Leonel Álvarez, el hombre que tiene tatuado al Medellín

Leonel Álvarez, el hombre que tiene tatuado al Medellín

Aunque también es referente de Nacional, es símbolo del rojo, al que le dio su sexta estrella.

notitle
20 de junio 2016 , 07:43 p. m.

Mientras volaba, literalmente, por los aires del estadio Atanasio Girardot, elevado por los jugadores que llevó, minutos antes, a ganar la primera estrella del 2016, Leonel de Jesús Álvarez Zuleta cerraba un capítulo más de la historia de un ganador, de un hombre que ha conseguido tantos logros, que es de los pocos que pueden salir a decir, sin dudarlo, que dos hinchadas rivales lo quieren por igual.

Aunque Leonel es hoy más que nunca un símbolo de Independiente Medellín, al que le ha dado dos títulos como técnico. Pero también fue el protagonista del momento más importante de la historia del Atlético Nacional: anotó en el cobro en el desempate desde el punto penalti que les dio la Copa Libertadores a los verdes, en 1989, en la final frente a Olimpia de Paraguay.

A pesar de ello, su corazón y agradecimiento siempre estuvieron del lado rojo. Fue el Medellín el que le dio la oportunidad de jugar al fútbol, tras llegar a la capital antioqueña desde Remedios, donde había nacido el 30 de junio de 1965. Esa fecha, a propósito, lo sacó, por un día, de aquella Selección Colombia juvenil que dirigió Luis Alfonso Marroquín en 1985 y que significó el regreso a un mundial y la semilla de la nueva era de nuestro fútbol. Esa puerta se le cerró, pero se le abrió la de la Selección de mayores. A ese punto llegaremos más adelante...

El barrio Zamora fue el lugar de crianza de Leonel y también donde comenzó a correr detrás de una pelota. Era puntero izquierdo cuando un veedor del DIM lo encontró en una de esas canchas sin pasto donde germinan los ‘cracks’. Y allá llegó, a los 14 años. A los 16 ya entrenaba al lado de los jugadores grandes del club, como ‘Boricua’ Zárate, como Álvaro Escobar, que empezaron a aconsejarlo. Y al lado de ellos debutó como jugador profesional, en la última fecha del campeonato de 1983, contra Once Caldas.

Los directivos del DIM vieron en él una joya. Por eso le hicieron un contrato especial. Terminó con casa y carro. “Me dijeron: ‘Le vamos a dar $ 305.000. La cosa va así: $ 200.000 de ese sueldo se lo vamos a descontar, mensualmente, para pagar la casa que le queremos dar en Belén Aliadas y, con el resto, $ 105.000, para que coma, se alimente bien y se nos ponga fuerte’”, recordó, en entrevista con la revista Bocas. “Por eso es que yo le tengo tanto agradecimiento al DIM, porque me cambió la vida y porque con los $ 105.000 que me sobraban de sueldo, comí bien y me ‘embarnecí’”, agregó.

Como jugador del Medellín, en 1985. Actuó en 189 encuentros. (Archivo EL TIEMPO)

No pudo salir campeón con el DIM. Llegaron dos veces terceros, en 1985 y 1986. Eran épocas en que el América dominaba y el Cali le hacía la segunda. Y el DT del América, Gabriel Ochoa, fue el primero en llevarlo a la Selección, en un amistoso contra Chile, en Santiago, el 21 de febrero de 1985. Jugó los últimos 30 minutos. Colombia ganaba 0-1 con gol de Eduardo Vilarete. Chile empató en el último minuto, con tanto de Juan Carlos Letelier y Ochoa le echó la culpa del empate al más joven: Leonel, que no había cumplido 20 años. Se demoró dos años para volver a la Selección, en la que, hoy, es el tercer jugador con más partidos: 100, detrás de los 111 del ‘Pibe’ Valderrama y los 102 de Mario Alberto Yepes.

A mediados de 1987 pasó en combo con Luis Carlos Perea, directo y sin escalas, de Medellín a Nacional. Aparte de su gol a Olimpia, por lo que más se recuerda esa época de Leonel es por la mascota con la que salía a la cancha: una boa constrictor llamada Leonela. Varios compañeros lo convencieron de que el animal atraía las lesiones y terminó llevándola a un zoológico.

Leonel Álvarez (14) contra Brasil, en la Copa América de 1995. Fue uno de sus 100 partidos con la Selección Colombia de mayores. (Archivo EL TIEMPO)

Con los verdes ganó la Libertadores, pero no salió campeón de Colombia: en 1991, cuando el equipo volvió a dar una vuelta olímpica después de 10 años, ya formaba parte de la aventura colombiana en el Valladolid, en la que estaba Francisco Maturana y a la que luego llegaron Carlos Valderrama y René Higuita. Antes, estuvo a dos meses en el Derby County, de Inglaterra, donde nunca firmó contrato, y tuvo una oferta del Werder Bremen que no se concretó porque, según él, los directivos de Nacional quedaron mal en el negocio.

Su regreso a Colombia fue al América, donde, por fin, logró dar una vuelta olímpica en el país, en 1992. Y luego empezó su recorrido para terminar su carrera: Dallas Burn, un corto paso de 10 partidos por el DIM, Veracruz de México, New England Revolution, Pereira y Quindío, donde colgó los guayos en 2004.

Fue en Armenia donde comenzó a pensar en ser técnico. Y fue el DIM, cómo no, el primero en darle la oportunidad: devolvió atenciones con la quinta estrella, en 2009. Luego, ‘Bolillo’ se lo llevó a la Selección como su asistente y cuando Gómez dejó el cargo, Leonel lo reemplazó. Duró cinco partidos. “Le entregué todo al país. Creo que merecía algo más. Un dolor muy profundo. Pero la ilusión de volver está ahí, latente”, le dijo a Bocas.

Dirigió a la Selección Colombia a finales del 2011. El empate con Venezuela y la derrota con Argentina lo dejaron sin puesto. (Archivo EL TIEMPO)

Dirigió a Itagüí, tuvo un paso agridulce por el Cali y luego Eduardo Silva lo volvió a llevar al DIM. Y de nuevo vestido de rojo, Leonel Álvarez volvió a salir campeón. Y a ratificar que el ‘Poderoso’ es el equipo de su corazón.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
@josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.