Al 'clan Úsuga' le han incautado medio billón de pesos en bienes

Al 'clan Úsuga' le han incautado medio billón de pesos en bienes

Fiscales de Extinción de Dominio ocuparon 286 bienes de la banda. Hay fincas que fueron de las Auc.

notitle
15 de junio 2016 , 10:06 p. m.

La banda de ‘los Úsuga’ va camino de convertirse en la organización armada ilegal a la que las autoridades le han incautado más dinero, gracias a operaciones y acciones de extinción de dominio.

La cifra es muestra también del enorme poder económico del clan criminal controlado por Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel. En el último año,  con un valor de al menos medio billón de pesos, que estaban a nombre de integrantes o testaferros de esa organización criminal.

De la importancia de los golpes dan alguna idea dos datos: en el Fondo de Reparación de las Víctimas, que debía nutrirse con el dinero entregado por exparamilitares beneficiados por la Ley de Justicia y Paz, los bienes apenas llegan a los 200.000 millones de pesos y muchos están en condiciones de abandono. Las cuentas de lo incautado a la guerrilla en toda la historia –sin incluir la recuperación de baldíos de la Nación– no llegan a los 100.000 millones.

Esta semana, en la segunda fase de la operación realizada por 20 fiscales de la Dirección de Extinción de Dominio, fueron ocupadas 53 casas y fincas, 23 lotes, 9 locales. Además, fueron incautados 16 vehículos y 184 caballos en Córdoba, Antioquia, Sucre y Urabá, avaluados en 203.000 millones de pesos. Las fincas servían de corredor estratégico para el movimiento de droga y armas, y algunas de ellas figuran hace décadas en el mapa del crimen en Colombia. En los primeros operativos, el año pasado, los investigadores habían llegado hasta 179 bienes del núcleo más cercano a ‘Otoniel’. Estos primeros bienes valen 250.000 millones.

La nueva fase se concentra en las fortunas de sus principales lugartenientes: César Daniel Anaya Martínez, alias Tierra, capturado en octubre del 2014 y quien tenía una pistola con incrustaciones de diamante; y Luis Orlando Padierna Peña, alias Inglaterra, prófugo y por el que se ofrecen 500 millones de recompensa.

El fiscal encargado, Jorge Fernando Perdomo, afirmó que vienen nuevos golpes. Las incautaciones contra ‘los Úsuga’ son solo comparables con las que se hicieron contra Daniel el ‘Loco’ Barrera, a quien las autoridades le incautaron 822 bienes avaluados también en medio billón de pesos. Sin embargo, esto se hizo en ocho años.

Uno de los predios que estaban en manos de ‘Tierra’, que hasta el 2005 fue mano derecha de Salvatore Mancuso, está en Turbo, Antioquia, y allí se vio recientemente a Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, el segundo de la banda, con ‘Inglaterra’ y otros altos lugartenientes. Otra de las fincas ocupadas está en Chigorodó y era usada como campamento de hombres fuertemente armados y uniformados con camuflados. Lo que está claro a partir de las últimas incautaciones es que estos bienes eran de los paramilitares y que nunca fueron entregados a las víctimas, a pesar de los compromisos del proceso de paz de las Auc con el gobierno de Álvaro Uribe.

En el predio que le fue ocupado a ‘Inglaterra’, dice el expediente, funcionó un centro de operaciones del bloque Bananeros, pero nunca antes había sido detectado por las autoridades.

A nombre de Maribel Cano, excompañera sentimental de ese capo, aparecen en Chigorodó y Carepa dos bienes que en el pasado fueron de la Asociación de Servicios Especiales de Vigilancia privada de Urabá, una de las Convivir que, según la Fiscalía, eran en realidad fachada de los paramilitares.

“Estos bienes fueron adquiridos por los grupos delincuenciales que operan en Urabá con recursos derivados del narcotráfico, desplazamiento, secuestro, tráfico de armas, entre otros”, se lee en el expediente.

La herencia de los paramilitares

La investigación encontró en manos de 'los Úsuga’ bienes que fueron entregados por el liquidado Incora a los desmovilizados.

Esas tierras, situadas en Turbo, en los corregimientos de San Vicente del Congo y Pueblo Bello, dicen los investigadores, no fueron usadas como unidades productivas, sino como corredor “para planear y ejecutar actos delictivos”.

La Fiscalía señala que en la zona hay predios que pertenecieron al extraditado narcotraficante Carlos Serralde Plaza, “amigo, socio y compadre de Vicente Castaño”, los cuales hoy están a nombre de gente de ‘Otoniel’.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.