La violencia de los 'hooligans' no deja en paz a la Eurocopa

La violencia de los 'hooligans' no deja en paz a la Eurocopa

Decían que los hinchas violentos ya no existían de Europa, pero están en Francia con mucha fuerza.

notitle
18 de junio 2016 , 09:50 p. m.

Más de 300 detenidos, casi un centenar de heridos y una persona en cuidados intensivos es el saldo de los continuos enfrentamientos entre los hooligans (hinchas violentos) que han asistido a la Eurocopa. Extrañas cifras, teniendo en cuenta que los modelos para erradicar la violencia del fútbol nacieron en el Viejo Continente.

Y precisamente los ingleses, quienes inventaron los pasos por seguir para las demás naciones, fueron los protagonistas de, hasta ahora, la pelea más grave contra los hinchas rusos.

¿Dónde quedaron entonces los consejos de los ingleses para acabar con los violentos del fútbol, si convirtieron la Eurocopa en una constante batalla campal? La respuesta es que nunca desaparecieron. Los aislaron de los estadios, los sacaron de las primeras planas de las noticias, pero en la vida cotidiana y en las noches de los bares siguen existiendo.

Olvido de los medios

“El fútbol en Inglaterra dejó de ser popular, entonces, las clases populares ahora se reúnen en los pubs y allá se pueden ver hasta unas 30 riñas por noche, pero en el registro de las autoridades no queda como un conflicto asociado al fútbol, sino por alcohol”, explica Alejandro Villanueva, doctorando colombiano en ciencias del deporte y experto en el tema.

Sin embargo, no solo maquillar las estadísticas fue efectivo para bajar las tasas de criminalidad relacionadas con el fútbol: el periodismo fue fundamental para quitarle la importancia, aún más, a esta problemática.

“El pacto entre los medios de comunicación y Margaret Thatcher (ex primera ministra del Reino Unido e impulsora de las medidas contra los hooligans) fue efectivo en la medida en que no se les volvió a dar publicidad a los violentos en el fútbol, no se ocultaron, pero dejó de dársele relevancia”, afirma Villanueva.

Incluso, en la Fifa se reglamentó que en las transmisiones de TV no se muestre a los hinchas ingiriendo licor en las tribunas o que cuando alguien se mete en la cancha inmediatamente se pase una repetición o se gire la cámara hacía otro lado, todo para quitarles protagonismo a los hechos violentos y que pasen como actos aislados y no como violencia asociada al fútbol.

Asociaciones políticas

Pero los ingleses no son los únicos que han causado problemas; de hecho, los mayores señalados por los desórdenes han sido los rusos. Hasta el pasado jueves, 20 personas de nacionalidad rusa habían sido deportadas, incluido Alexander Chpryguin, presidente de la asociación de hinchas rusas de fútbol, quien además es asistente parlamentario del Partido Liberal-Demócrata de Rusia, de ideología de extrema derecha.

Allí se evidencia que estos grupos de hinchas violentos también se rigen por ideologías políticas, que se nota mucho más en los países de Europa del este, como Rusia, Ucrania y Croacia. Por ejemplo, los hinchas de este último protagonizaron problemas en el juego del pasado viernes contra República Checa, y la Uefa amenazó con eliminar al país del certamen.

Grupos de extrema derecha, izquierda o centro, se reúnen en un solo lugar, y el fútbol, al reunir tantas pasiones, sumado al alcohol, hace que se presenten hechos de violencia sin importar el contexto. Y al no tener protagonismo en los medios ni en sus países, la Eurocopa se vistió como el escenario perfecto para hacerse notar y revalidar sus posiciones ante el mundo.

Por eso no es raro encontrar en la Eurocopa grupos de skinheads (cabezas rapadas), tanto de izquierda como de derecha, enfrentándose. “El fútbol, por su efecto masivo, hace posible que todos los reclamos políticos confluyan y a la vez choquen”, dice Rosembert Ariza, profesor de sociología de la Universidad Nacional de Colombia.

Sin soluciones a la vista

Después de nueve días de competencia, los problemas con los hooligans siguen, y más allá de medidas represivas, no se han planteado soluciones.

La Asociación del Fútbol Inglés pidió disculpas por lo sucedido con sus hinchas al finalizar el encuentro, cuando se enfrentaron dentro del estadio contra los rusos. Sin embargo, el presidente de la entidad declaró que las medidas de seguridad en el estadio de Marsella no eran las adecuadas.

En el mismo sentido, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, se mostró escéptico ante las informaciones de la prensa occidental y afirmó: “No entiendo cómo 200 hinchas rusos les dieron una paliza a varios miles de ingleses”.

Mientras cada cual le tira la responsabilidad a uno y otro, el torneo de fútbol más prestigioso de Europa sigue empañado por la violencia de algunos dentro y fuera de los estadios. Las medidas de seguridad no parecen suficientes, y habrá que esperar que no suceda una tragedia en lo que queda de competencia.

Por ahora, la Eurocopa continúa, y cuando Francia estaba pendiente de que no se repitieran atentados terroristas durante el evento, se encontró con una horda de hinchas violentos que en vez de cantar goles hacen rechinar el piso con la cantidad de vidrios rotos.

CAMILO MANRIQUE V.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @camilomanriquev

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.