Averías en caja negra prolongan misterio del avión de Egyptair

Averías en caja negra prolongan misterio del avión de Egyptair

El grabador de voz fue encontrado en pedazos, por lo que dificultaría las labores de investigación.

notitle
16 de junio 2016 , 08:10 p. m.

Una de las dos cajas negras del Airbus A320 de Egyptair fue hallada este jueves en el Mediterráneo, casi un mes después del siniestro, y su análisis podría contribuir a esclarecer las causas de la catástrofe.

El grabador de voz “fue hallado en trozos”, según un comunicado de la comisión egipcia, por lo que los expertos se enfrentarán a una mayor dificultad para extraer las informaciones registradas en su interior.

Pero los investigadores pudieron “recuperar la parte que contiene la memoria del aparato, y que es la parte más importante del grabador”, según el texto.

Esta caja negra, que funciona como un magnetófono, suele contener hasta dos horas de conversación. Incluye las voces del comandante de vuelo y del copiloto, las comunicaciones entre la cabina, el jefe de cabina y los auxiliares de vuelo e incluso los ruidos de fondo en el avión. (Lea también: La alarma de bomba en uno de los aviones era falsa: Egyptair)

Si bien esta información será valiosa, más lo es todavía la que conserva la otra caja negra: los datos técnicos de los sensores del avión como su altura, posición o la situación de sus diversos componentes.

La Fiscalía egipcia ordenó entregar la caja negra a un comité técnico “para recuperar y analizar las conversaciones”, según el comunicado. Este importante hallazgo fue posible gracias al equipo del John Lethbridge, un barco de la compañía francesa Deep Ocean Search (DOS). La agencia francesa de investigación y análisis para la seguridad en la aviación envió este jueves un investigador a El Cairo para ofrecer “consejo técnico en la lectura del grabador”, dijo la agencia.

El miércoles por la noche, la comisión de investigación había anunciado el hallazgo de restos de la cabina en el fondo del Mediterráneo. Estos restos se localizaron gracias a las fotografías de un robot submarino en la zona del litoral egipcio donde, en la madrugada del 19 de mayo, se estrelló el avión que volaba de París a El Cairo con 66 personas a bordo. La búsqueda se lleva a cabo a unos 290 km al norte del litoral egipcio, entre Creta y Egipto, a una profundidad de unos 3.000 metros como máximo, según los investigadores.

Inicialmente, Egipto barajó un atentado, pues siete meses atrás había estallado una bomba a bordo de un chárter que despegó de la localidad turística de Sharm el Sheij con 224 ocupantes, en su mayoría turistas rusos. El hecho le dio la vuelta al mundo por ser uno de los primeros grandes ataques del Estado Islámico (EI) –quien se atribuyó el atentado– a Egipto.

¿Un accidente?

El vuelo MS804, que despegó de París el 18 de mayo desapareció de los radares a una altitud de 11 km sobre el Mediterráneo cuando acababa de entrar en el espacio aéreo egipcio.

Justo antes de la desaparición, y durante dos minutos, el sistema de transmisión indicó la activación de diez alarmas a bordo. Señalaban la presencia de humo en la cabina y en un baño, e informaba de una avería en el ordenador encargado de los mandos. La comisión de investigación, respaldada por investigadores franceses y expertos de Airbus, confirmó el lunes pasado que el aparato efectuó un giro de 90 grados a la izquierda y después de 360 grados a la derecha, probablemente antes de estrellarse.

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.