En julio se iniciará el plan 'cementerio' en Antioquia

En julio se iniciará el plan 'cementerio' en Antioquia

La Fiscalía comenzará la exhumación en Yarumal, donde habría más de 70 restos sin identificar.

notitle
26 de junio 2016 , 10:15 a. m.

Le llegó la hora a Antioquia para acelerar la búsqueda de personas desaparecidas en un conflicto armado que lleva más de 50 años en el país. La Fiscalía y Medicina Legal iniciarán el próximo mes exhumaciones en dos cementerios de Yarumal (norte), en los que esperan encontrar más de 70 restos.

Ese municipio fue uno de los cinco priorizados en La Habana por un pacto sellado en octubre de 2015 entre el Gobierno y las Farc –que el pasado jueves firmaron el acuerdo sobre el fin del conflicto– para hallar e identificar a los sin nombre y entregárselos a sus familiares que llevan años, e incluso, décadas esperándolos.

Digna Isabel Durán, subdirectora de Atención a Víctimas de la Fiscalía, explicó que Yarumal, junto a Bojayá (Chocó) son los últimos municipios priorizados de los cinco que contempla el plan ‘cementerio’ acordado en La Habana.

Hasta ahora, van los camposantos de Bocas de Satinga (Nariño), Cimitarra (Santander) y La Plata (Huila). De acuerdo con información de Medicina Legal, en el primero recuperaron 35 restos y han identificado a cinco personas; mientras que en Cimitarra han encontrado 100, de los cuales, tres ya tienen nombre, y en La Plata se hallaron cerca de 60 cuerpos, que están en análisis.

La directora contó que en el caso de Yarumal los antropólogos buscarán, a partir de julio, restos en dos camposantos: El Carmen y Cristo Rey, donde hay al menos 40 bóvedas, cada una con varias víctimas del conflicto.

“El fiscal que lidera la exhumación hizo un levantamiento topográfico con escáner en cada uno de los dos cementerios. En los puntos que indicaron los sepultureros que habría inhumaciones de desaparecidos, se tomaron fotografías y se hicieron análisis”, detalló Durán.

La directora además contó que falta la excavación en terreno, por lo que los restos podrían ser más. Una vez se hallen, los envían al laboratorio para empezar el proceso de identificación, así como determinar la causa de la muerte.

Entre tanto, en Bojayá, la Fiscalía exhumará de nuevo a las 79 víctimas, entre ellas 48 niños, que dejó el atentado con cilindros bombas lanzados por las Farc el 2 de mayo del 2002.

La Fiscalía exhumará a las víctimas de la masacre de Bojayá para repetir el proceso de identificación, por petición de los familiares. Foto: Jaiver Nieto/EL TIEMPO

La funcionaria explicó que aunque las personas fueron identificadas entre los años 2002 y 2005, las familias reclaman que se repita el proceso porque tienen dudas de que se trate de su ser querido, ya que no se entregaron individualmente sino que fueron llevados al cementerio local, mientras sus parientes estaban desplazados.

Ellos solo leyeron una lista con los nombres de los enterrados allí, pero nunca los vieron. Además, hacen falta tres cuerpos.

Difícil identificación

El proceso para identificar los cadáveres no será fácil porque en los cementerios del país se dio la segunda desaparición. Las administraciones de los camposantos no cumplieron con los protocolos para enterrar a los sin nombre.

Carlos Valdés, director de Medicina Legal, explicó que “los restos los depositaban en los peores lugares, en fosas comunes. Como si fuesen basura los enterraban allí, pero si necesitaban esa área para construir bóvedas los sacaban, los echaban en otro sitio o los incineraban. En conclusión, además de la desaparición por el conflicto, muchas familias sufren una segunda desaparición en los cementerios”.

Eso coincide con el diagnóstico que hizo el Ministerio del Interior en 308 cementerios del país, que determinó varias deficiencias, como falta de información en los entierros de desaparecidos, inadecuada conservación de los lugares de inhumación y en la demarcación de los mismos. Igualmente, la entidad identificó que hubo restos que fueron trasladados de fosa varias veces sin ningún cuidado.

Yenny Martínez, coordinadora del diagnóstico, explicó que muchos de los restos están extraviados. Un caso concreto es el del cementerio Universal de Medellín, donde hay 3.000 cuerpos sin identificar, pero 2.000 están embolatados.

La razón radica en que en una fosa enterraron hasta cinco restos humanos, mezclando las víctimas del conflicto con las de desastres naturales. Además, incineraron algunos restos y a otros los trasladaron de bóveda y de fosa varias veces, sin conservar información como lugar, fecha y todos los datos del levantamiento del cuerpo, claves en la investigación.

El Ministerio identificó en los 308 cementerios del país 24.352 personas sin nombre. De esos, 37 son de Antioquia, donde habría 5.529 restos.

Yarumal es el inicio, pero encontrar e identificar a las víctimas que hay enterradas en los cementerios del departamento, podría tardar años, incluso décadas.

DEICY JOHANA PAREJA M.
redactora de EL TIEMPO
MEDELLÍN
En Twitter:@johapareja

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.