Corte Suprema, el obstáculo para alivio a crisis migratoria en EE. UU.

Corte Suprema, el obstáculo para alivio a crisis migratoria en EE. UU.

El máximo tribunal bloqueó acción que evitaba la deportación de 4 millones de personas.

notitle
24 de junio 2016 , 08:16 p. m.

En el limbo, como ya llevan varios años, volvieron a quedar millones de inmigrantes en Estados Unidos luego de una inusual decisión de la Corte Suprema de Justicia que estudiaba la validez de una acción ejecutiva utilizada por el presidente Barack Obama que les otorgaba a muchos de estos permiso de residencia y trabajo.

El pasado jueves, la Corte Suprema anunció que en la votación frente al tema se había presentado un empate a cuatro votos y que, por tanto, el caso debía regresar a la Corte inferior donde se originó la demanda. El empate fue posible gracias a que la Corte, normalmente compuesta por nueve magistrados, solo tiene ocho desde la muerte en febrero de Antonin Scalia, uno de sus miembros.

Y si bien Obama ya presentó al juez Merrick Garland como su probable sucesor, los republicanos, que controlan el Senado, se han negado a considerar el nombramiento con la idea de que si ganan la Casa Blanca en noviembre, el nuevo presidente nominará a alguien con credenciales más conservadoras. (Lea también: Corte Suprema de EE. UU. mantiene bloqueo a medidas migratorias)

Dado el largo proceso jurídico que ahora seguirá en la Corte inferior, es improbable que esta llegue antes de las elecciones o incluso antes de que Obama abandone la Oficina Oval en enero del año entrante.

En cualquier caso, la “indecisión” de la Corte probablemente tendrá un alto impacto en la actual campaña electoral, donde el tema migratorio de por sí había ganado relevancia desde que Donald Trump llamara a los inmigrantes mexicanos “criminales y violadores” y prometiera construir un muro entre ambos países.

Tanto Obama como la presunta nominada demócrata Hillary Clinton aprovecharon la votación para atacar al multimillonario.

“La inmigración no es algo a lo que le debamos tener miedo. No necesitamos una muralla para separarnos de los que no se ven iguales a nosotros, o rezan de manera diferente o tienen apellidos diferentes. EE. UU. es mucho más que eso”, dijo el presidente también aludiendo al veto propuesto por Trump contra los musulmanes.

El tema podría ser costoso para este partido dado el creciente peso de los hispanos en las elecciones, especialmente en los estados indecisos como Virginia y Colorado.

La orden ejecutiva de Obama fue presentada en noviembre del 2014 luego de varios intentos fallidos por aprobar una reforma migratoria en el Congreso.

Esta, en esencia, frenaba la orden de deportación de todos los padres de ciudadanos estadounidenses que llevaran al menos cinco años viviendo ilegalmente en el país y carecieran de un récord criminal. Y también prevé la ampliación del Daca, otra iniciativa presidencial del 2012 que obstaculizó la deportación de los jóvenes que llegaron ilegalmente a EE. UU. cuando aún eran menores, siempre y cuando hubiesen nacido después de 1981 y entrado al país antes del 15 de junio de 2007.

En total, la orden ejecutiva habría beneficiado a unos cuatro millones de personas. Pero en el 2015, un grupo de gobernadores republicanos presentó una demanda alegando que el Presidente había excedido sus atribuciones y que su acción era inconstitucional. Si bien la Corte no entró a definir el fondo, sí consideró que la implementación del programa debía suspenderse mientras se analizaba la constitucionalidad de la misma –si Obama contaba con el poder para hacer algo que sobre el papel le corresponde al Congreso–.

Esa suspensión, que ha impedido hasta ahora ofrecer los nuevos beneficios a los indocumentados, por ahora seguirá vigente.

Sanders votará por Clinton

Con un monosílabo dicho de mala gana, el senador Bernie Sanders admitió ayer que votará por su contrincante Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, aunque no dictaminó con ello el final de su campaña por una “revolución política”. “Pienso que la cuestión ahora es que haré todo lo que pueda para derrotar a Donald Trump”, dijo Sanders, insistiendo en sus críticas al candidato republicano que ha hecho de “la intolerancia” la “piedra angular” de su campaña. Aun así, el senador dijo que no suspenderá su campaña.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter @sergom68

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.