Expresidentes, divididos por lo pactado en Cuba

Expresidentes, divididos por lo pactado en Cuba

En sus gobiernos ensayaron vías para alcanzar la paz, pero hoy no todos aplauden cercanía del fin.

notitle
23 de junio 2016 , 10:32 p. m.

Los expresidentes colombianos que durante sus gobiernos intentaron soluciones políticas del conflicto armado se dividieron este jueves frente al acuerdo logrado entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc. (Lea también: Con la firma del fin del conflicto con las Farc, ¿en qué queda el Eln?)

Aunque todos ellos (Belisario Betancur, César Gaviria, Ernesto Samper, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe) en su momento plantearon estrategias sobre la salida negociada a la guerra, este jueves tuvieron expresiones a favor y en contra de lo acordado. (Vea el especial: Así comienza el fin del conflicto)

El expresidente Betancur (1982-1986) logró en 1984 suscribir el denominado acuerdo de la Uribe con las Farc, fruto del cual nació la Unión Patriótica. Sin embargo, este pacto se desbarató.

Este jueves, el exmandatario, en diálogo con 'La W Radio', se declaró emocionado por lo logrado en La Habana: “Hoy es un día exultante, un día de alegría. El gran protagonista de lo que hoy culmina en La Habana es el pueblo colombiano, esté donde esté y piense como piense”, dijo el expresidente conservador.

“Las situaciones que había en 1984 eran de impreparación de la sociedad colombiana en sus distintos matices, pero esa sociedad ha evolucionado, al igual que las situaciones. Lo que hoy culmina no es el final, sino el comienzo de una etapa diferente: la construcción de la paz”, agregó.

Por su parte, el expresidente Gaviria (1990-1994), en cuya administración se dio la desmovilización de varios grupos y comenzaron diálogos con la Coordinadora Guerrillera (Farc y Eln), se mostró a favor de lo acordado. (Además: Con apretón de manos, Santos y 'Timochenko' acuerdan fin de la guerra)

Gaviria, recordado también por haber lanzado una dura ofensiva militar contra las Farc el mismo día que instaló la Asamblea Constituyente (5 febrero de 1991), fue el único expresidente que estuvo presente este jueves en Cuba, acompañando al presidente Santos.

El expresidente liberal dijo que “el esfuerzo” del jefe de Estado fue “grandioso y cumplió el objetivo” y que “no hay duda de que estamos ante el fin de la guerra con las Farc después de 50 años”.

Dijo que de todos los procesos de paz que ha visto en estos 50 años, “este es el más compresivo, el que se hizo con más inteligencia, más ciencia, con más dedicación”.

Mientras tanto, el expresidente liberal Ernesto Samper, hoy secretario general de Unasur, aseguró que el cese bilateral del fuego “es la antesala de la paz”.

Afirmó que a partir de este momento comenzará la parte más delicada pero más sustantiva del proceso de paz, que es el proceso de desmilitarización del conflicto, que tiene que ver con la dejación de las armas, con la desmovilización y con la reinserción. (Lea el acuerdo del fin del conflicto entre el Gobierno y las Farc)

También dijo que este acuerdo es uno de los “más fundamentales” dentro del proceso de paz.

Pero el expresidente Álvaro Uribe, mediante un comunicado, reiteró sus discrepancias con algunos de los puntos de los acuerdos con las Farc.

“La palabra ‘paz’ queda herida al aceptar que los cabecillas de la Farc, el cartel de cocaína más grande del mundo, no vayan un día a la cárcel, no los extraditen y puedan ser elegidos. ¡Qué pensar de esta injusticia cuando entre 2002 y 2010 fueron extraditadas cerca de 1.200 personas reclamadas por narcotráfico!”, señaló el expresidente.

Para Uribe, la paz quedó herida “por un gobierno que ha engañado al pueblo y manipulado las normas jurídicas para cambiar la Constitución al antojo del grupo terrorista, que con aprobación oficial somete a las instituciones en lugar de someterse a ellas”.

Dijo que abusan de la Constitución y tiran la llave al mar con la pretensión de impedir futuros correctivos que deberán ser introducidos.

Finalmente, el expresidente Andrés Pastrana, quien intentó un proceso de paz con las Farc en los fallidos diálogos del Caguán, cuestionó lo acordado en La Habana.

“Pretender paz sin cimientos democráticos es vana ilusión. Es el engaño de quien propone un juego sin reglas, con árbitros comprados. Es el salto al vacío de una generación timada en nombre de la ilusión”, señaló el expresidente.

De acuerdo con el exmandatario conservador, un cese de las hostilidades pactado sobre el cadáver de los principios más elementales de la Constitución es violación de la Carta Democrática de la Organización de los Estados Americanos.

REDACCIÓN PAZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.