Silvia Tcherassi, elegancia sin esfuerzo

Silvia Tcherassi, elegancia sin esfuerzo

La diseñadora asume el reto de expandir su firma hotelera e incursionar en la perfumería.

notitle
27 de junio 2016 , 02:35 p. m.

Unas camisetas con apliques, que nacieron de forma casual, lanzaron a esta barranquillera al competitivo mundo del diseño de moda.

Silvia Eugenia Tcherassi, de 50 años, finas maneras y olfato aguzado para los negocios, es la prueba de la fortuna que es estar en el lugar y el momento indicados: En 1990, una estudiante de diseño de interiores de la Universidad Autónoma del Caribe empezó a vender sus camisetas entre sus amigas y las amigas de sus amigas. Un día, mientras caminaba por una calle de Aruba luciendo una de sus creaciones atrajo la mirada del dueño de una tienda, a quien le gustó su diseño y le pidió mil modelos. Al mes, se agotaron. Esa fue la primera venta formal de Tcherassi.

Así fue como la exreina del Carnaval de Barranquilla de 1986, hija de José Tcherassi Guzmán, exgobernador del departamento, y de Vera Solano de Tcherassi, exgerente de banco, empezó a tejer su historia en el diseño de moda.

Hoy, gracias a su buen gusto y disciplina, tiene una empresa en la que están involucrados su esposo, Mauricio Espinosa, y sus dos hijos, Mauricio, de 23 años, y Sofía, de 18. Empresa que genera 100 empleos directos y cuenta con boutiques propias en Colombia, Estados Unidos y España.

Sus diseños los han lucido estrellas como Catherine Zeta-Jones, Isabel Preysler, Sofía Vergara, Elle MacPherson, Gloria Estefan, Martha Stewart, Solange Knowles, Chabeli Iglesias y Sophia Vari. Decir Silvia Tcherassi es hablar de estilo. De clase. Una mujer que ya inscribió su nombre entre las grandes de la moda.

"Soy optimista y valoro los pequeños detalles. Busco convertir lo ordinario en extraordinario": Silvia Tcherassi. Foto: Pablo García

¿Cuál es el plus diferenciador de sus creaciones?

Mis prendas transmiten una elegancia sin esfuerzo, un lujo casual, sin pretensiones.

Conocemos su faceta en el diseño; ¿y en lo personal?

Soy una mujer optimista, que valora los pequeños detalles, muy familiar, muy buena amiga... Alguien que busca siempre convertir lo ordinario en extraordinario.

¿A qué le teme?

Aunque suene paradójico porque me la paso volando, ¡a los aviones!

¿Y qué la recarga?

Un buen descanso; el sueño es reparador... Y para ello se requiere una buena almohada, por eso viajo con mi almohada para todas partes.

‘FALTA MÁS ORIGINALIDAD’

¿Cómo ve el diseño colombiano?

En pleno crecimiento. Al diseño se le está dando importancia. La llegada de marcas internacionales ha estimulado la competencia y eso, en últimas, beneficia a la industria.

¿Y a la nueva generación de diseñadores?

Hemos avanzado, pero falta más originalidad. Veo propuestas muy parecidas a las de otros diseñadores y a los looks de las estrellas del street style. La única forma de triunfar en esta industria es con una propuesta con identidad.

¿Quiénes le gustan de los nuevos talentos o de los que llevan amplio recorrido?

Admiro el trabajo de muchos colegas porque sé lo difícil que es construir una marca, permanecer y hacer empresa. Destacaría el trabajo de Edgardo Osorio, fundador de Aquazzura, que descubrió en el calzado una oportunidad de aprovechar su talento.

¿Sus claves para vestir bien?

Lo más importante es que la mujer se vista para ella misma y que disfrute el proceso de búsqueda de un estilo propio que refleje no solo lo que es, sino lo que quiere ser.

Esas prendas que más le gusta usar…

Una camisa blanca, pantalones de líneas limpias y colores neutros y muchos accesorios para poder transformar fácilmente los looks.

¿Y cuáles no se pondría?

Nada corto, ceñido y brillante al mismo tiempo.

¿Silvia ve la vida de qué color?

Rosa, porque soy optimista por naturaleza.

Una fragancia que le fascine…

Eau d’Hadrien, de Annick Goutal.

SUS COMIENZOS

La colección que más la ha marcado y por qué...

Me gusta evolucionar, pero siendo fiel a mi estilo, por eso cada colección es importante. Pero por obvias razones, la primera que presenté en Milán para otoño-invierno del 2003, llamada Into the Woods, siempre tendrá un lugar especial. Me permitió validar mi propuesta internacionalmente al lado de las grandes marcas del mundo. Y representó para Colombia la llegada a las grandes ligas del diseño.

¿Qué la pone más nerviosa al emprender una nueva colección?

El momento más difícil es antes de presentar la colección; has trabajado tanto que quieres que todo salga perfecto. Pero después de que sale el primer look, te tranquilizas. Y al día siguiente ya te enfocas en la próxima.

¿Por qué se lanzó al mercado hotelero?

Hace varios años estaba buscando trasladar mi visión de estilo más allá de la moda y cuando surgió la tendencia de los fashion hotels, con Armani, Versace y Bvlgari a la cabeza, pensé que era una oportunidad hecha a la medida porque estudié diseño de interiores. Después del éxito del Tcherassi Hotel en Cartagena estamos desarrollando una adición con 42 habitaciones en la misma ciudad, muy cerca al anterior, que esperamos esté lista a finales de este año. Y estamos estudiando nuevas localizaciones para los próximos Tcherassi Hotel.

¿Qué le falta por hacer?

Incursionar en la industria de las fragancias es mi próxima meta.

¿Cuándo la veremos presentando una de sus colecciones en Colombia?

Para este segundo semestre tengo programada una presentación en el país.

¿Y en qué está inspirada su próxima colección?

Mi colección primareva-verano 2017 está inspirada en Gabriel García Márquez. El proceso comenzó en el 2015 y en el verano de ese año empezamos a trabajar en Italia con los productores de textiles para plasmar en las telas la genialidad del nobel colombiano. Estoy dando las últimas puntadas a una colección mágica y llena de amor por el Caribe.

Lo que más extraña del país…

La calidez de su gente; siempre te reciben con los brazos abiertos.

La diseñadora está concentrada en las extensiones de su marca: Tcherassi Hotels y Tcherassi Home Collection. Foto: Felipe Cuevas 

 

BARRANQUILLA, SIEMPRE PRESENTE

¿A qué le huele Barranquilla?

Es una combinación de muchas fragancias, pero entre ellas la más especial es el perfume que usaba mi papá, Roger &Gallet Jean-Marie Farina.

La última vez que estuvo allí...

Casualmente, mientras te contesto estas preguntas estoy aterrizando en Barranquilla.

Un plato barranquillero...

En Barranquilla tenemos una gastronomía muy variada, con múltiples influencias, y en un plato puedes disfrutar exactamente las raíces caribes y el aporte de los inmigrantes de distintas partes del mundo.

Y una bebida…

Creo que muchas personas de la costa te dirían que la Kola Román.

¿El mejor recuerdo que conserva de su ciudad?

Las calles adornadas con árboles florecidos y las casonas del Prado con su nostálgica belleza.

FLOR NADYNE MILLÁN M.

@NadyneMillan

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.