Alicia Giménez y la crisis española en su novela 'Hombres desnudos'

Alicia Giménez y la crisis española en su novela 'Hombres desnudos'

El más reciente libro de la escritora española ganó la última edición del Premio Planeta.

notitle
21 de junio 2016 , 05:33 p.m.

Un profesor de literatura que pierde su trabajo en plena crisis española y se emplea en un bar para hacer estriptis es una de las crudas imágenes de una realidad que la escritora española Alicia Giménez Bartlett aborda en su nueva novela. Se trata de 'Hombres desnudos', ganadora de la última edición del Premio Planeta.

Javier se llama este profesor al que parecen juntársele todas las tragedias, pues su novia también lo deja en medio de la crisis. Junto a Javier, aparece Irene, una mujer sin escrúpulos, cuyo fetiche resulta ser contratar hombres para verlos desnudos sin tocarlos. Una especie de venganza contra el machismo. Y con ellos, también está Iván, un 'gigoló' que supo sacarle provecho a su físico y hacer dinero.

“Son personajes de edad mediana, de diferentes clases sociales, que se mueven por distintos impulsos”, le contó Giménez a este diario, durante su paso por Bogotá.

¿Cómo fue volver a tocar la crisis en su país, un tema del que se había escrito tanto?

Sí había sido muy tratada pero más con cifras que con personajes. Creo que ha tenido una importante repercusión sobre la psicología humana y sobre las relaciones, y yo quería eso nada más.

¿Hasta qué punto la crisis mueve las estructuras morales?

La moral se plantea después de la crisis, pero no cuando hay bonanza económica. Durante esta, se disfruta de la riqueza. Y eso es lo que ahora nos ha faltado. No hemos encontrado nada que supla esa diferencia. Hemos quedado muy vacíos.

Irene nace en un hogar acomodado y tiene una relación casi edípica con su padre...

Sin duda. Pero trato los temas poniéndolos en boca de los personajes y a la mano del lector. Y es él quien debe decidir si hay un tema edípico o no. O si es solo una mujer demasiado protegida por su clase social. Que es el padre quien la representa y que al llegar los malos momentos no tiene armas para luchar.

¿Cree que hay mujeres como Irene que desarrollan una imagen de poder, pero que son frágiles?

Creo que es el caso de Irene. Es la heredera de una empresa importante, siempre bajo la sombra de su padre, pero llega el momento en que su padre muere, que la empresa entra en crisis también y su marido la abandona. Es entonces cuando se ve hasta qué punto es una mujer indefensa.

En el otro extremo, está la débil imagen de Javier. ¿Quería reflexionar sobre este tema en un mundo machista?

Javier es el hombre español que vivimos en estos tiempos. Es tierno, inteligente, no es machista o feminista, pero de repente no tiene fuerza, no ha encontrado aún los valores que lo impulsen y lo hagan luchar. Es un perdedor. Es como si aún no hubiera encontrado su lugar en todo este movimiento de roles, de economía, de internet, de modernidad. Hasta hace poco era el rey del mundo, estaba destinado a llevar la comida a su casa, a elevarse hasta el Everest, a ganar una guerra y ser condecorado.

¿Qué lectura tiene de ese fetiche de Irene sobre los hombres?

Es una mujer que no es capaz de autoanalizar sus sentimientos y que de repente lo que guarda es un resquemor del que ni siquiera es consciente. No sabe ni por qué actúa así, pero tiene un deseo de humillar a los hombres, de mantenerlos bajo su poder. Es cruel y terrible.

¿Será ella el prototipo de la mujer moderna?

No lo creo. Espero que no seamos tan necios para que los roles se repitan cambiando de sexo. Pero sí que hay un cambio importante en las mujeres. El amor y la familia han dejado de ser la base que las impulsa o la elección prioritaria. Tengo muchas amigas para quienes el éxito profesional, el dinero, el marcador social es básico. Y que muchas veces han dicho: ‘basta de sentimientos’. A mí me choca, pero veo que eso prevalece.

Irene es uno de los personajes más complejos y difíciles del libro. ¿La sorprendió cuando la creó?

Es un personaje que sí se me escapó. Que para todas las contradicciones internas que le veía, tenía que actuar a veces con una crueldad, con unas opiniones odiosas. Es un personaje que me costó y me dolió.

¿Cree que terminó entendiéndola?

Para escribir siempre debes intentar entender a los demás aunque no te gusten. Yo soy empática en la vida, que a la hora de escribir es muy necesario, porque acabas comprendiendo a todo el mundo, sintiendo una igualdad. Tiendo a no juzgar, y así lo hice con estos personajes.

En el libro, los personajes hablan en primera persona y crean monólogos teatrales. ¿Cómo surgió la estructura?

Quería que no apareciera ningún narrador omnisciente ni mínimamente presente, que las opiniones o los juicios del autor estuvieran ausentes. Que no hubiera descripciones ni siquiera físicas. Nadie sabe dónde sucede esta acción. Es una ciudad española, pero podría ser Ámsterdam. Entonces quería en estado puro los sentimientos y pensamientos de los personajes de esta historia.

Además les da voz a personajes de diferentes niveles sociales...

Fue lo que más me divirtió de la novela: encontrar el registro de cada uno de los personajes. Con el que más me divertí fue con Iván. Los españoles tenemos un acervo cultural de malas palabras, que no me faltaba a mí. Y luego me apliqué más a estudiar esa tribu urbana de esos jóvenes mayores de los 30 años. Cómo hablan con una vulgaridad total, pero metiendo el dedo en la llaga muchas veces. Cómo a veces su visión del mundo es tan descarnada que nos lleva a la pura verdad, no se hacen ilusiones.

CARLOS RESTREPO
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.