La derecha regresó al poder en Latinoamérica

La derecha regresó al poder en Latinoamérica

La izquierda está en caída libre por culpa de la corrupción y del fracaso electoral.

notitle
22 de junio 2016 , 07:46 p. m.

Las modas vienen y van, las corrientes y los gustos son pendulares y a esto no escapa la política. Durante los 60s y 70s ser de izquierda estaba de moda, el contexto político y cultural ayudaba a eso. Prueba de ello era la Cuba de Castro, la revolución con empanadas y vino tinto de Allende en Chile, la guerra de Vietnam y el icono del Che Guevara; estos personajes, gústenos o no, eran los referentes de la juventud y del idealismo.

En los 80s el péndulo se movió y apareció el neoconservantismo que influyó en la política interna de los países y en las relaciones internacionales. Líderes como Reagan en Estados Unidos, Margaret Thatcher en Reino Unido y Helmut Kohl en Alemania formaron la International Democratic Unión (IDU) para oponerse y hacerle contrapeso a la Internacional Socialista.

Este renacimiento conservador no solo se dio en la política sino que también en la filosofía, en la economía y en la cultura. Ser de derecha se puso de moda producto del desprestigio en que había caído la izquierda vinculada a la represión y a modelos económicos fallidos como la URSS y el miedo que producían en las clases medias modelos políticos autoritarios y poco orientados a los derechos humanos frente a las sociedades con democracia liberal y que defendía estas garantías apoyando la libertad económica.

El filósofo francés Guy Sorman llego a decir que el social estatismo había muerto y que el liberalismo estaba surgiendo como idea nueva y para quedarse por siempre, muchos fueron rechazados por reaccionarios por defender su lógica de la libertad. Sostuvieron que era la libertad y no la igualdad ni las concepciones de justicia social las que sostenían una sociedad civilizada. Las iniciativas individuales eran preferibles a la planificación gubernamental, el estado no debía intervenir en la economía porque era ineficiente, lento y susceptible de corrupción. El mercado se convirtió en el sabio dador de oportunidades y se habló del fin de la historia y la muerte de las ideologías totalitarias fracasadas; la aparición del nuevo orden mundial había llegado para quedarse.

En nuestro continente se percibió igualmente un panorama pendular por esas fechas. De un periodo donde la izquierda campeaba en las cumbres presidenciales, salvo algunos oasis como Colombia y Perú, el resto de líderes eran de izquierda, idealistas de los 70s y con una visión que hacia que regímenes como Cuba y Venezuela, abiertamente cuestionados por vulnerar libertades fundamentales, fueron vistos de manera romántica.

Ahora eso está cambiando, la izquierda está desapareciendo presionada por casos de corrupción, cansancio electoral o la caída de las materias primas que sostenían el modelo subsidiario y generoso.

El debilitamiento del chavismo más el pragmatismo del acercamiento de Cuba a Estados Unidos también ayudó a esto. En Brasil, la socialdemocracia derechista está a punto de regresar al poder después de la crisis de Dilma y el PT; en el vecino Argentina, los 12 años de gobierno izquierdista terminaron, acosado de escandalosos casos de corrupción; en Chile, Sebastián Piñera aparece nuevamente en el horizonte electoral tras los opacos resultados del segundo gobierno de Bachelet; en Perú lucharon estrechamente dos opciones de derecha para suceder a un izquierdista como Ollanta pero que gobernó con ideas de derecha.

A nivel de organismos continentales la OEA bajo la secretaria del uruguayo Almagro y también ha adoptado una postura más crítica frente a la situación venezolana a diferencia de las tibias posturas del chileno socialista Insulza frente a los mismos hechos.

Visto lo anterior se puede afirmar que el péndulo ideológico también está cambiando en nuestro subcontinente reafirmando la historia del deja vú y que las tendencias políticas son variables y saludables para el buen ejercicio democrático.

FERNANDO CVITANIC
Profesor Universidad de La Sabana

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.