Rechazo

Se trata de despreciar, de despojar al otro. "Es gay...", se repite en voz baja.

notitle
16 de junio 2016 , 08:35 p. m.

Se susurra como un guardado, como un pero: “es gay...”. Se repite en voz baja porque el odio sigue siendo el mismo de los tiempos en que ser homosexual se pagaba con cárcel, “es marica...”, pero en la teoría de hoy al menos está mal visto –no tiene sentido ni tiene defensa– rechazar a una persona por su orientación sexual: es rechazar a una persona por vivir su vida dentro de la ley. “En la teoría de hoy”, digo, porque en la práctica sucede la brutal masacre en Pulse, el club gay de Orlando; Isis aprovecha para repetir que los homosexuales no tienen derecho a existir; y en Colombia un cobarde de aquellos –un virulento cliché de red social llamado @joeyspardy– se permite a sí mismo escribir “anoche soñé que yacían los cuerpos de los señores @clopezanalista y @ginaparody en #PulseNightclub”.

Se refiere a las dos políticas más que competentes por las que he votado sin arrepentimientos: la senadora Claudia López, la ministra Gina Parody. Desde la trinchera del anonimato, con el odio del tuitero que amenazó de muerte a Alicia Arango por pensar lo que piensa, @joeyspardy juega a recordar la orientación sexual de las dos –que las dos han vivido, en nombre de todos, sin complejos– como un pretexto para su propia violencia: el camino largo es comprender que el otro es otro, que nadie es su estigma ni su caricatura y el vecino también vive una vida, pero el homófobo, igual que cualquier lapidador que tema a la compasión como a la nada, depende de aferrarse a su personaje, de negar hasta las últimas consecuencias que “prójimo” es incluso aquel que parece tan lejos.

No es un lobo solitario. Si el periodista Pascual Gaviria escribe en Twitter “luego de la matanza en Orlando, ¿senadores del Centro Democrático (por ejemplo Alfredo Ramos) seguirán con ataques homofóbicos a colegas?” es para denunciar que el mundo de hoy es un escenario plagado de personajes traicionados por sus prejuicios en vivo y en directo, y es usual que sean los políticos, que envidian la popularidad de los tuiteros, quienes llamen a la discriminación: a la exministra Marta Lucía Ramírez, que quiere ser Presidenta de Colombia, le pareció que la frase “un portero de un edificio tiene más respetabilidad que ellos dos...” era la manera más efectiva para insultar tanto al presidente como a la presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela. ¡Patrones del mundo: uníos!

Se trata de despreciar, de despojar al otro. Se trata de dejarlo sin nombre ni apellido ni señas particulares: “es gay...”. No por nada el periodista de la CNN Anderson Cooper, que un día aclaró su orientación sexual pero solo para que nadie pensara que le daba vergüenza ser homosexual, pronunció los nombres completos de las 49 víctimas de la masacre e hizo un breve retrato de cada una frente a la cámara: el oficio de estos verdugos, que no solo son los desquiciados armados, sino también los bocones impunes, es el oficio de fingir que ciertos hombres valen más, que ciertas personas son sombras sin pasado ni presente ni futuro, y Cooper, que es un buen narrador, se sabe en la obligación de devolverle el valor a cada vida.

Es increíble, sí, pero rechazar la homofobia no es una obviedad, aún hoy se da esa enfermedad que hace ver enfermos a los otros, y aún hoy –detrás del Procurador que cree que la homosexualidad es una ideología, del concejal de la familia que invita a “huir del homosexualismo”, de la senadora que reúne firmas contra la adopción igualitaria– se atizan las brasas de la violencia con tal de que el mundo sea el viejo mundo.

Es increíble, sí, pero habrá que seguir retratando a todos los que somos, uno por uno, a ver si un día el único estereotipo es la vida, y un día es obvio que odiar es odiarse a uno mismo.


Ricardo Silva Romero

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.