Pequeños cacaoteros, a elevar su productividad

Pequeños cacaoteros, a elevar su productividad

En Cali deliberan pequeños cultivadores de todo el país, esperanzados en este grano.

notitle
29 de junio 2016 , 07:15 p. m.

Santander, Arauca, Antioquia, Huila, Nariño y Tolima son los mayores productores de cacao en Colombia, pero Cauca, Nariño y Chocó les siguen los pasos, y aunque todos sacan un producto de calidad, la productividad es baja.

Esa es una de las preocupaciones de los pequeños cultivadores que deliberan desde el miércoles en Cali y que cuentan con el apoyo del programa para afrodescendientes e indígenas de la USAID.

Cuentan con suelos y con un material de calidad, pero producen, en promedio, mil kilos por hectárea al año; de una planta de cacao sacan un kilo.

Hay plantas de las que brotan 10 mazorcas, de otras 80, pero lo ideal sería que brotaran, en promedio, 50. Con 20 mazorcas se produce un kilo de cacao.

“Colombia es uno de los países de Sur América en donde el Gobierno, la empresa privada y la cooperación más recursos han irrigado, pero no han estado bien direccionados al sector porque no ha habido unos lineamientos, un órgano rector para la intervención; cada programa y cada cooperación interviene, a su manera y pensando en el bienestar de la comunidad, pero no hay articulación, los esfuerzos se han quedado en el camino porque no hay productividad”, señaló el gerente de la Asociación de Productores de Cacao del Sur de Bolívar, Miguel Vargas.

“Tenemos más o menos 164.000 hectáreas en el país que el año pasado produjeron 54.000 toneladas, por debajo de los 500 kilogramos por hectárea año, con la inversión que se ha hecho deberíamos estar en casi 100.000. Al haber poca producción no somos competitivos”, agregó Vargas.

Los cacaoteros del norte del Cauca están optimistas con el precio del grano, hace siete años el kilo se pagaba a 2.000 pesos hoy, el agricultor recibe 8.000.

“Pero como cultivadores no podemos estar sometidos al vaivén de los precios, queremos productor chocolates de mesa y chocolatines y exportar. El reto es que no tenemos mucha tierra, aquí lo que hay son minifundios”, dijo Fanor Banguero.

En el norte del Cauca, donde hay plantaciones hasta de 50 años, se cuenta con 600 familias asociadas que aportan 320 hectáreas de cacao.

Juan Villafañe, del resguardo Kogui de la Sierra Nevada de Santa Marta, dijo que con las fumigaciones a los cultivos ilícitos sus tierras quedaron maltratadas y que sus ancestros eran quienes tenían la cultura del cacao, así que fue difícil convencer a los mayores de volver a creer en las posibilidades de este cultivo. Aquí tratan de recuperar la variedad porcelana, un cacao blanco que se da en la montaña, a siete horas de camino.

En el Chocó el problema no es de tierra, sino de distancias, llevar asistencia técnica implica adentrarse cuatro horas en una lancha con motor fuera de bordo, pero ya cuentan con una granja demostrativa en Quibdó. Desde hace cinco años trabajan en el impulso del cultivo y en la zona rural ya hay 200 hectáreas nuevas sembradas.

En Tadó decidieron, después de la enfermedad que acabó con el chontaduro, cambiarse al cacao.

En el 2015 las exportaciones de cacao colombiano crecieron 45 por ciento, en total se exportaron 800 toneladas hacia los países de la Unión Europea, alcanzaron un valor de 1,1 millones de dólares. Entre los principales destinos de este producto figuran España y Alemania.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.