Teatro

Teatro

Sube el telón. Salen al escenario los tres que esperan convertirse en Fiscal General de la Nación.

notitle
30 de junio 2016 , 07:37 p.m.

Sube el telón. Salen al escenario los tres juristas que esperan convertirse en el Fiscal General de la Nación: “¡bravo!”, gritan los poquísimos espectadores que aún quedan en el auditorio; “¡ese es!, ¡ese es!”, repiten aunque uno de los tres sea mujer. Desde el principio del primer acto la prensa vaticinó que, no obstante aquella convocatoria pública de la Presidencia que les partió el corazón a 152 aspirantes, esta –en orden alfabético– iba a ser la terna para elegir al Fiscal: Mónica Cifuentes, Néstor Humberto Martínez, Yesid Reyes. Se dijo asimismo que el puesto, que parece rezado porque ha enloquecido a varios, estaba reservado para el candidato que más dudas despierta entre los críticos porque es el que menos dudas despierta –él y James– entre los políticos que se odian en sus ratos de ocio... pero qué otra clase de ratos tienen los políticos.

Se dijo, digo, que el puesto sería para el exasesor, el exministro, el exsuperministro de todos los expresidentes: para Martínez. Y sin embargo aquí estamos: en suspenso.

Salen al escenario, que es la Corte Suprema de Justicia, los tres que fueron finalistas desde un comienzo: Cifuentes, Martínez, Reyes. Cada cual se presenta, como en los realities, “de cara al país”: Cifuentes promete a los 23 magistrados de la Corte que no le interesan la politiquería ni el protagonismo (recuerde usted, espectador, “el síndrome de Montealegre”), sino una Fiscalía eficiente para el pesimista ciudadano de a pie; Martínez propone una serie de soluciones para sacar a Colombia del deshonroso tercer lugar en impunidad en el mundo, pero, en su afán de desatascar la justicia, asegura que no es la violencia intrafamiliar sino su criminalización lo que ha roto tantas familias, Dios; Reyes insiste en articular los organismos de investigación con, por ejemplo, la policía judicial, para evitar desmanes e ineficiencias.

Fin del segundo acto: no creo que la elección de alguno de los tres, que es lo que sigue, sea el acabose de una institución que ha estado tocando fondo desde que fue inventada.

Sería otro país sin embargo si el elegido por la Corte fuera él, el exministro Reyes, que dio su palabra de que una vez cumplido su período –si fuera el Fiscal– se dedicaría hasta el final a dar sus clases nada más, pero su función en este simulacro parece ser darle la gravedad del drama: su trabajo es ilusionarnos a todos, empezando por él, con que la elección de Martínez no está cantada, con que en el país de las palancas y los recomendados de nosequién existe una mínima posibilidad de que un abogado de las entrañas de tantos poderosos no sea el nuevo Fiscal General de la Nación. Y la supuesta seriedad de los magistrados de la Corte, que han tratado de reunir los 16 votos necesarios para que sea escogido alguno de la terna, ha contribuido a la misma fantasía, al mismo suspenso.

Sería otro país, digo, porque aún no lo es, porque el clímax del tercer acto va a ser el que se veía venir desde el comienzo: el fiscal Martínez. Y cuando caiga el telón, “¡ese era!”, y los tres candidatos salgan al escenario a dar la última venia –ante nadie, claro, porque el verdadero drama es que el auditorio está medio vacío, medio lleno–, lo único que quedará será esperar lo mejor. Qué más se puede hacer cuando la idea es seguir viviendo. Fiscalizar al Fiscal. Repetir que todas estas sesudas e iracundas discusiones que tenemos sobre la paz y la economía y los derechos y el futuro de la patria son una tontería, palabras malgastadas entre nos y punto, si la justicia sigue siendo el refugio de los políticos perezosos, el castigo que no sucede después sino durante el proceso, la pesadilla sin fin de aquellos a los que en teoría solo les queda la justicia.


Ricardo Silva Romero
www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.