para que las tropas iraquíes liberen Mosul, con el apoyo de la coalición”. Estados Unidos espera concluir la campaña militar contra el grupo Estado Islámico antes de finales del verano del 2017.

Según el director de la CIA, John Brennan, pese a que el EI ha perdido terreno en sus bastiones de Irak y Siria, mantiene intactas sus capacidades para cometer atentados “terroristas”.

“A medida que la presión aumente” sobre el EI en el terreno, “creemos que intensificará” sus esfuerzos para mantener su posición de organización “terrorista” más fuerte del mundo, dijo Brennan en junio.

El enviado de la ONU para Irak, el eslovaco Ján Kubiš, por su parte, condenó un “acto cobarde y odioso de proporciones sin igual”, y llamó a las autoridades a llevar a los responsables ante la justicia.
Este grupo extremista, que ocupa también gran parte de Siria, ha cometido asimismo múltiples atentados en varios países del mundo.

Luto en Bangladés

Bangladés vivió este domingo el primero de los dos días de luto nacional tras el asalto islamista del viernes a un restaurante de Daca, en el que murieron 28 personas y sobre cuya autoría la Policía investiga a extremistas locales, aunque haya sido reivindicado por el Estado Islámico y Al Qaeda.

Las banderas ondean a media asta en edificios públicos por el duelo en recuerdo a las víctimas –20 rehenes y dos policías–, por las que hoy se celebrará un funeral conjunto en un estadio de la capital bangladesí. Mientras se recuerda a las víctimas del ataque, la mayoría extranjeras, la Policía centra su investigación en radicales locales. “Eran de aquí, no extranjeros”, dijo un portavoz de la Policía en Daca, Mohammad Uddin.

AFP Y EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.