El Bus del Sueño para quienes no tienen hogar en Australia

El Bus del Sueño para quienes no tienen hogar en Australia

notitle
01 de julio 2016 , 09:18 p.m.

Empresario y asesor de negocios, Simon Rowe, de Melbourne, en el sureste de Australia, tuvo la idea de ayudar a las personas sin hogar hace un año, cuando se encontró con un hombre que trataba de dormir a mediodía en el umbral de cemento de una puerta en una concurrida calle.

Rowe, de 43 años y quien también estuvo sin hogar durante varios meses en 1993, le preguntó al hombre que si estaba bien y le dio algo de dinero. Después se fue a su casa, gritó y comenzó a idear una forma de ayudar a las personas sin hogar. El resultado es el Sleep-bus (Bus del Sueño), que aún está en construcción y empezará operaciones en tres semanas.

El bus puede alojar a 22 personas a la vez, cada una en un cubículo con aire acondicionado y del tamaño de una cama individual. Los cubículos se pueden cerrar con seguro e incluyen televisor, armario y puerto USB para cargar móviles y otros aparatos electrónicos. El autobús también tiene baños y ocho perreras en la parte inferior para que las personas puedan llevar sus mascotas.

“Pienso en los chicos y chicas de 19 años que ha tenido una pelea con sus padres. Terminan yéndose de casa y vienen a Sleepbus. (...) Pueden subir y dormir con seguridad, sin andar con la gente equivocada”, dice Rowe.

Antes de revelar su idea al público, Rowe habló con los contactos que hizo en su época de consultor de negocios (asesoraba a empresas sobre cómo ser más eficientes y rentables). Se percató de que podía usar el patrocinio corporativo para tener rápidamente 319 autobuses en la carretera en 6 años, pero necesitaba tener el bus número uno para empezar.

En febrero puso en marcha una campaña de recaudación de fondos en la web de crowdfunding GoFundMe, y en los 6 primeros días logró su meta de 20.000 dólares, suficientes para comprar el primer autobús. A partir de ahí, el objetivo se aumentó a 50.000 dólares, suficientes para acondicionarlo, y luego a 85.000, suficientes para ejecutar un programa piloto de 90 días para asegurarse de que el bus y la tecnología en su interior funcionaran como esperaba.

“Los primeros 20.000 dólares fueron en su mayoría donaciones del Reino Unido, más que de cualquier otro sitio. Entonces empecé a recibir correos electrónicos y llamadas de políticos irlandeses que decían ‘pensamos que puede resolver nuestros problemas de las personas sin hogar por aquí’ (...). Incluso recibí un correo electrónico de Chicago, de una entidad benéfica, que decía que les gustaría construir algunos Sleep-bus”, cuenta.

Algunos críticos se mostraron escépticos cuando Sleepbus se estaba creando y decían que habría peleas, que la gente consumiría drogas y posiblemente sufrirían sobredosis y que sería difícil mantenerlo limpio. Rowe respondió que para todo eso había solución.

El autobús tendrá cámaras de vigilancia y un guardia en caso de problemas, y la policía será informada de dónde está. Diariamente se le hará mantenimiento, se limpiará con desinfectante, y se lavarán almohadas, sábanas y mantas antes de que sea utilizado de nuevo.

En cuanto a las drogas, Rowe dice que no puede vigilar todo el consumo de estas, por lo que, con el tiempo, puede haber alguna sobredosis. Pero prefiere que suceda en Sleepbus, “donde posiblemente podamos darles alguna ayuda”.

Georgina Mitchell
Para The Sydney Morning Herald

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.