¿Es verdad que se debe pagar por una transfusión de sangre?

¿Es verdad que se debe pagar por una transfusión de sangre?

Un comentario en redes sociales nos llevó a responder esta pregunta. #LaHistoriadelMes en EL TIEMPO.

notitle
30 de junio 2016 , 11:45 a.m.

El 14 de junio fue el Día Internacional del Donante de Sangre. En el marco de las invitaciones de la OMS a donar, recibimos en nuestra página de Facebook algunas denuncias de nuestras audiencias en las cuales se mostraban apáticas y rechazaban esta acción. “¿Para qué donar sangre si luego cuando alguien la necesita, se la van a cobrar?”, expresaban algunos de ellos. (Lea también ‘Donación de sangre voluntaria y gratuita es el acto de dar vida’: OMS)

Uno de los comentarios que más nos llamó la atención fue expresado por Princesita Marian M.P., y afirmaba: “Muy cierto. Uno dona, en especial la B negativo, y cuando la necesitas te cobran – muy costoso – solo una unidad. Entonces, te desmotivas totalmente”.

En Colombia más de un millón de personas requieren ser transfundidas anualmente y el país cuenta con una red con alrededor de 90 bancos, según cifras del Instituto Nacional de Salud. EL TIEMPO consultó a Juan Gabriel Cubillos, coordinador nacional de la red de los bancos de sangre de la Cruz Roja (en total seis), para resolver las dudas de nuestros usuarios en #LaHistoriadelMes.

¿Qué debe hacer una persona que necesita una transfusión de sangre?

Lo primero es que el médico debe formularle la transfusión sanguínea para que su EPS o su aseguradora se la cubran. Las transfusiones son procedimientos que deben realizarse en hospitales de segundo, tercer y cuarto nivel de complejidad y se pueden hacer de manera ambulatoria u hospitalaria. Después de que el médico la formula, se envía al servicio transfusional que por ley toda clínica debe tener habilitado. La entidad tiene dos opciones, acudir a su propio banco, si lo tiene, o llamar al banco distribuidor para que le envíen la unidad requerida.

¿El paciente debe llevar sus propios donantes?

La necesidad de sangre es grande a nivel nacional. En Colombia de cada 1.000 habitantes, donamos solo 17.5 personas. Lo que se promueve es que la donación sea de manera voluntaria y yo no puedo como entidad negarle algún servicio al paciente porque no traiga los donantes, es una responsabilidad de la institución hospitalaria velar por tener esas unidades de sangre, pero también es una responsabilidad compartida con el banco. Se vuelve un círculo cerrado porque estamos dependiendo al final de los donantes.

Lo ideal es que siempre se puedan tener reservas pero como desafortunadamente el porcentaje de donaciones es tan bajo, hay que activar una serie de campañas. Para tener un panorama, en la Cruz Roja un grupo sanguíneo O+ no nos dura 24 horas. Si se dona la sangre hoy, mañana en la tarde puede que ya no este.

¿El paciente debe realizar algún pago por la unidad de sangre?

La sangre como tal no tiene precio, lo que tiene costo, y así está estipulado por el Ministerio de Salud, es el procesamiento de los componentes sanguíneos, es decir la realización de los exámenes, las pruebas que se necesitan y los insumos que se utilizaron, pero la sangre que está dando el donante nunca tiene costo.

¿Y cuál es el costo de ese procesamiento?

Depende el tipo de componente. La sangre se divide en varios componentes, los principales son glóbulos rojos, plasma, plaquetas, y los crioprecipitados. También hay unos productos especializados que se llaman plaquetas por aféresis o glóbulos rojos por aféresis. Son procedimientos de altas tecnologías que requieren instrumentos, máquinas e insumos que, en su mayoría, son importados. El procesamiento para una unidad de glóbulos puede estar alrededor de los 200 mil pesos y para una unidad de plasma puede valer 50 o 60 mil pesos, pero eso varía dependiendo la región y el proveedor.

¿Y eso lo paga directamente el paciente?

Eso se le cobra a la EPS como cuando una persona está hospitalizada y le formulan cualquier medicamento. Si es un paciente particular que no tiene una aseguradora debe pagarlo directamente.

