Panamá, con canal ampliado al mundo

Panamá, con canal ampliado al mundo

Centenaria infraestructura, orgullo de la ingeniería, ahora tiene capacidad para los neopanamax.

notitle
26 de junio 2016 , 09:23 p. m.

Del puerto de El Pireo, en Grecia, y bajo la conducción de un capitán de la India, partió el pasado 11 de junio el buque chino que ayer rompió en dos la historia del canal de Panamá al ser el primero que, oficialmente, cruzó las nuevas esclusas fruto de la colosal ampliación de una de las más importantes obras de ingeniería del siglo XX y ahora del siglo XXI.

El Cosco Shipping Panamá, con sus 48,25 metros de manga (ancho), sus 299,98 metros de eslora (tan largo como tres canchas juntas de fútbol), y con capacidad para transportar más de 9.000 contenedores, fue recibido con júbilo por más de cinco mil panameños a su paso por el primer juego nuevo de esclusas en Agua Clara, sobre el Atlántico, y luego siguió su camino a través del lago Gatún para enfrentar el otro juego en Cocolí, su puerta de entrada al Pacífico tras más de cinco horas de travesía.

(Además: Panamá reabre modernizado y ampliado su centenario Canal)

Espectáculo para todos

Allí, el grave y poderoso sonido de su bocina se mezcló con los gritos de asombro de los miles de espectadores, que poco a poco vieron cómo la nariz de ese coloso de los mares empezó a entrar en la esclusa a paso lento pero seguro, precedido de hermosos juegos pirotécnicos.

Allí fue recibido por el presidente Juan Carlos Varela, por otros mandatarios de la región y por más de 15.000 personas que obtuvieron una boleta para presenciar el acto.

El programa de ampliación del canal consistió en la construcción de un tercer carril de tráfico compuesto por dos nuevos complejos de esclusas (Agua Clara y Cocolí), la excavación de un canal de acceso en el Pacífico de 6,1 kilómetros de largo, obras de dragado general y mejoras en el suministro de agua al lago Gatún, claves para evitar contratiempos en caso de temporadas de sequía. Todo esto para duplicar la capacidad del canal por el que pasa el 6 por ciento del comercio mundial.

Estas nuevas esclusas permitirán el tránsito de los denominados buques neopanamax, que tienen capacidad hasta para 14 mil contenedores y que antes no podían pasar por el centenario canal, que solo tenía capacidad para los panamax, de hasta 4.000 contenedores. Son verdaderos colosos de 49 metros de manga, 366 metros de eslora y 15 metros de calado, que pueden movilizar hasta tres veces más carga que los buques panamax.

“Como panameño y como ingeniero este es un día muy importante para mí, porque muestra lo que somos capaces de hacer como pueblo y porque nos hace sentir que si trabajamos juntos y organizados, el país puede llegar más lejos”, dijo a EL TIEMPO Benito Ochoa, uno de los miles de personas que banderita en mano y con la camiseta roja de su selección nacional de fútbol saludaron la llegada de este coloso del agua, soportando una temperatura de más de 30 grados centígrados y también de los repentinos aguaceros que golpearon varias veces el sector donde se levanta la obra.

“Esta nueva ruta de tránsito es la punta del iceberg de un ambicioso plan destinado a reconvertir a Panamá en el centro logístico de las Américas”, dijo Jorque Quijano, jefe de la Autoridad del Canal (ACP) en Agua Clara. Este es un día memorable, un monumento a la voluntad humana con el auxilio de la voluntad divina”.

Es un orgullo nacional que se deja ver cuando los panameños descubren que su interlocutor es extranjero y que tiene que ver con el hecho de que fueron los mismos panameños quienes, a través de un referendo en el 2006, dieron el sí a la ampliación del canal interoceánico en medio de una dura campaña por el no de importantes sectores políticos, paradójicamente el del ahora presidente Varela, que por esos ires y venires del destino terminó en la foto principal de la inauguración.

(Vea aquí el especial: El Istmo de Panamá)

“Que yo presida el evento no fue mi decisión, fue la decisión del pueblo panameño”, le dijo el mandatario panameño al diario La Estrella cuando fue interrogado al respecto. En aquel entonces, su movimiento político tenía serias dudas sobre la transparencia en el manejo de los recursos y la viabilidad de la obra, pero sin lugar a dudas era una jugada política contra el gobierno de Martín Torrijos, hijo del general Omar Torrijos, que en un acuerdo histórico en 1977 con el presidente estadounidense Jimmy Carter logró la devolución de la vía interoceánica el 31 de diciembre de 1999. Se había cedido a perpetuidad.

Precisamente en su discurso reconoció no haber acompañado a Torrijos en lo del referendo, pero dijo: “Dios y el pueblo panameño me dieron la oportunidad de estar acá para garantizar que las cosas que en ese entonces no estaban garantizadas ahora lo estén”. Voces de asombro y algunos aplausos.

