'No pueden secuestrar la competitividad del país': Fenavi

'No pueden secuestrar la competitividad del país': Fenavi

Representantes de los gremios manifiestan sus preocupaciones sobre el paro camionero.

notitle
02 de julio 2016 , 08:26 p.m.

Preocupados por los efectos negativos que se están sintiendo en la economía, representantes de los sectores productivos hicieron duras críticas a los sectores de los transportadores de carga que desde hace 28 días están en paro.

Agricultores, exportadores, comerciantes, avicultores e, incluso, empresarios del turismo se sienten afectados y consideran que los transportadores están abusando de su posición para ganar cada año privilegios, sin que les importe el daño que le hacen a la economía, por lo que piden del Gobierno una posición sólida.

“Uno no puede secuestrar la competitividad del país para seguir promoviendo un sector que no es del todo eficiente”, dijo Andrés Valencia, presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), uno de los sectores que ya acusa millonarias pérdidas por el paro.

“Las pérdidas pueden llegar a 2.000 millones de pesos solo en Nariño. Hay represadas en los puertos cerca de 200.000 toneladas de maíz amarillo, clave para la elaboración de alimentos para el sector avícola, y ya comienza a sentirse la escasez”, sostiene.

Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), sostiene que buena parte de los puntos que se negocian en la mesa con los transportadores son inadmisibles y van en contra del conjunto total de la economía.

“Hay cargas represadas en todas partes, desde azúcar hasta ganado en pie; los productos se han ido mermando por el paro y en las ciudades ya se comienzan a gastar inventarios. Los transportadores están contribuyendo a incrementar la inflación, a reducir el PIB y a generar un mal ambiente futuro en momentos que se busca la paz”, considera Mejía.

Los voceros gremiales dicen que aceptar las pretensiones de los camioneros sería retroceder varios años en aspectos que ellos mismos habían aceptado en negociaciones pasadas. Por ejemplo, quieren volver a la tabla de fletes –que estos aumenten 40 por ciento–, levantar el sistema de libertad vigilada de costos eficientes aceptado por ellos en el pasado.

Javier Díaz, presidente de Analdex, dice que los camioneros, o al menos la facción en huelga, no quieren que se les fije vida útil a sus vehículos, cuando las carreteras están inundadas de camiones viejos; tampoco quieren chatarrizar ni que se les exija cumplir con la norma de llantas lisas, ahora que el país entra en una nueva ola invernal.

“Ceder a esas y otras pretensiones, como ponerles piso a los fletes, sería darle una solución de paños tibios a un problema que exige soluciones drásticas para acabar con el paro de hoy y que evite que a futuro se vuelvan a presentar, como viene ocurriendo cada año y que ha obligado a las empresas a crear sus propias flotas de camiones, con lo que se pone en riesgo su productividad y eficiencia”, comenta Díaz.

La posición de los comerciantes no es diferente, más cuando el sector también enfrenta ya desabastecimiento y problemas de salidas de mercancías.

Al referirse al paro, Guillermo Botero, presidente de Fenalco, dice que llegó el momento de que el Gobierno se pare en la raya. “Vamos a ver cuánto tiempo duran estos señores en esa actitud, pero yo no haría concesiones porque año tras año han venido ganando privilegios y privilegios a costa de paros”.

El directivo rechazó los actos de violencia de algunos transportadores, argumentando que son infiltrados, y dijo que le da un apoyo decidido al Gobierno porque considera que en los últimos años lo único que se ha visto “son abusos de parte de los dueños de vehículos, no de las empresas, que exigen unas condiciones que en mi opinión se vuelven incumplibles, mientras se niegan a reconocer una fuerza de mercado y un costo eficiente”.

Los gremios insisten en que los transportadores siempre tienen un pero para todo, pues cuando no son los fletes, es la chatarrización o los costos del ACPM o de la gasolina. “Es absurdo para un país que estemos sujetos a las decisiones de unas minorías que controlan el transporte”, subraya Mejía, de la SAC.

En la polémica también entraron los empresarios del sector hotelero y turístico del país, pues sienten que los coletazos del paro ya están llegando a este renglón de la economía.

Gustavo Adolfo Toro, presidente de Cotelco, señala que “el paro en las carreteras influye de manera negativa en el desplazamiento habitual de los turistas. Por esta razón hacemos un llamado al Gobierno para que se llegue a un pronto acuerdo que evite mayores afectaciones socioeconómicas para el país”.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.