UE no negociará con Reino Unido mientras no active salida del bloque

UE no negociará con Reino Unido mientras no active salida del bloque

Canciller Ángela Merkel pidió a Europa tener calma. Bruselas buscará mantener el proyecto europeo.

notitle
27 de junio 2016 , 08:55 p. m.

La Unión Europea (UE) no entrará en el juego político británico. Los 27 restantes socios del bloque se reúnen este martes y miércoles en Bruselas (Bélgica) para trazar las líneas de su futuro sin el Reino Unido y prometer que el proyecto europeo sigue adelante.

El primer ministro británico, David Cameron, participará en la primera sesión, pero la cumbre seguirá este lunes sin él. (Lea también: Angela Merkel apuesta por la prudencia en Europa tras el 'brexit')

El referendo británico a favor de la salida de la UE abre un inédito proceso político y legal que se desencadenará cuando lo decida Londres. Cameron debe pedir la activación del artículo 50 del Tratado de la UE, el que prevé la salida de un Estado miembro del bloque y que nunca se utilizó. Desde cuando se active, se empezará a negociar.

Las instituciones europeas exigieron a Londres desde el viernes que pidiera la salida de forma inmediata, pero el Gobierno británico se niega y Cameron, que el mismo viernes había anunciado su dimisión, dejará esa decisión a su sucesor. El Gobierno británico anunció este lunes la creación de un comité para negociar con la UE.

El Partido Conservador británico también anunció que el 2 de septiembre tendrá un nuevo líder para sustituir a Cameron. Hasta este jueves podrán presentarse candidaturas. Los diputados conservadores elegirán entre los candidatos para dejar solo a dos. Y el elegido saldrá de una votación de los casi 150.000 miembros de la formación conservadora. (Además: Un millón de personas en Reino Unido piden segundo referendo sobre UE)

Mientras tanto, Bruselas bajó la presión tras la intervención de la canciller de Alemania, Ángela Merkel. Fuentes comunitarias explicaron el domingo por la noche que la UE comprende que la crisis política desatada en Londres con la dimisión del premier y los pedidos de dimisión al líder opositor Jeremy Corbyn impiden negociar ya.

Merkel dijo este lunes en Berlín, donde reunió a los presidentes de Francia, François Hollande, y de Italia, Matteo Renzi, y al presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, que no habrá contactos con Londres hasta que el Gobierno británico comunique de forma oficial que quiere dejar el club.

Londres deberá activar su salida y negociarla. Solo entonces, cuando esté afuera, se empezarán a negociar las futuras relaciones. Berlín quiere incluso que los británicos piensen dos veces para dónde van y las consecuencias del brexit. (También: 332 jugadores del fútbol inglés no podrían jugar por el sí al 'brexit')

París quería una línea más dura y hacer presión sobre Londres, pero Europa, a las órdenes de Merkel en esta crisis como en todas las demás, quiere algo de calma y pasar el verano. Hollande dijo que Europa “no puede perder el tiempo” y que Londres debe actuar “lo antes posible” porque la situación actual genera “incertidumbre y no hay nada peor que eso”.

Los europeos no piensan salirse de la línea que marcan los tratados europeos. Los partidarios de la salida británica del bloque quieren un estatus especial que los europeos no tienen ninguna intención de aceptar. Quieren mantener su acceso sin restricciones al mercado común europeo –también para las actividades financieras de la City londinense–, sin aceptar la libre circulación y establecimiento de ciudadanos.

Uno de los más cercanos aliados de Merkel en política europea, el diputado alemán Norbert Röttgen, dijo este lunes en La Haya que la UE no tiene intención de empujar a los británicos a que pidan la salida. (Lea: Decisión del Reino Unido de dejar la Unión Europea estremece al mundo)

Röttgen añadió que tampoco habrá negociaciones, ni siquiera informales, hasta que Londres lo haga. Y que eso hará que los británicos se enfrenten en las próximas semanas y meses a las consecuencias –sobre todo económicas– de su decisión.

Los mercados siguieron este lunes en contra de la economía británica. La libra se hundió hasta su nivel más bajo en 30 años frente al dólar, y la Bolsa de Londres suspendió la cotización de dos gigantes bancarios y de una aerolínea.

Además, Washington pidió calma. El secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, viajó a Bruselas para pedir “que nadie pierda la cabeza” y que el brexit se organice “de forma sensata, estratégica” porque a EE. UU. le interesa “una Europa fuerte”. (También: Los protagonistas del 'revolcón' británico)

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.