La vereda del Tolima que vio nacer a las Farc, se prepara para la paz

La vereda del Tolima que vio nacer a las Farc, se prepara para la paz

Marquetalia ha cargado por 52 años con el peso de haber visto el nacimiento del conflicto armado.

notitle
23 de junio 2016 , 10:37 p. m.

Marquetalia, una vereda ubicada a 10 horas del casco urbano de Planadas, en el sur del Tolima, ha cargado por 52 años con el peso de haber visto el nacimiento del conflicto armado. (Lea también: Con la firma del fin del conflicto con las Farc, ¿en qué queda el Eln?)

Esa carga que tantas veces los ha convertido en blanco de la violencia o la estigmatización se hizo mucho más liviana este jueves, después de que los pocos habitantes que aún viven en la vereda recibieron la noticia de la firma del cese bilateral del fuego.

La historia de su vereda la han leído en los libros que cuentan la historia del conflicto: con el fin de atacar a los denominados enclaves comunistas, en mayo de 1964 el Ejército entró a Marquetalia y atacó a la población campesina alzada en armas, “hecho que precipitó el tránsito hacia su definición como organización guerrillera”, según documentó el libro Basta ya, del Centro de Memoria Histórica. (Vea el especial: Así comienza el fin del conflicto)

Tras su nacimiento, la guerrilla, que mutó a un poderoso movimiento armado, mantuvo presencia en la vereda. A finales de los 90, los paramilitares del bloque Tolima entraron en la disputa de la zona, y durante la primera presidencia de Álvaro Uribe, la Fuerza Pública ingresó con mayor contundencia obligando a que las Farc se relegaran a lo alto de la cordillera.

“La guerra nos ha afectado mucho. Siempre nos han tildado de guerrilleros, hemos tenido esa marca en la frente. Nos hemos sentido discriminados, y nos ha faltado apoyo del Estado”, dice Jaqueline Pereira, concejal de Marquetalia.

Hace dos décadas, la presión de la guerra la sentían, por ejemplo, a la hora de transportar alimentos, cuando les quitaban los insumos y les hacían extensas requisas, para verificar que no llevaran material para las Farc. (Lea el acuerdo del fin del conflicto entre el Gobierno y las Farc)

Los pobladores aseguran que esta vereda, que ha ganado dos premios por sus cafetales y que también vive de la ganadería, hoy tiene esperanza. “Desde hace tres años se han silenciado los fusiles. Nos han dado talleres de derechos humanos y la guerrilla entendió que no nos puede presionar más”, afirma Pereira.

Los campesinos confían en que, con la firma de la paz, el Estado les ponga más atención. Cuentan, por ejemplo, que el puente que comunica a Progreso y Villanueva lleva seis años en mal estado, y aunque en noviembre del año pasado los visitó el Fondo de Paz y se comprometieron a mejorar las vías de la región, aún no hay resultados. (Además: Con apretón de manos, Santos y 'Timochenko' acuerdan fin de la guerra)

Willington Gutiérrez, concejal del corregimiento de Gaitania, dice que es optimista. “Estamos en medio de un conflicto al que no pertenecemos, pero por fin se empieza a creer que podemos respirar paz”, aseguró.

REDACCIÓN PAZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.