Emcali verá la luz al final del túnel: Armitage

Emcali verá la luz al final del túnel: Armitage

El alcalde de Cali se queja de la lentitud de sector público y defiende la reducción de homicidios.

notitle
27 de junio 2016 , 08:32 p. m.

Está a punto de cumplir seis meses desde que dejó el sector privado para incursionar en el público y dice que ha sido un paso brusco y nada fácil de entender la lentitud en los procesos jurídicos, en los trámites, en las licitaciones que hace que el Estado se torne casi inoperante.

Antes de las 6:00 de la mañana el alcalde de Cali Maurice Armitage procura estar en la oficina o en las comunas. Su jornada se extiende por 13 y 14 horas y hasta más, pero dice que el domingo procura dejarlo para la familia además, ‘corre el riesgo de fundirse’.

En entrevista con EL TIEMPO habla de los logros de estos primeros seis meses que se cumplen estos días, de sus grandes retos y de cómo busca impactar el empleo, la movilidad, la cultura ciudadana y otros frentes.

¿Una preocupación es la seguridad, hubo ‘picos’ de homicidios, que se está haciendo en este frente?
La lucha tiene que ser frontal contra los homicidios y contra el crimen en las ciudades, y Cali lo está bajando, soy positivo en eso, en este mes, llevamos 20 por ciento menos de muertos que el año pasado, este año tuvimos un día de cero homicidios, pero eso no se registra. En mayo del 2016, en la comuna 20, hubo 20 casos de muertes por pandillas y el año pasado fueron 40. Nos afecta en Cali el microtráfico y el narcotráfico en las comunas, la mitad de los muertos se dan debido a estos factores.

¿Hay reclamos ciudadanos por los daños de las cámaras de seguridad?
Eso es verdad, el municipio le ha entregado a la Policía este año 70.000 millones de pesos para la reparación de cámaras, para motos, vehículos y hasta un helicóptero, recursos para inyectarle a la Policía, que tenga los medios para hacer una seguridad importante. Todos los días estamos visitando tres comunas y haciéndole la pista a la seguridad. Los últimos tres meses hemos venido mermando los homicidios, en junio del año pasado fueron 113 homicidios, esta vez llevamos 90 muertos, se quisiera tener cero casos, pero estamos trabajando en reducir.

Ha dicho que los políticos no se acerquen a Emcali. ¿Cómo va su rescate?
Hay dos sectores que para nosotros son prioritarios. Uno es el Jarillón y Emcali. A Emcali la hemos aislado políticamente, totalmente, dejó de convertirse en el comodín de la clase política. Desde que yo entré a la Administración ningún político ha ingresado a Emcali. Los políticos ya saben y entienden que nadie la puede tocar y que tenemos que recuperarla y la única forma es quitarle ese compromiso político que tenía antes. Era el comodín de los puestos políticos, alguien necesitaba un puesto entonces ya lo metían a la empresa; hoy en día eso ya no existe.
Telecomunicaciones ¿se va a escindir de Emcali?
En la última junta se analizó profundamente todo el aspecto de Emcali, aspiramos que cualquier decisión que se tome sea una decisión sana, pero va a ser tomada en la junta de la que hacen parte dos sindicatos de la empresa. Estamos viendo hasta qué punto somos capaces de salvarla y no tener que escindir o tener que asociarnos, o escindirla. La decisión no se ha tomado y va a ser producto del análisis. Telecomunicaciones le está costando mucha plata a Emcali. Creo que en los próximos 30 ó 60 días se estará tomando una decisión.
El problema no es que tomemos una decisión, sino que también tenemos que buscar quién es el ‘novio’, no es fácil, es como la ‘hija fea’. A Emcali tenemos que arreglarla, decorarla para ver si se nos vuelve una buena posibilidad, esa es la verdad. Veo la luz al final del túnel en el tema de Emcali, resolviendo telecomunicaciones tenemos Emcali al otro lado.

¿Cómo va la recuperación del Jarillón del río Cauca?
Tampoco lo hemos dejado politizar, se metieron ciento y pico de personas y todos fueron por concurso de méritos, allá no dejamos entrar ningún puesto político. Se está cumpliendo el cronograma de reubicar la gente, se están haciendo obras y aspiramos a que en el 2018 esté todo culminado, es de las cosas que ve la luz al final del túnel.

Algunas familias están retornando y otros reclaman por sus antiguos negocios.
Los que fueron reubicados no pueden volver, se van a sacar sin tener que darles nada. Pero todos tienen que entender que llevan 20 y más años sin pagar servicios, ocupando un terreno ilegalmente. Todo lo del Jarillón es un riesgo muy serio para Cali y todos tienen que salir de ahí.

¿Cuál es el papel de Cali en el posconflicto?
Me da risa la gente que dice que Cali va a empezar a vivir el posconflicto desde la firma de los acuerdos. Cali está viviendo el posconflicto desde hace 20 años. A la ciudad llegan cada año unos 50.000 desplazados con todo el reto que implica esto. Ahora son casi 2,6 millones de habitantes y a ese ritmo, en cinco, seis, en pocos años, Cali va a tener tres millones de habitantes y tenemos que estar preparados para generar oportunidades.

¿Cómo va ese aspecto, qué frentes se tienen?
Un 64 por ciento de la inversión se destinara a educación, el municipio se está endeudando en 300.000 millones de pesos para educación y eso implica cultura, inversión social, otros frentes en el programa TIOS (Territorios de inclusión social y oportunidades). Este programa ahora está en nueve comunas, se proyecta ampliarlo a 15, este programa está enfocado en el emprendimiento en las comunas más afectadas.

Los ríos presentan una situación grave.
Estamos con el Dagma en un trabajo intenso, hay recursos del orden de los 8.000 millones de pesos de un ahorro en podas que estamos dedicando al cuidado de las cuencas y a frenar la minería, trabajos con los ríos Cali, Pance y Meléndez. Las cuencas son básicas en nuestro Plan de Desarrollo y tenemos un trabajo importante.

¿Cómo marcha el programa de Cali 24 horas?
Se arrancó desde enero pasado, ahora es hasta las 4:00 de la mañana, la idea es una ciudad las 24 horas y que no sea solo parranda sino cultura, deporte. Ha tenido problemas como el ruido, pero se trabaja intenso en eso. Los homicidios no están relacionados con esos horarios, han sido de día y hasta las 11 de la noche. Es una oportunidad para meseros, taxistas, personas en hoteles, es una dinámica grande y la gran mayoría está contenta. Mire lo que dicen los medios, la ciudad tiene los más bajos índices de desempleo, Cali está surgiendo.

Inmoralidad en permisos
El alcalde Maurice Armitage expresa que el tema de los permisos para circular en día de pico y placa “se ha convertido en un gravísima inmoralidad. Lo vamos a quitar”. Son unos 26.000 carros en esa condición. Dice que esas personas deben pagar y eso servirá para financiar el MÍO.
Agrega que la forma de contrarrestar los ‘piratas’ es mejorando el MÍO. “Los caleños tenemos que apreciar lo que la ciudad ha cambiado, así el MÍO tenga sus dificultades la transformación de Cali ha sido importante. Me gustaría que vieran videos del transporte hace 10 años, ahí se cambió. Hay que seguir”, dice.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.