Lágrimas y aplausos estallaron en calles del país por firma de acuerdo

Lágrimas y aplausos estallaron en calles del país por firma de acuerdo

Miles de colombianos siguieron en pantallas gigantes la transmisión de la ceremonia en La Habana.

notitle
23 de junio 2016 , 09:14 p.m.

Como si fueran a presenciar un partido de la Selección Colombia, con camisetas blancas y amarillas, globos y banderas, miles de colombianos se reunieron ayer para ver la transmisión desde La Habana, frente a pantallas gigantes instaladas en calles, plazas y parques de las principales ciudades del país.

Y así como se celebra un gol, gritos, aplausos, abrazos y hasta lágrimas estallaron cuando se leyó el acuerdo del fin del conflicto. (En fotos: Lágrimas de emoción de los colombianos en las calles del país tras la firma del fin del conflicto)

En la carrera 7.ª de Bogotá con avenida Jiménez, se vivió una fiesta. A unos pasos donde fue asesinado el líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, hecho que dio inicio a una época de violencia partidista en el país, unas 300 personas se congregaron a las 11 de la mañana y cantaron el himno a todo pulmón.

“¡Que viva la paz!”, gritaban los espectadores emocionados mientras agitaban las banderas y los besos y abrazos delataban la alegría del paso histórico que el país estaba dando.

“Este es un día emocionante, tengo 45 años, mi hijo 26; los dos crecimos en un país en guerra y se firma el final de un proceso de paz, lo que significa que mis nietos van a crecer en un país distinto”, dijo una asistente. (Además: Con apretón de manos, Santos y 'Timochenko' acuerdan fin de la guerra)

Los curiosos también aprovecharon para darles una pausa a sus labores y observar desde la ventana de los edificios aledaños el alboroto.

En Cali, la cita fue en la plaza de Cayzedo, donde una docena de organizaciones respondió a la convocatoria del arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, para un encuentro como gesto de respaldo a los acuerdos de paz de La Habana. Y luego ofició una misa en la Catedral de San Pedro. Marta Grajales, quien llegó de España a pasear en Cali y estaba en el momento del anuncio en la plaza, dijo en medio del alboroto que con el acuerdo espera en otra visita al país poder recorrer el campo y puntos apartados que hasta ahora han estado vedados por cuenta de la presencia de grupos armados.

En la Costa también se siguió paso a paso la ceremonia. En Santa Marta, donde hubo tarde cívica, se realizó una concentración en el parque Bolívar, en donde con camisetas y globos blancos decenas de personas observaron todo en una pantalla gigante, instalada por la Alcaldía.

Abrimos una nueva página de la historia de Colombia y los samarios queremos decirle al país que nos sumamos a la paz”, dijo el alcalde, Rafael Martínez.

La presidenta de la Unión Patriótica en el Magdalena, Anabel Zúñiga, dijo que están contentos por este hecho tan significativo en el país para que haya paz y reconciliación.

“La Unión Patriótica es producto de una negociación fallida, que luego fue respondida con un genocidio brutal. Lo que queremos recordarle al país es que eso no puede volver a pasar”, expresó Zúñiga. Y el exalcalde de Santa Marta y exguerrillero de la Corriente de Renovación Socialista, Carlos Caicedo, quien lidera el movimiento Fuerza Ciudadana, agregó que “se puede hacer política transformando los territorios del país sin el uso de las armas”.

En Córdoba, con una concentración en el parque Simón Bolívar de Montería y después en el recinto de la Asamblea departamental, educadores y diputados se reunieron para esperar la firma del acuerdo.

El diputado Orlando Benítez Mora dijo que uno de los departamentos que más deben apoyar el tema de la paz es Córdoba, puesto que ha sido epicentro de la guerra. Y Domingo Ayala, presidente de la Asociación de Maestros de Córdoba, declaró que apoyarán el proceso hasta el final. (Además: Las claves del acuerdo firmado entre el Gobierno y las Farc)

En la plaza de Bolívar de Pereira, una mujer arropada por una gran bandera de Colombia no disimuló su alegría. Ruth Alba García, integrante de la Unión Patriótica, dijo ser optimista por lo que sigue.

“Sabemos que el camino es largo, que la construcción va a ser difícil, pero vamos con ánimo”, aseguró.

Entre tanto, en la plaza de Nariño, en Pasto, en el momento de la firma en La Habana, estudiantes de diferentes colegios lanzaron al aire decenas de globos con los colores de la bandera de Colombia, al tiempo que gritaron a todo pulmón “¡que viva la paz!”.

“Es una excelente noticia para el país, estamos felices”, dijo emocionado el alcalde de Pasto, Pedro Vicente Obando.

Y el gobernador de Nariño, Camilo Romero Galeano, expresó que “yo soy hijo de la guerra y espero y deseo profundamente que mis hijos Guadalupe y quien viene en camino sean hijos de la paz”.

REDACCIÓN PAZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.