Cierre de plantas de beneficio traerá grave problema de salud pública

Cierre de plantas de beneficio traerá grave problema de salud pública

La Gobernación reiteró ayer su llamado al Gobierno para que dé un año más para adecuar las plantas.

notitle
17 de junio 2016 , 08:30 a. m.

Incertidumbre y temor. Esas son las dos palabras que definen el momento que atraviesa la mayoría de plantas de beneficio de Antioquia, en vista de que cada vez está más cerca el 8 de agosto, día en el que se vence el plazo límite que determinará si siguen funcionando o si se cierran.

Si no demuestran cumplimiento de los requisitos exigidos por el Decreto 1500 de 2007 ya no podrán seguir prestando los servicios que permiten el abastecimiento de carne en el departamento. Y son muchas las que no lo hacen, pese a que no se conoce el número exacto de las que podrían cerrar.

Según el secretario de Agricultura de Antioquia, Jaime Alberto Garzón, pese a que el decreto existe desde el 2007, solo el año pasado se hizo convocatoria pública para revisar cuáles plantas querían seguir en funcionamiento. El total, se postularon 62 y, tras ser evaluadas, solo 23 cumplieron con los estándares mínimos.

Estas 23 plantas entraron al Plan de Racionalización y hay nueve más que no se acogieron al Plan, pero expresaron que cumplirían con las exigencias antes del 8 de agosto.

Pero, ¿qué significa cumplir con todos los requerimientos del Decreto 1500? Frigocolanta, una planta de 450 empleados ubicada en Santa Rosa de Osos, Norte de Antioquia, es ejemplo de ello.

Entrar a sus salas de operación requiere que sus empleados porten todos los implementos de seguridad, tales como casco, chaqueta y pantalón de lana para las bajas temperaturas, botas y guantes, así como cumplir con un estricto proceso de higienización.

Médicos veterinarios inspeccionan a los animales antes y después de su muerte para determinar si el producto tiene patologías que puedan afectar la salud de los consumidores.

Al morir, los animales son enviados sin piel, vísceras, cabeza ni extremidades anteriores y posteriores a una cava que les permite pasar de una temperatura de 38 grados centígrados, a 25. Posteriormente, en otro proceso, deben lograr los siete grados.

La cadena de frío, uno de los procesos más costosos, es fundamental dentro de los requisitos del decreto. Por ello se debe garantizar que el desposte (cortes de la carne) se haga garantizando los 7 grados centígrados. Más adelante, la carne cortada se empaca al vacío y pasa a una cava que tiene una temperatura entre cero y cuatro grados centígrados.

“La norma exige que cada especie (reses y cerdos) debe tener una cava de almacenamiento. El producto empacado al vacío tiene 60 días de vida útil, si se rompe la bolsa, ya solo tiene ocho días de vida útil. Cada empaque tiene fecha de producción, de vencimiento y lote para identificar cuando se benefició, despostó y empacó el animal”, explica Marcos Alberto Brugés, coordinador de Producción de la planta.

Asimismo, indica que están habilitados para exportar a varios países como Venezuela, Chile, Rusia, y Jordania, aunque solo han hecho exportaciones a Curazao.

Tener procesos con altos estándares de calidad como los de Frigocolanta no es sencillo. Esta planta cuesta alrededor de 70.000 millones de pesos y tiene capacidad para beneficiar (sacrificar) y despostar alrededor de 250 animales cada día.

Consideran que el decreto no es equitativo

En este punto radica la gran dificultad de muchas de las plantas de beneficio del departamento. Muchas de ellas operan solo en un municipio o abastecen los municipios cercanos, por lo cual no poseen capacidad financiera para hacer las adecuaciones que exige el decreto.

De las 23 plantas que se acogieron al Plan de Racionalización, manifiesta el Secretario de Agricultura, solo nueve presentaron el presupuesto que necesitan para adecuarse. Para lograrlo, “el Departamento cofinancia el 80 por ciento y cada Municipio el 20 por ciento, esto sumaría alrededor de 21.000 millones de pesos”, apunta.