¿Cuál es el costo de los insumos, por ejemplo de la bolsa donde se deposita la sangre?

Como no hay un único proveedor eso depende de las negociaciones que se hagan. Lo que más cuesta son las pruebas, a cada unidad de glóbulos rojos se les hace siete pruebas para siete enfermedades que son Hepatitis B, Hepatitis C, VIH/Sida, chagas, Sífilis y HTLV. Pero el proceso no solo tiene que ver con los costos directos sino también los que se puedan generar por programas de promoción, ya sea telemercadeo, propagandas, redes sociales y televisión. La sangre es un bien público pero hay actores privados, de hecho el 61 por ciento de los bancos son privados.

¿Pero los bancos de sangre privados funcionan igual?

Todos funcionan igual, la diferencia es que los excedentes que quedan para la Cruz Roja, que es privada pero sin ánimo de lucro, se reinvierten en labores humanitarias, de socorrismo y voluntariado. Los privados con ánimos de lucro generan excedentes para los propietarios y los bancos públicos se retribuyen a la misma operación del sistema público.

¿Hay diferencias en los costos dependiendo los tipos de sangre?

No hay diferencia, por ejemplo un componente O- que tiene dos por ciento de prevalencia en la población colombiana no puede ser más caro, finalmente la sangre es un bien público. El procesamiento es el mismo y debe ser igual para todas las unidades independientemente del grupo sanguíneo.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el cuerpo del ser humano tiene 34 sistemas sanguíneos diferentes y únicamente tipificamos para dos que son ABO y el RH que es + y -. Hay otros 32 sistemas adicionales que no se hacen con regularidad pero igual se presentan casos en algunos pacientes especializados. Eso hace que los procesamientos de la sangre sean diferentes en los costos porque hay que hacer pruebas adicionales que dependen de cada paciente.

¿Cuáles son las normas que regulan este tema de los cobros?

Hay dos, que no se refieren precisamente a los cobros, sino a la reglamentación. El decreto 1571 de 1993 y la resolución 4678 de 2015. Para los costos se hacen negociaciones con las empresas, la ley no regula precios, hay una autorregulación del mercado.

¿Qué se debe hacer para cambiar la percepción de la gente de que ‘para qué donar si luego van a cobrar’?

Hay una desinformación frente al tema, el costo es el procesamiento, la sangre que dona no se puede transfundir sin las pruebas y hay que tener en cuenta que se utiliza tecnología de punta y de última generación. Lo que buscamos es que cada vez el proceso sea más seguro. A pesar de que podemos tener todas las herramientas, todavía sigue habiendo un riesgo mínimo debido al periodo de ventana, que es el tiempo en el cual puedo tener una enfermedad pero las pruebas no me las pueden detectar. Este tiempo puede estar cercano a los 10, 12, 13 y 20 días dependiendo las pruebas. Por eso no hay nada más seguro que tener donantes voluntarios que lo hagan de manera repetitiva y que al menos donen dos veces en el último año, así se asegura un buen comportamiento y unos hábitos saludables y la seguridad depende directamente de esos donantes.

¿En promedio, cuántas de esas pruebas salen positivas para las enfermedades?

A nivel nacional, en la Cruz Roja tenemos un promedio de 3.9 por ciento de reactividad, quiere decir que de cada 100 donantes casi 4 tiene un marcador positivo en alguna de las pruebas de las enfermedades.

¿Cuántas personas solicitaron unidades de sangre en el último año?

Según el Instituto Nacional de Salud, se necesitan dos mil unidades de glóbulos rojos al día en Colombia. En el 2015, se recolectaron 874 mil unidades y más o menos se realizaron millón y medio de transfusiones.

*El equipo de Redes Sociales de EL TIEMPO quiere escucharlos. Los invitamos a que compartan sus historias, comentarios o denuncias en cualquiera de nuestras redes. Todos los meses realizaremos un reporte como este de diferentes temas. ¡Participe con #LaHistoriaDelMes! También puede escribirnos al correo electrónico redessociales@eltiempo.com

Lea también #LaHistoriadelMes de mayo: Niña con síndrome de Down espera cirugía a corazón abierto.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
REDES SOCIALES
@AnaMariaVD19

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.