Las razones por las que el terrorismo se ensaña con Turquía

Las razones por las que el terrorismo se ensaña con Turquía

La ubicación geoestratégica del país hace que se convierta en blanco de factores de violencia.

notitle
02 de julio 2016 , 11:28 p.m.

 El atentado sufrido en el aeropuerto de Estambul el martes pasado (44 muertos), y que fue uno más de una serie de ataques terroristas contra Turquía en los últimos meses, ha causado un remezón político y social en el país por la estrategia ambivalente del régimen del conservador Recep Tayyip Erdogan hacia los movimientos yihadistas, y en particular hacia el Estado Islámico (EI).

A continuación, un abecé para entender por qué el terrorismo se ensaña contra Turquía.

¿Por qué Turquía es uno de los blancos preferidos del Estado Islámico?

Son muchas las razones, pero la primera tiene que ver con su ubicación geoestratégica al estar tan cerca de conflictos abiertos como el de Siria y el de Irak, en los cuales el Estado Islámico es protagonista central. Y también por la tendencia de su presidente, Recep Tayip Erdogan, quien lucha por dejar atrás el legado laico del fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Ataturk, para convertirlo en un país islamista.

Pero la actitud de Erdogan es contradictoria porque al principio se hizo el de la vista gorda con el EI y ahora los combate.

Así es. Durante el inicio del conflicto sirio, en el 2011, Ankara fue indulgente con el EI porque combatía a un enemigo común, es decir, al régimen del presidente sirio Bashar al Asad y porque también consideraba que era un instrumento eficaz para contener las ambiciones autonómicas de los kurdos sirios, considerados una amenaza porque Erdogan lucha contra las reivindicaciones kurdas en su propio territorio.

¿Cómo se daba esa colaboración con el EI?

La oposición turca denunció en repetidas oportunidades que los combatientes del EI pasaban la frontera hacia Turquía para recibir atención médica, y que se consentía que en las principales ciudades hubiera centros de reclutamiento – Estambul incluida–, así como células no tan durmientes. También se denunció que Turquía compraba el petróleo que salía de los pozos dentro de las conquistas territoriales del EI.

¿En qué momento eso cambió?

En el momento en que se descubrió que detrás del doble atentado suicida en Ankara de octubre pasado, el cual dejó al menos 103 muertos, estaba una célula turca del EI. Esto desencadenó una avalancha de críticas contra el gobierno por su condescendencia hacia el grupo, lo que provocó que Turquía se convirtiera en un miembro muy activo de la coalición internacional contra el EI, liderada por Estados Unidos. Obviamente, esta es otra razón para ser blanco de ataques terroristas.

“Quienes se muestran tolerantes hacia el terrorismo y que incluso son sus cómplices no pueden combatirlo”, señaló después de los ataques de Estambul la portavoz del principal partido de oposición prolaico, Selin Sayek Böke. “Los dirigentes del AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo, el de Erdogan), que se habían negado a catalogar al EI como una organización terrorista, son responsables de esta masacre”, afirmó la dirigente.

¿Cómo percibe el EI a Turquía?

Para el grupo EI, no obstante ser un país de mayoría musulmana cuya sociedad tiende a islamizarse ante las políticas de Erdogan, Turquía es un país occidentalizado que es aliado cercano a Estados Unidos. Por esto lo ven como un enemigo más que, dentro de su lucha global, es clave desestabilizar.

“La capacidad del EI y de otros grupos suníes similares podría seguir desarrollándose mientras se permita que un islamismo político crezca sin control en el interior del país”, estimó Ege Seckin, analista de la consultora IHS, para la AFP.

¿Qué está haciendo Turquía para enfrentar esa amenaza?

Según el Ministerio del Interior turco, ha habido unos cuatro mil arrestos vinculados al EI y a actividades yihadistas. Y se cree que esas células durmientes han logrado reclutar a unos 3 mil jóvenes, principalmente en las universidades de Ankara y Estambul, donde hay una masa crítica de jóvenes desfavorecidos, descontentos y frustrados que odian los valores occidentales y que ven en la radicalización una forma de redención. “Turquía combate actualmente con ferocidad al EI, pero sus errores del pasado han dejado secuelas”, explicó Sinan Ülgen, presidente del Centro de Economía y Política Exterior (Edam), con sede en Estambul.

¿Y a nivel internacional?

Turquía está recomponiendo sus relaciones diplomáticas, tanto así que el día del atentado había anunciado que empezaba el proceso de normalización de sus relaciones con Rusia y con Israel, países con los que ha mantenido serias divergencias recientes. Estos dos países son claves por la eficacia de sus servicios de inteligencia. Y si, como han dicho las autoridades, dos de los tres terroristas del ataque en el aeropuerto Ataturk tienen pasaporte ruso, pues esa cooperación antiterrorista será clave en la lucha futura contra el EI.

Moscú había acusado recientemente a Turquía de alimentar con armas, dinero y guerrilleros a los terroristas del EI y también a los del Frente Al Nusra.

“Creo que podremos debatir (con Ankara) incluso los temas más complejos, incluido el objetivo de impedir el uso del territorio turco para ayudar a las organizaciones terroristas en Siria”, había subrayado el canciller ruso Sergey Lavrov.

Querían tomar rehenes

 Los tres atacantes del aeropuerto de Estambul, filmados por cámaras de seguridad, podrían haber perpetrado una matanza aún mayor puesto que habían previsto tomar como rehenes a decenas de viajeros antes de hacerse estallar, informó el viernes el diario turco Sabah. Según la publicación, el balance de la matanza pudo haber sido más elevado si los atacantes no hubieran sido interceptados, ya que inicialmente querían tomar a decenas de pasajeros como rehenes y hacerse explotar con ellos.

“Los abrigos que llevaban para ocultar sus cargas explosivas, pese al calor, llamaron la atención de civiles y de un oficial de Policía”, indicó el diario.

En el marco de la investigación, la Policía arrestó a 24 personas en Estambul, 13 de ellas el jueves y 11 el viernes. De los detenidos, 15 son extranjeros, según fuentes citadas por la agencia Anadolu.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.