Los villanos de Batman entran al teatro sensorial

Los villanos de Batman entran al teatro sensorial

El Teatro Cádiz presenta la obra 'Asylum - Voces DeMentes', de Fabián Acosta.

notitle
16 de junio 2016 , 05:42 p. m.

Fabián Acosta empezó a caminar los senderos del teatro en un sótano. Cuando era estudiante trabajó con el maestro manizaleño Enrique Vargas en los sotanos del auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional, en el llamado Taller de Investigación de la Imagen Dramática.

Allí, Vargas empezó a consolidar la técnica del teatro sensorial, basado en piezas por recorridos con una intensa participación del público, que finalmente hizo ebullición con El hilo de Ariadna, uno de los acontecimientos más importantes del teatro colombiano de la década de 1990.

Hace un par de años, Acosta volvió a un sótano. Esta vez el del Teatro Cádiz para empezar a desarrollar su propio camino con el teatro sensorial. Así nació la obra Asylum - Voces DeMentes, que está en temporada los viernes.

“De alguna manera, a todos nos marcó la vida ese proceso inicial con Enrique. No todos están realizando actividades alrededor del tema; a mí siempre me quedó rondando en la cabeza y con Asylum fue como el desquite, el ‘yo sí puedo’ ”, cuenta Acosta sobre la motivación de crear esta obra.

En Asylum, tal como en las obras de Vargas, todo parte de una pregunta: ¿dónde quedan nuestros sueños de infancia y dónde queda el tiempo que perdemos haciendo cosas que no nos gusta hacer?

Acosta inició una investigación dramatúrgica en la que apareció el universo de los villanos de Batman, esos personajes implacables y llenos de locura como El Guasón, El Acertijo, La Hiedra Venenosa...

“Me pareció muy interesante porque de alguna manera nacía otra pregunta, y es ¿qué hacen estos villanos cuando no están trabajando? Igual son seres humanos, duermen, comen, no están 24 horas haciendo maldades. Era entrar en ese mundo de esos personajes, que están enfermos de algún modo, pero deben tener una vida cotidiana”, añade.

El director se inspiró en el manicomio de Arkham –en el que están recluidos los criminales de Gotham, la ciudad de Batman–, para crear el laberinto en el que se desarrolla la pieza. Los espectadores, que entran cada cuatro minutos, recorren doce escenarios, que están habitados por estos villanos.

Acosta cuenta que la exploración de la vida de estos seres fue haciendo que la historia se ubicara en un contexto más cercano y urbano.

“Lentamente nos fuimos acercando más a personajes cotidianos de un asilo de locos, en el que hay seres humanos que piensan, sueñan, que gastaron su tiempo en encontrarse y finalmente se perdieron en su cabeza... Son personas del común cuyo álter ego es un villano, pero sigue siendo el señor de la ferretería que se volvió loco o la científica que está allí”, asegura.

Más allá del dispositivo escénico que requiere una propuesta teatral de este tipo y de la preparación especial que llevan a cabo los actores, el espectador termina siendo el protagonista de la historia.

“En el teatro sensorial, el público no es espectador pasivo sino activo; entonces, lo que hacen los personajes todo el tiempo no es representar una historia como tal sino provocar a los asistentes para que construyan la suyas con sus recuerdos”, añade.

Funciones
Viernes, desde las 6:30 hasta las 8 p. m. Entra un espectador cada cuatro minutos. Teatro Cádiz. Cra. 37 n.° 24-30. Tel. 269-0492. 30.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.