La paz, en nuestras manos

La paz, en nuestras manos

Al 'nunca más las armas en la política' debe añadirse un 'nunca más clientelismo y corrupción'.

notitle
01 de julio 2016 , 06:22 p.m.

El preanuncio del último día de la guerra con las Farc dejó listos procedimientos, fechas y sitios precisos. Con el apoyo de la ONU y la Celac, se verificarán el cese definitivo del fuego y las hostilidades, la dejación de armas y el paso a la vida civil de excombatientes. A su vez, habrá vigilancia para las garantías de seguridad que debe dar el Estado a exguerrilleros, comunidades y líderes sociales o de derechos humanos.

Ahora urgen la firma del acuerdo final y la decisión de la Corte para que, en el próximo semestre, su refrendación y la puesta en marcha del cronograma abran paso al arduo proceso de construcción de una paz perdurable. Las encrucijadas son grandes y las esperanzas no se pueden frustrar. El éxito depende de todos.

Al pedir perdón y reparar a las víctimas, al concretar pronto los puntos que faltan, teniendo en cuenta los cambios que necesita el país y no solo sus propios beneficios, y, claro, al cumplir con lo acordado, las Farc ayudarían a aliviar el dolor y la rabia que han generado. Las curules para excombatientes, luego de pasar por la justicia transicional, no se pueden conceder a costa de agrupaciones que han hecho política legal ni tampoco de las circunscripciones especiales de paz, que están destinadas a regiones y sectores acallados por el conflicto que ahora quieren hablar con voz propia.

Ojalá las Farc sigan los sabios consejos de Pepe Mujica, a quien –según afirmó– lo empezaron a respetar no por haber sido guerrillero, sino porque luchó por los dolores de su pueblo, se ocupó del presente y de las necesidades de la gente. Y agregó: “Si se quedan atrincherados hablando de los fantasmas del pasado, se van a quedar en el pasado”.

Esas advertencias también le sirven al Eln, que frenaría cambios profundos en los territorios en conflicto y en todo el país si no pone fin inmediato al horror del secuestro y da paso a la fase pública de la negociación, como le reclaman cada vez más sectores.

El ‘nunca más las armas en la política’ debe ir acompañado de un ‘nunca más clientelismo electoral y corrupción’. De lo contrario, la mayoría de partidos torcerán iniciativas como la del Ministro del Posconflicto para la estabilización socioeconómica, justicia y seguridad en los 100 municipios más agobiados por la guerra.

El Gobierno y el Estado están abocados a impulsar reformas, profundizar en la reparación de las víctimas, luchar contra bandas criminales y neoparamilitares que tratan de ocupar espacios y negocios que dejen las Farc, y cambiar su precaria presencia por una actuación integral que ayude a construir un país más equitativo y democrático.

Claves en la construcción de paz son los esfuerzos de la sociedad civil y la reactivación de los movimientos campesino, afro e indígena para que haya dolientes de los acuerdos sobre tierras y drogas y para asegurar la participación social en el reordenamiento de los territorios hacia un desarrollo equitativo y sostenible. Urge la multiplicación de iniciativas juveniles y empresariales. “La paz querida” y el “canta Colombia por la paz”, que entonan los artistas, refuerzan la esperanza.

Los medios de comunicación tienen una enorme responsabilidad. Cuando promueven un debate equilibrado de argumentos y no se prestan a difundir proclamas, contribuyen a formar una opinión más madura y a perfilar cambios positivos para el país. Pero algunos condenaron los acuerdos del 23 de junio sin siquiera compararlos con el despeje sin control del Caguán o con los pactos de Santa Fe de Ralito, que encarcelaron a jefes paramilitares pero no impidieron su reproducción. Parecen más interesados en amplificar sentencias apocalípticas de personajes que intentan parar la paz y proclamarse como salvadores del país.

Socorro Ramírez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.