La labor cumplida

En Cocolí los rostros de júbilo de las autoridades del canal eran más que evidentes. “Hoy es un día muy especial para mí como encargada de la obra y para todos los panameños. Estamos satisfechos con los resultados del paso del primer barco por la esclusas de Santa Clara. Todo ha funcionado muy bien. Ya habíamos hecho pruebas con un barco neopanamax que alquilamos, pero el Cosco Shipping Panamá es mucho más largo y teníamos expectativa. Los resultados de su tránsito fueron igual de satisfactorios y por eso estamos muy contentos”, dijo en Cocolí Ilya Espino de Marotta, la ingeniera jefa de la ampliación, que fue reconocida en el 2014 por la revista Forbes como una de las mujeres más poderosas de Centroamérica por su trabajo en la ampliación del canal.

“Se los digo con humildad: tengo mucho orgullo de haber podido representar a la mujer panameña, y no solo a la panameña sino a la mujer en general. Este es un mundo de hombres, pero en la Autoridad del Canal y en esta obra en particular, la fuerza laboral femenina se ha destacado en altos cargos, trabajando hombro con hombro con los hombres y eso me llena de orgullo”, añadió sonriente y enteramente vestida de blanco, como casi todas las autoridades de la ACP, mientras en los altoparlantes de la ceremonia se escuchaba la música de Rubén Blades y diversos ritmos tropicales para animar a los miles de personas que se congregaron en el sector de Cocolí.

En los cálculos que hacen las autoridades del canal se prevé que el tránsito va a disminuir, pero el tonelaje va a aumentar, obviamente por la utilización de buques más grandes. “Esa es nuestra contribución a las economías de escala, que nuestros clientes y los países pueden importar o exportar con costos más bajos y que hagan más productiva la inversión”, dijo Jairo Zapata, de la ACP. Con la ampliación se calcula que entrarán unos 300 o 400 millones de dólares más al año en comparación a los 2.600 que lo hacen con el canal original. Ya hay unas 170 reservas de barcos que quieren cruzar por el nuevo carril para los próximos tres meses, trascendió. Y a pesar de tener el honor de ser el primer barco en cruzar el nuevo canal, el Cosco Shipping Panamá debió pagar un peaje de 586 mil dólares.

Ahí está el futuro de los panameños, junto a otros proyectos de infraestructura que buscan preparar al país para que enfrente mejor un panorama en el que la caída del comercio mundial, la competencia del canal del Suez –que ha rebajado sus tarifas de peaje– y las dolencias de la economía mundial son obstáculos preocupantes en el futuro.

Por eso ayer prácticamente nadie hablaba de las dificultades que tuvo el proyecto, sino de los logros. Los cuestionamientos a la calidad del hormigón o la dificultad de usar remolcadores en lugar de locomotoras para la milimétrica maniobra de cruzar las esclusas, e incluso la disputa por sobrecostos con la firma española Sacyr, que puso en riesgo el proyecto y que provocó retrasos importantes, han quedado atrás, al menos de momento. Al igual que los papeles de Panamá.

Hoy, los panameños quieren disfrutar el júbilo de saber que su país tuvo la capacidad para sacar adelante una de las maravillas de la ingeniería moderna. El desafío ahora es rentabilizar los 5.400 millones de dólares de inversión para beneficio del país y de la población, una tarea que, como todo en Latinoamérica, puede ser como todas las cifras de la ampliación del Canal: titánica.

(También: Las reflexiones que deja el canal de Panamá)

Después de la inauguración

Dos retos enormes vienen para Panamá tras la ampliación del canal. Por una parte, ampliar su plan logístico para consolidarse como el gran hub del comercio y la logística de las Américas, como lo aspiran sus autoridades, y la segundo, lograr que esos importantes ingresos extras que se prevén se reinviertan en la mejora del plan educativo del país, para que los nuevos empleos que vengan de la expansión puedan ser cubiertos por los jóvenes panameños.

Solo el 33,6 por ciento de las escuelas públicas, es decir, 1.112 centros educativos, cuenta con internet, por ejemplo, lo que se considera una dificultad en un mundo globalizado.

Los otros países también tienen que hacer cambios, pues de alguna manera la expansión del canal cambia la dinámica del comercio del hemisferio. Los puertos del continente han invertido más de mil millones de dólares en adecuar sus puertos a los nuevos buques que van a llegar con mayor asiduidad, gracias a la nueva ruta.

Autoridades del canal y de la firma Maersk destacaron el caso colombiano de mejorar los puertos de Cartagena y Buenaventura, y destacaron que las exportaciones colombianas de carbón podrían verse beneficiadas en su comercio con Asia, gracias a que podrían transportarlo en buques de mayor tamaño a menores costos.

Anécdotas de un histórico día

1. Recuerdo

Durante la ceremonia se recordó que este domingo hace 44 años Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán obtuvo su primer título mundial de boxeo al vencer al escocés Ken Buchanan. Aplauso cerrado.

2. Homenaje

Hubo una especial dedicación a los Mártires del 64, un grupo de más de 20 jóvenes que murieron por querer poner la bandera panameña en la zona del canal en medio de disturbios con la Policía.

3. Cubrimiento

Más de 1.200 periodistas de todo el mundo cubrieron para sus países la inauguración del canal ampliado. Toda una torre de Babel. También se hicieron presentes en el acto más de tres mil invitados.

EDUARD SOTO
Enviado especial de EL TIEMPO*
En Twitter: @edusot
Cocolí (Panamá).
*Por invitación de la Autoridad del Canal de Panamá y Maersk.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.