'El Gobierno alista un ambicioso bloque de proyectos y reformas'

'El Gobierno alista un ambicioso bloque de proyectos y reformas'

Acuerdos de paz, eje de la próxima legislatura, anuncia el ministro Juan Fernando Cristo.

notitle
18 de junio 2016 , 07:13 p. m.

Nadie creía que este joven nortesantandereano tendría ni las condiciones de luchador ni las agallas para enfrentarse a un Congreso multipartidista, con una oposición como la del expresidente Álvaro Uribe.

Una experiencia de apenas dos años como ministro del Interior y la carencia de grandes pergaminos de constitucionalista no parecían indicar que lograría con su destreza política sacar adelante en el Congreso nada menos que las reformas constitucionales y legales que presentó el presidente Santos para transformar al país.

Juan Fernando Cristo, exconsejero presidencial de comunicaciones bajo Ernesto Samper y exviceministro de relaciones del canciller Rodrigo Pardo, se convirtió en el gran escudero del presidente Juan Manuel Santos y en uno de los arquitectos de diseño institucional para la paz.

En esta entrevista resume lo que el Gobierno logró en la legislatura que terminó y presenta el gigantesco bloque de proyectos sobre la paz que se alista para la próxima.

Entre los grandes proyectos que aprobó el Congreso está el Código de Policía. ¿Qué grandes novedades incluye el nuevo código?

Desde 1970 tenemos las mismas normas de policía y convivencia. Y hay muchas conductas nuevas que no están contempladas. Además, las multas son irrisorias. Se tipificaron nuevas conductas y se actualizaron las multas. El código apunta más a la prevención y a la disuasión que al castigo. Algunas medidas novedosas son: la Policía podrá desactivar la fuente del ruido cuando en las fiestas se afecta al vecindario; eso no lo puede hacer hoy.

Se debe anunciar a la Policía la apertura de cualquier establecimiento de comercio nuevo, para evitar, por ejemplo, que se abra un club nocturno en zona residencial. Los establecimientos que comercialicen celulares o tarjetas de celulares hurtados serán cerrados definitivamente. Se establecerán medidas de control y requisitos de comercialización de minerales para luchar contra la minería ilegal. Se establecen protecciones adicionales a las zonas de especial importancia ecológica, para garantizar protección animal y ambiental. Son muchas más las medidas. Haremos una campaña de divulgación del código y capacitación a todos nuestros policías.

En general, ¿cuáles nuevas leyes usted destacaría?

El acto legislativo para la paz, el plebiscito, el nuevo Código de Policía, la marihuana para uso medicinal. También, la de los directores de las llamadas ESE (hospitales), que ahora serán nombrados por alcaldes y gobernadores; la ley de cero a siempre, para atender a la niñez menor de 5 años, y la ley contra el maltrato animal. Igualmente, la prórroga de la ley de detención preventiva, la prohibición al Icetex de hacer cobros prejurídicos a deudores, la ley para promover industrias creativas, la de la lucha contra pobreza extrema y la modificación a la ley de orden público.

Otro tema aprobado: la ley sobre detenciones preventivas. ¿Qué va a pasar?

Son miles los colombianos que se encuentran detenidos en las cárceles sin que se les haya resuelto su situación jurídica.

¿Cuántos colombianos viven en esa situación?

Según datos del Inpec, son 18.100. Si no se hubiera aprobado la ley en este período, todos hubieran tenido derecho a salir a partir del 7 de julio. Más de 9.500 de los detenidos por delitos graves no podrán salir ahora, y 8.500 detenidos por conductas menos dañinas podrán comenzar a solicitar su libertad a partir del 7 de julio, pero tienen que cumplir con requisitos adicionales para este beneficio.

Como el año de plazo se cumple este mes, ¿qué va a pasar?

Tenemos que combinar un tema garantista para que la gente no siga detenida sin que se le resuelva su situación y, al mismo tiempo, garantizar que delincuentes peligrosos que están en esa situación no salgan por la lentitud de la justicia. Lo que hicimos con esta ley fue dar un plazo de un año más. Hay muchos detenidos por inasistencia alimentaria, por calumnia e injuria, por lesiones personales, que no son detenidos de alta peligrosidad y que siguen presos con detención preventiva sin que se les resuelva su situación jurídica.

