'Coda de silencio', primera obra de Luis Germán Sierra

'Coda de silencio', primera obra de Luis Germán Sierra

Los versos del libro hablan de la vida y de la cotidianidad.

notitle
30 de junio 2016 , 07:19 p.m.

Al finalizar la conversación con Germán Sierra quedó una coda de silencio, aquella misma coda que dejan esos versos, en especial aquél que dice: Pasó el final de siglo -coda de silencio- como una exhalación. Fue solo un leve golpe de misterio, una mano en el hombro que nos hace volver la cabeza/Nadie atrás. Nada.

Ese poema titulado ‘Final de siglo’ hace parte del libro Coda de silencio, la primera publicación de Luis Germán Sierra.
Actualmente es coordinador de actividades culturales de la Biblioteca Carlos Gaviria Díaz de la Universidad de Antioquia.

Aunque lleva varios años escribiendo y ha publicado reseñas literarias, ensayos y poemas en diferentes medios del país, esta es la primera obra que realiza como autor.

“A todos les llega la hora. Naturalmente aquí hay influencias y dulces presiones que insistían en que escribiera un libro, que me atreviera y se dio, y dejé el pudor de la publicación, porque ejemplares de poemas aparecen todos los días, entonces entrar en esa estadística no deja de ser un poquito penoso, pero cuando a uno lo convencen de que no es así, y uno mismo, en un riguroso autoexamen, llega igualmente a esa conclusión pues se atreve a publicar”, explicó Sierra.

Y así es como nace el libro de poemas que, en su mayoría, son inéditos, muy pocos han sido publicados en algún trabajo colectivo u otro medio.

Pero Sierra no sabe cómo se volvió poeta, no tiene una respuesta para eso. Él cree que todo escritor debe escribir por necesidad, no persiguiendo un fin determinado. Además, agrega que el poeta no se propone serlo que es algo que se va dando con el tiempo.

En total son 60 poemas que hablan de la cotidianidad, también del padre, el mar, la lectura, el amor, el arte. Allí hay recuerdos de la infancia y hay reflexiones sobre el poema mismo.

‘Gato’, ‘Picasso’, ‘Cielo’, ‘Sol’, ‘En casa’ y ‘Conversación en el café’ son algunos de los títulos.

Sin importar que son temas que pueden llegar a ser diferentes, todos esos poemas tienen una característica que los une: el silencio. “Este impera en el libro y, tal vez, los poemas, que son normalmente cortos, tienen esa sustancia de silencio.

El poeta Robinson Quintero me dijo que cuando termina cada poema queda como un vacío, queda como una coda de silencio, queda palpitando el poema. y yo me siento gratificado con un comentario así”, aseguró. Reconoce que ese es un resultado inconsciente, no se propuso que en el recorrido se diera esa característica.

No fue cuestión de inspiración. Está convencido de que un artista no puede creer en soplos divinos ni en musas. Aunque afirmó que no quiere decir que “no existan momentos especiales de creación, claro que sí, hay momentos cuando el escritor escribe algo importante, ese momento de inspiración ocurre bajo unas condiciones especiales, pero ocurre porque ese momento es producto de muchos otros momentos atrás, de mucho trabajar”.

Coda de silencio aún no tiene fecha de presentación, pero se espera que se haga en los próximos días y, seguramente allí, como en el libro, quede al final una coda de silencio.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.