Siniestro de helicóptero es el peor accidente militar en 10 años

Siniestro de helicóptero es el peor accidente militar en 10 años

Ejército dice que mal tiempo ocasionó tragedia y que 'se estrellaron de frente contra la montaña'.

notitle
27 de junio 2016 , 09:00 p.m.

La muerte de 17 militares registrada el domingo pasado en el departamento de Caldas, es el accidente aéreo más grave que enluta a las Fuerzas Militares en la última década.

En 2005 habían muerto 20 militares también tras el accidente que sufrió un helicóptero en el departamento de Nariño. Y en agosto del año pasado murieron 16 integrantes de la Policía que participaban en una operación contra los jefes del ‘clan Úsuga’ en el departamento de Antioquia.

Casi 24 horas después del accidente del helicóptero MI-17 de matrícula EJC3393, en zona rural de Pensilvania (Caldas), el Ejército señaló que el mal clima habría sido la causa del accidente.

El comandante del Ejército, general Alberto José Mejía Ferrero, dijo que “el haberse estrellado prácticamente de frente contra una montaña nos hace pensar que había mal clima. Mala visibilidad que no le permitió a nuestra tripulación ver lo que estaba enfrentando”.

De igual forma, resaltó que la tripulación del helicóptero estaba certificada en entrenamiento en simuladores de última generación en actividades que habían realizado durante los meses de abril y mayo. (Lea también: Por más de 14 horas, campesinos ayudaron en búsqueda de helicóptero)

Era una tripulación con alta capacidad y alto entrenamiento, pero el mal clima les juega una mala pasada”, dijo el general Mejía Ferrero.

Los uniformados que perdieron la vida se desplazaban entre Chocó y Tolima. Acababan de participar en una operación de apoyo a la ofensiva que realizó el Ejército el pasado 26 de junio en Chocó, en donde murieron tres guerrilleros del Eln, se dio captura a uno más, y se perseguía a un jefe de ese grupo ilegal.

En la mañana de este lunes, la aeronave fue avistada en área general del corregimiento de San Daniel, en Pensilvania (Caldas) y por lo agreste del lugar, solo pudieron ingresar por rapel (desde un helicóptero en soga) al lugar, donde encontraron la aeronave totalmente destruida y los cuerpos sin vida de los 17 militares.

En el helicóptero viajaban cuatro oficiales, siete suboficiales y seis soldados. Algunos de ellos hacían parte de la unidad Especializada en Rescate C-sar, del Área de División y Asalto Aéreo, cuya labor es planear y ejecutar operaciones complejas para sacar de uniformados y civiles que se encuentran en zonas de difícil acceso, muchas veces en medio de combates con grupos ilegales.

Los cuerpos de los 17 militares fallecidos fueron enviados a Mariquita y de allí a Medicina Legal, para que se cumplan con los protocolos establecidos y al término de los mismos, se entreguen a sus familias.

El general Mejía Ferrero señaló que la investigación la inició un equipo de expertos en seguridad aérea de la División de Aviación y Asalto Aéreo del Ejército, y que el material recolectado de la aeronave quedó totalmente destruido, pero que la nave no explotó.

Añadió que incluso se podría requerir apoyo a la casa matriz del helicóptero que es de fabricación rusa, y que lo harían a través de la industria de exportaciones de Rusia. (Además: Factores climáticos habrían causado accidente de helicóptero: Ejército)

Los uniformados muertos fueron identificados como el capitán Jaime Alexander Obando Comba, capitán Xavier Alfonso Franco Silva, sargento segundo Jairo Aparicio Duarte, sargento segundo Edwin Fedelly Martínez Cuervo y el cabo tercero Carlos Eduardo Villamizar Villamizar, quienes hacían parte de la tripulación.

Del equipo de Salvamento y Rescate murieron el capitán Luis Alejandro Barreto Rodríguez, sargento segundo Mauricio Fernández Rincón y los soldados profesionales: Jesús Eduardo González Fernández, Hermes Serrano Bustos, Rafael Moreno Parra y Froilán Gordillo Godoy.

Del equipo de Sistema Aéreo No Tripulado para Maniobra Terrestre murieron el teniente Gerson Andrés Cortés Avirama y el soldado profesional Julio Arturo Cardona Vidal.

A la decimoquinta brigada estaban asignados el soldado José Libardo Caro, nacido en Puerto de Tasco (Boyacá) y quien llevaba 13 años en la fuerza. Y del área de comunicaciones del comando general murieron el sargento primero Willigton Cárdenas Camacho, sargento segundo Luis Carlos Álvarez Barrera y el cabo primero John Mauricio Vera Parra.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.