Sobre detenciones preventivas, ¿qué fue lo que ocurrió en el Senado?

En la Cámara, en la discusión de ese proyecto, se incluyó una proposición que fue aprobada en donde se señala que, cuando exista un testimonio con base en el cual se proceda a la detención preventiva, no se podrá proceder a decretarla si ese testimonio no es corroborado por algún otro medio de prueba. Uno entiende que se han presentado casos muy sonados por falsos testigos dentro del sistema penal acusatorio y que ese tema hay que abordarlo para evitar que se sigan presentando esas situaciones, pero lo peligroso es tratarlo a la ligera, sin revisar toda la política criminal, sin la participación de la Fiscalía.

Era un paso peligroso que se pretendió aprobar también en el Senado. Afortunadamente, tras un debate serio, se corrigió esta idea y se decidió conformar una comisión que vamos a instalar esta semana con penalistas reconocidos, con las mesas directivas del Congreso y los ministerios de Justicia y del Interior. Se va a preparar una iniciativa legal que, de manera seria, estructurada y profunda, pueda abordar el tema de los testigos falsos sin afectar la utilidad que tiene hoy en día la colaboración de los testigos y el principio de oportunidad.

¿Quiénes serán los miembros?

Va a coordinar el Ministro de Justicia y hará parte el Ministerio del Interior. Los expertos penalistas serán Fernando Arboleda Ripoll, Carlos Gálvez Argote y Álvaro Hernando Pérez, junto a un grupo de congresistas.

Sobre el tema de paz, ¿qué se aprobó?

Los proyectos más importantes aprobados fueron el acto legislativo para la paz, que blinda jurídica y políticamente los acuerdos de paz de La Habana, y la convocatoria del plebiscito. También, la modificación de la ley 418, con la cual el Gobierno obtiene todas las facultades para que, una vez en La Habana se firme el acuerdo, se definan las características de las zonas de ubicación de las Farc, la manera de verificar el desarme, el número de zonas y la ubicación de estas.

Serán zonas de muy poca duración, que servirán exclusivamente para proceder al desarme y la desmovilización de las Farc.

¿Cuántos guerrilleros de las Farc se ubicarán en ellas?

Son alrededor de 7.000 hombres. En ellas se procederá a la dejación de las armas.

¿Y el plebiscito?

Cuando la Corte Constitucional avale la convocatoria del plebiscito y se firmen de manera definitiva los acuerdos de paz de La Habana, con esas dos condiciones el Presidente expedirá el decreto para convocar a un plebiscito; ya es una muy buena noticia la ponencia afirmativa que recibió del magistrado ponente Luis Ernesto Vargas, lo que indica que comienza con pie derecho la discusión de la ley estatutaria en la Corte. Será una campaña corta, para que se pueda votar, con una información completa sobre los acuerdos de paz, sí o no a esos acuerdos.

Estaríamos hablando del mes de…

Pues, dependiendo de la decisión de la Corte, yo esperaría que los colombianos puedan estar votando el plebiscito antes de que termine el mes de septiembre.

¿Será fácil obtener la votación de apoyo necesaria?

Ninguna campaña es fácil, todas son complejas, y esta tiene características especiales, pero estoy convencido de que, una vez se firmen los acuerdos de paz y la gente vea que sí es posible, después de 55 años, tener un país sin las Farc, porque se van a acabar como movimiento armado, le va a apostar a la paz en Colombia. Tendremos una participación masiva. El último plebiscito se hizo en 1957 para acabar la violencia liberal-conservadora; 60 años después, los colombianos volveremos a tener la oportunidad de acabar la violencia, y yo estoy seguro de que no vamos a perder esa oportunidad de dar fin al conflicto armado con las Farc que tantas víctimas ha dejado.

Pasaremos de lejos la cifra de los cuatro millones y medio de votos, pero muy de lejos. A nadie debería dolerle en Colombia que el presidente Santos vaya a conseguir el fin del conflicto. Algunos quieren hacer aparecer que las Farc nacieron en este gobierno y con este proceso. No. Nacieron hace 60 años y desaparecerán como grupo armado gracias a este proceso de paz.

