Cierran vertimientos de aguas residuales de 4 colegios del norte

Cierran vertimientos de aguas residuales de 4 colegios del norte

Secretaría de Ambiente afirma que estaban contaminando aguas de los humedales.

notitle
17 de junio 2016 , 11:46 a. m.

La medida fue aplicada al Gimnasio Campestre La Sallete, Colegio Bilingüe Richmond (sedes bachillerato y primaria), Gimnasio Pepa Castro y Colegio Emilio Valenzuela. También se incluyó en la medida a la empresa F.M.L. Ingenieros y Cía.

El informe de la entidad indica que los vertimientos de aguas residuales se suspendieron, pues los sancionados no estaban cumpliendo las normas ambientales y sus descargas estaban afectando el sistema de humedales con aguas residuales que contenían grasas, detergentes y materiales orgánicos.

La orden es que los colegios y la empresa suspendan todo arrojo a los cuerpos de agua y que obtengan un permiso de la Secretaría de Ambiente que garantice que sus aguas residuales no sean contaminantes.

La Secretaría de Ambiente recordó que las entidades que no atiendan la suspensión de sus vertimientos de manera inmediata agravan el proceso sancionatorio.

Las multas por no cumplir las normas ambientales pueden llegar a 3.500 millones de pesos.

¿Qué dicen los colegios?

Los colegios que fueron intervenidos por la Secretaría de Ambiente porque, al parecer, estaban vertiendo aguas residuales de manera irregular al humedal Torca Guaymaral, recibieron con sorpresa el operativo de esta Entidad.

Según manifestó Leonardo Sarabia, rector del colegio Gimnasio Campestre La Sallete -uno de los afectados-, al momento del operativo se encontraban gestionando una autorización de vertimientos. “Ante la Secretaría de Ambiente se solicitaban permisos de vertimientos que debían renovarse con el paso del tiempo, nosotros el día del operativo fuimos notificados de la negación del permiso para este año”, contó Sarabia.

Esta persona agregó que “nos sorprendimos por la manera en cómo se hizo el operativo, no advirtieron ni dieron tiempo para corregir lo que hubiera lugar, hay unos parámetros para verter las aguas y nosotros hicimos las adecuaciones mejorando la infraestructura y hubo análisis químicos de entrada y salida de agua que decían que no se estaba contaminando”, contó.

Alicia de Becerra, fundadora y directora del colegio Bilingüe Richmond -otro de los intervenidos- fue enfática en rechazar la medida de la Secretaría de Ambiente. “Hace como ocho años construimos una planta de aguas residuales, nos costó 200 millones de pesos y no es algo artesanal, es una planta de última tecnología. El agua que vertimos sale con una pureza del 97 por ciento”, manifestó.

Al preguntarle sobre si contaban con un permiso de la Secretaría de Ambiente para realizar este vertimiento respondió que “desde hace ochos años estamos pidiendo que se nos dé el permiso respectivo, pero no se ha podido”, lamentó.

Sin embargo, pese a que las noticias no son positivas para estos colegios, el rector del colegio La Sallete aplaude que se esté protegiendo el ambiente. “Lo que entendemos como colegio es que si estamos educando debemos ajustarnos a la ley, nos parece bien, pero nos parece que debieron darnos un tiempo para poder adecuarnos, estamos tomando las medidas, se taponaron las salidas de agua mientras se compra la planta de tratamiento”, concluyó.

BOGOTÁ

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.