Uno de esos casos es el de la planta de Copacabana, la cual tiene 110 empleados y una capacidad para beneficiar 100 animales diarios, en promedio. Esta ya hizo una inversión de un poco más de 2.000 millones de pesos, con apoyo del Departamento, para adecuar cuartos fríos y sistemas eléctricos. Aun así, van en la mitad de camino para cumplir a cabalidad el Decreto 1500 y requieren otra suma de 4.000 millones de pesos para lograrlo.

 

Al cerrar la planta de Copacabana, 110 personas quedarían sin empleo.

“Los alcaldes no están preparados para sacar sumas tan cuantiosas. El 8 de agosto se cerrarían el 80 por ciento de plantas, no solo del departamento sino del país. Pensamos que no se debería aplazar el decreto por otro año, como pide el Gobernador, sino que se modifique porque no da un tratamiento equitativo a las plantas según sus capacidades”, sostiene Luis Alberto Díaz, director General de la planta.

Además, anota que aunque tienen una planta que no está preparada para la exportación, sí lo está para atender los consumos locales, tal como lo han hecho durante más de 40 años, con condiciones de inocuidad.

Incluso Burgés considera que es muy difícil para plantas pequeñas cumplir con estándares como los de Colanta, que se certificó hace tres meses y está habilitada para exportar a varios países, algo que a las plantas de la mayoría de municipios no les interesa hacer.

Para el Secretario de Agricultura, además de las cadenas de frío, en estas plantas también falta fortalecer el tema del tratamiento de aguas, un proceso costoso que requiere inversiones muy altas.

El cierre inminente de las plantas que no cumplan el decreto es una de las mayores preocupaciones actuales para las autoridades del departamento, pues esto generaría graves problemas de salud pública. Como indica Garzón, aumentaría el sacrificio clandestino en los mismos potreros u otros lugares no aptos y hasta podría dispararse el comercio de carne como la de caballo.

Además, en vista de que Antioquia es un municipio tan extenso, muchos municipios quedarían a grandes distancias de los lugares en los que se puede beneficiar, esto implicaría un gran aumento de los costos. “Nosotros hicimos un plan de contingencia de tal manera que se lograra abastecer a los municipios más cercanos a las plantas de beneficio, pero aun así hay algunos lugares que quedan a 120 kilómetros de estas”, explica el Secretario.

Según este plan, que se basa en el supuesto de que las plantas sigan funcionando después del 8 de agosto, habría dos en el Magdalena Medio, tres en el Nordeste (dos de autoconsumo), una en el Bajo Cauca, una en Urabá, tres en Occidente (una de autoconsumo), siete en el Suroeste, tres en el Oriente, tres en el Norte (dos de autoconsumo) y 10 en el Valle de Aburrá.

Además, todos los consultados para este artículo consideran que uno de los errores es que en años pasados se invirtieron grandes cantidades de dinero en la construcción de plantas de beneficio en municipios muy apartados en las regiones, lo que dificulta abastecer lugares cercanos, tal es el caso de Sonsón y Urrao.

Entre tanto, el pasado 16 de junio en la Asamblea Departamental se debatió el tema y la Gobernación de Antioquia reiteró su propuesta al Gobierno Nacional hecha para que se dé un año más para adecuar las plantas y que se cree un fondo tripartita en el que participen el Departamento, la Nación y los municipios.

Esta propuesta será estudiada por cinco ministros el próximo 21 de junio, para darle una respuesta al Departamento.

Actualmente, expresa el Secretario de Agricultura, Antioquia es el único departamento que ha presentado un plan organizado para adecuar las plantas de beneficio. Asimismo, es el que más sacrificios hace en todo el país, por lo cual su contribución de impuestos es significativa.

“Los impuestos por degüello se dividen, 10 por ciento se distribuye en partes iguales entre los municipios del departamento, 20 por ciento va para el Fondo Especial de Rentas Departamentales y 70 por ciento para cofinanciar programas y proyectos de inversión al plan de modernización de la ganadería”, concluye.

Heidi Tamayo Ortiz
Redactora de EL TIEMPO
heitam@eltiempo.com
@HeidiTamayo

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.