Hay quienes sostienen que la pregunta sí o no a la paz es incorrecta…

No vamos a preguntar sí o no a la paz. Eso está clarísimo. Esa afirmación es por desconocimiento o por mala fe. A los colombianos se les va a preguntar si están de acuerdo o no con los acuerdos que se firmen en Cuba.

¿Y los emblemas que han comenzado a aparecer de sí o no a la paz?

Esa es una campaña publicitaria de ciudadanos y sectores políticos que no tiene nada que ver el Gobierno ni con el plebiscito porque aún no hay campaña del plebiscito. El ‘sí a la paz’ ha sido la política de este gobierno.

¿Para qué se pidieron facultades extras al Presidente?

Fueron otorgadas por 180 días para expedir decretos legislativos con el propósito de cumplir los acuerdos de La Habana. No puede reformar la Constitución ni puede expedir leyes estatutarias ni leyes orgánicas

¿Qué tipo de decretos podrá expedir?

Desarrollo agropecuario, reestructuración de entidades del Estado, traslados presupuestales, fortalecimiento de institucionalidad en las zonas de conflicto, entre otros. Habrá muchas medidas para cumplir la agenda de La Habana.

¿En qué consiste la incorporación al bloque de constitucionalidad de los acuerdos?

Se incorporarán solo después que los colombianos hayan votado el plebiscito. Seguramente, la primera ley que se va a tramitar por el procedimiento legislativo especial es la que incorpora los acuerdos especiales al ordenamiento jurídico colombiano. Esa ley tendrá que ser revisada por la Corte Constitucional. Se ha estado tratando de distorsionar la realidad, con afirmaciones de que estamos saltando la Constitución, cuando todo pasará por la revisión de la Corte Constitucional, que ha demostrado su independencia y autonomía históricamente.

Ese cuentico del golpe de Estado se lo inventaron como una frase efectista que no tiene ningún sustento real. ¡Usted cómo puede hablar de golpe de Estado cuando no se va a poder avanzar en estos acuerdos si los colombianos no votan por plebiscito, cuando todo va a pasar necesariamente por el Congreso y por la propia Corte Constitucional! Serán los colombianos los que tengan la última palabra en las urnas, no con recolecciones de firmas que nadie revisa ni certifica.

¿Qué proyectos alista para la nueva legislatura?

Todo el Gobierno está preparando el más ambicioso paquete de proyectos y de reformas que se haya tramitado en la historia del país. Todos, sobre los acuerdos de paz; ese va a ser el eje central de la legislatura.

¿Sobre qué temas concretos?

Desarrollo agropecuario, reformas políticas, sistemas de partidos, estatuto de oposición, financiación de campañas, fortalecimiento de partidos, circunscripciones especiales que se crean en los acuerdos para las zonas de conflicto armado. Será todo un paquete de participación en política.

Obviamente, otro tema será la justicia especializada y la transicional, el proyecto de ley que incorporaría acuerdos al bloque de inconstitucionalidad y el temas de víctimas. Todo el desarrollo del proceso de paz requerirá un número muy importante de leyes y de reformas constitucionales. Todo se presentará después del plebiscito.

Lo que viene es una gigantesca ofensiva legislativa que durará máximo un año. Yo esperaría que, antes de finalizar el 2017, todas las reformas constitucionales y legales necesarias se hayan tramitado y comiencen a aplicarse. Este será el acuerdo de paz más democrático y con mayor dosis de justicia que se haya suscrito en el mundo.

¿Hay equipos especiales trabajando en esos proyectos?

Ya instalamos una mesa de trabajo con todos los partidos políticos. Invitamos también al Centro Democrático, pero lamentablemente no asistió. Con los partidos de las minorías y de las mayorías, con los que tienen asiento en el Congreso y con los que no lo tienen, con los que están en la oposición y los que están en el Gobierno.

Asistieron el Polo, los ‘verdes’, Mais, los indígenas, Marcha Patriótica, Unión Patriótica, Opción Ciudadana, ‘la U’, el Partido Liberal, Cambio Radical, el Partido Conservador. Con ellos empezaremos a preparar las que serían las reformas políticas y electorales para construir la visión del nuevo Estado.

¿Para discutir qué puntos?

Las reformas constitucionales y legales para cumplir los acuerdos de La Habana; reformas para consolidar un país mucho más justo, más equitativo y una democracia más profunda, incluyente, con oportunidades para todos en Colombia.

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.