Los dos hombres claves en el acuerdo para cese del fuego

Los dos hombres claves en el acuerdo para cese del fuego

El general Javier Flórez y de alias Carlos Antonio Lozada trabajaron para darle fin al conflicto.

notitle
22 de junio 2016 , 10:19 p. m.

General Javier Flórez, un militar que se jugó en los diálogos

El general Javier Alberto Flórez Aristizábal, un bogotano de 59 años, se convirtió, en agosto del 2014, en el militar activo de más alto grado que ha estado en la mesa de negociación de La Habana. Su trabajo ha sido clave para determinar cómo serían el proceso de desmovilización, la entrega de armas, la reintegración y la seguridad de los excombatientes de las Farc tras la firma de un acuerdo de paz.

El general Flórez, que tiene estudios en temas de posconflicto, lidera la comisión de militares que acompaña a los negociadores del Gobierno y ha estado a la cabeza de la mesa de asesoramiento militar, en donde se han discutido los mecanismos para lograr el cese bilateral del fuego y la dejación de armas.

Antes de llegar a La Habana, se desempeñaba como segundo comandante de las Fuerzas Militares y lideró los comités de trabajo convocados por el Ministerio de Defensa para diseñar los planes y las actividades que pondrán en marcha para los guerrilleros desmovilizados.

Este oficial, que además de ingeniero es lancero y paracaidista, es considerado un militar tropero que ha pasado gran parte de su servicio en zonas de conflicto, por lo que cuenta con respeto entre sus subalternos. Por sus años en las áreas de combate, el oficial conoce muy bien el funcionamiento de las Farc, sus estrategias, fortalezas y debilidades (Lea también: 'Flórez: de estratega de golpes a las Farc, a asesor en La Habana').

Como comandante de la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra), el general Flórez participó en operaciones en las que cayeron muertos los principales jefes guerrilleros. Desde la parte operativa, así como con aportes de inteligencia, estuvo en las operaciones en las que murió ‘Alfonso Cano’, quien fue el máximo jefe de las Farc, en noviembre del 2011.

El oficial también participó en las operaciones contra los miembros del secretariado ‘Raúl Reyes’, en marzo del 2008, y el ‘Mono Jojoy’, en septiembre del 2010, que significaron el punto de quiebre en la guerrilla. En junio del 2008, EL TIEMPO acompañó al oficial en una operación de bombardeo y seguimiento más duros contra las Farc. El general caminaba de un lado a otro coordinando desde una carpa los movimientos de más de 300 uniformados. Se devoró un paquete de cigarrillos y 10 tintos en una hora.

En público, el oficial siempre vestía su uniforme camuflado, aunque estuviera en su oficina en Bogotá, como ocurrió cuando fue segundo comandante de las Fuerzas Militares. Por eso fue extraño verlo de civil al inicio de su participación en los diálogos (Lea también: 'Cara a cara entre el Gral. Flórez y 'Romaña', ¿un punto de inflexión?').

Lozada, guerrillero de línea dura que dejará armas por política

De sus 50 años de vida, Luis Antonio Lozada Gallo, alias Carlos Antonio Lozada, segundo jefe del bloque Oriental de las Farc, ha dedicado 37 a la guerra.

Lozada nació en Bogotá y es reconocido en las filas guerrilleras como uno de los jefes con más estudios académicos.

Tiene títulos en ciencias políticas y especializaciones, con las que se destacó dentro de las Juventudes Comunistas y en el Partido Comunista.

‘Lozada’ fue reclutado por las Farc en 1979. Después ingresó al frente sexto, y en la guerrilla logró ascender a los más altos cargos, hasta convertirse en hombre de confianza del miembro del estado mayor ‘Pablo Catatumbo’ y del secretariado de las Farc. Incluso, fuentes aseguran que ‘Carlos Antonio Lozada’ fue uno de los hombres protegidos por ‘Alfonso Cano’, extinto jefe de esa guerrilla.

‘Lozada’ fue guerrillero rural en el Cauca hasta los 20 años y luego entró a las milicias urbanas, en donde estuvo 19 años. Volvió a las filas como integrante del bloque Oriental, que hoy comanda Mauricio Jaramillo, alias el Médico.

Negociadores del Gobierno afirman que ‘Lozada’ es uno de los hombres de las Farc con mayor perfil político. De hecho, hizo parte de las fallidas negociaciones del Caguán, durante el gobierno del presidente Andrés Pastrana.

En el grupo armado también se lo reconoce como uno de los hombres de línea dura. Al ser un estratega militar, dirigió los comandos urbanos de las Farc, conocidos como la Red Urbana Antonio Nariño, en donde diseñó atentados en cascos urbanos.

Fuentes militares aseguran que ‘Lozada’ estuvo detrás del carro bomba en la Escuela Superior de Guerra, en el 2006 en Bogotá, y de la detonación de un artefacto explosivo en el hotel Tequendama, en el 2002. También habría sido responsable de los atentados contra el entonces senador y hoy vicepresidente, Germán Vargas Lleras, en el 2002 y el 2005, y de la activación de una bicicleta bomba frente a una sede de la Policía en Bogotá, en 2002.

‘Lozada’ se convirtió en uno de los miembros negociadores del actual proceso de paz en octubre del 2014. En La Habana encabeza desde marzo pasado, junto con el general Javier Flórez, una subcomisión que trabajó en el modelo con el que se le dará fin al conflicto armado en el país.

En diálogo con EL TIEMPO, ‘Lozada’ reveló hace dos semanas que tras el fin de la guerra se dedicará a hacer política, ya sea en el Congreso o en las comunidades. También dijo que, por primera vez, podrá vivir con sus dos hijos.

REDACCIÓN PAZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.