Secciones
Síguenos en:
Sarah Koenig, la mujer que puso de moda el 'podcast'

Sarah Koenig, la mujer que puso de moda el 'podcast'

Esta periodista revolucionó el formato, que llevó el lenguaje de la radio a la era digital.

notitle

Todo partió con una carta. “Mi novio también recuerda haberte visto a esa hora en la biblioteca. Creo que te puedo ayudar. Ningún abogado me ha contactado para dar mi testimonio”, se lee en las últimas frases de un texto escrito en 1999, pero que solo se hizo público en el 2014.

Había sido escrito por Asia McClain, compañera de colegio de Adnan Syed, quien fue condenado por el asesinato de su exnovia en 1999. Ese mensaje y el testimonio de McClain podrían haber sido claves para exonerar a Syed, pero jamás llegaron a juicio. Hoy, ya con 35 años, él cumple cadena perpetua en la cárcel de Maryland, y ha sostenido todos estos años que es inocente. El caso podría haber quedado como otro crimen de Baltimore. Pero las cartas de McClain dieron origen a Serial, una investigación en formato podcast, el soporte digital que reinventó los antiguos programas radiales.

Antes de la aparición de ‘Serial’, el ‘podcasting’ no era relevante en el mapa de los medios. Durante la última década, los seguidores de ‘podcasts’ en Estados Unidos habían crecido lentamente: en el 2014 solo eran 35 millones. Eso cambió cuando apareció ‘Serial’, en octubre de ese año. Desde su lanzamiento, el consumo general de ‘podcasts’ en ese país aumentó a 60 millones de personas.

¿Cuál fue la clave? La respuesta es Sarah Koenig, una periodista de 46 años que fue corresponsal en Rusia para 'ABC News' y que reporteó tribunales para el ‘New York Times’. Luego probó con la radio y junto a su socia July Snyder intentó con un formato que permitiera cubrir una historia sin preocuparse por la publicidad y el tiempo. Pensaron en un ‘podcast’, porque “nadie lo va a notar si es malo; sería genial si consiguiéramos unos 300.000 de audiencia”, contó Koenig a una radio californiana.

Pero la realidad superó las expectativas. A un año y medio de su lanzamiento, ‘Serial’ ha sobrepasado los 200 millones de descargas y Koenig es un nuevo ícono del periodismo estadounidense.

El estilo Koenig

Cuando alguien oye ‘Serial’, rápidamente cae hipnotizado con la narración de Sarah, quien a veces parece una amiga-detective contando su último hallazgo. Al comienzo de la primera serie de 12 episodios, Koenig describía el caso de Baltimore como una clásica historia de tragedia y amor adolescente. Syed, musulmán y miembro del equipo de fútbol americano, era el exnovio de Hae Min Lee, compañera de colegio y destacada estudiante; ambos eran populares y tenían una larga relación, oculta a sus padres, que terminó con el asesinato por estrangulamiento de la joven en enero de 1999.

El caso no contaba con pruebas físicas ni ADN, pero la policía tenía el testimonio de Jay Wilds, traficante de drogas en esa misma escuela, que apuntó a Syed como el único culpable. Su testimonio, que era la prueba fundamental, cambiaría varias veces antes, durante y después del juicio, pero eso no importó. Syed, que lleva 16 años en la cárcel, continúa diciendo que es inocente, y recién este año tuvo una oportunidad de cambiar su sentencia. En febrero, el joven pasó cinco días en una audiencia en Baltimore, con el objetivo de que la corte reabriera su caso y aceptara las cartas de McClain como evidencia a su favor. Su batalla legal continúa y, gracias a los hallazgos de ‘Serial’, tiene opciones de revocar su condena.

Algunos se motivaron tanto con la historia que viajaron a Baltimore para comprobar sus teorías en los escenarios donde ocurrió el crimen. Este fenómeno de espectadores-detectives se debe en gran parte al estilo de Koenig. La intimidad que crea, su ironía, la sensación de incertidumbre y las veces en que cuenta cómo llegó a un dato son algunos de los elementos que provocan conexión.

Esto se nota desde la frase inicial del primer capítulo: “No soy detective ni investigadora privada, pero cada día de este año he tratado de averiguar qué hizo el joven Adnan Syed durante una hora de 1999. Antes de entrar en detalles, partiré con algo que he notado tras esta reportería, y es lo difícil que resulta comprobar cómo fue tu rutina minuto a minuto. Por ejemplo, ¿cómo te fuiste al trabajo el miércoles? ¿Estaba lloviendo? (...) Nómbrame todas las personas con las que hablaste ese día. Es difícil. Ahora, imagina hacer ese ejercicio sobre un día que ocurrió dos meses atrás. Porque esa es la situación que les contaré ahora”.

Después de la primera temporada, Koenig se transformó en una figura reconocida tanto en la cultura pop como en los círculos intelectuales. ‘Saturday Night Live’ hizo una parodia de seis minutos sobre ‘Serial’, imitando su tono. Koenig fue la primera conductora de un ‘podcast’ en ganar un premio Peabody (distinción a los medios por su aporte social).

Y el año pasado fue seleccionada por la revista ‘Time’ entre los 100 personajes más influyentes. El actor escocés Ewan McGregor reseñó en un texto las razones de esta elección: “¿Con qué frecuencia corres a tu casa desde el trabajo, te haces un té, bajas las luces y apagas tu celular, para quedar completamente concentrado durante 50 minutos en un programa de radio? Eso es lo que millones de personas hicimos cada jueves con ‘Serial’. Sarah Koenig habló conmigo en el baño, en la cocina y en el metro. Tenía una extraña habilidad para hacerme sentir como si me estuviera hablando solo a mí”.

Relatos que siguen cruzando fronteras

‘Serial’ ya finalizó su segunda temporada, en la que el foco está sobre el sargento Bowe Bergdahl, acusado de traición a la patria tras huir de su base militar y ser capturado por los talibanes. Esta historia ha causado menos sorpresa, por tratarse de un caso mediático y que polariza a los estadounidenses. En su investigación sobre las razones que llevaron al sargento Bowe a salir de su base militar en Afganistán para convertirse en rehén por cinco años de los talibanes, Sarah Koenig entrevistó por teléfono a terroristas, a peritos psicológicos y ex compañeros de Bowe. El militar continúa detenido a la espera de un juicio por deserción y mal comportamiento ante el enemigo. Tiene a parte de la nación en su contra: para rescatarlo Estados Unidos debió entregarle a sus captores cinco reos de Guantánamo, acusados de terrorismo.

La periodista no logró cautivar como con el caso de Syed, pero ha pasado los últimos meses dando charlas en universidades. Explica los métodos de Serial y cómo crear “un periodismo adictivo”. Mientras estudia qué caso abordar en la tercera temporada, sus relatos siguen cruzando fronteras. Excepto por Corea del Norte y Eritrea (África), su voz se ha descargado en todo el mundo. La pregunta “¿Crees que es culpable?” se convirtió durante las semanas de mayor éxito en la forma de identificación de los millones de enganchados a ‘Serial’, muchos de los cuales mantienen hasta hoy su pasión.

ANA CALLEJAS BUSTOS
El Mercurio (Chile) - GDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.