La gran cita del periodismo

La gran cita del periodismo

El balance del Congreso Mundial de Medios Periodísticos no podría ser más auspicioso.

15 de junio 2016 , 09:01 p.m.

La presencia de 730 periodistas en un mismo lugar nunca pasará desapercibida. Y mucho menos si esos comunicadores provienen de 63 países y se reúnen durante tres días en una ciudad como Cartagena. Ese fue el caso del Congreso Mundial de Medios Periodísticos, que concluyó el martes pasado en el Centro de Convenciones Cartagena de Indias, y que por primera vez en sus 68 ediciones tuvo como sede a un país de Hispanoamérica.

El balance del encuentro no podría ser más auspicioso. Los representantes de 306 empresas relacionadas con el mundo de la información discutieron sobre el futuro de esta industria, intercambiaron ideas sobre las prácticas periodísticas, además de dejarse embrujar por la magia del Caribe.

Con la coordinación internacional de la asociación de medios Wan-Ifra y el apoyo local de Andiarios, hubo talleres sobre el uso de la realidad virtual, que parece ser la próxima frontera de las noticias; predicciones sobre lo que podrían aportar los newsbots, o programas de software que envían información personalizada por demanda; análisis de los nuevos modelos de negocio implementados en diferentes plataformas y una exhibición de los productos que desarrollan marcas tan reconocidas como The New York Times, Le Monde o la BBC, así como de los principales medios del país.

Fue también el espacio indicado para reflexionar sobre la necesidad de garantizar el derecho a la libertad de expresión e información, más cuando esta se ve amenazada por embates provenientes de muy disímiles y distantes orillas. Un tema tan importante como el del compromiso de los medios con el preservar la calidad, el rigor y el apego a los cánones éticos del oficio en tiempos de profundas transformaciones por causa de la tecnología.

En la ciudad donde dio sus primeros pasos de reportero Gabriel García Márquez, su espíritu pareció omnipresente durante el evento, e incluso en las tertulias nocturnas, como ocurrió en la cena oficial del lunes, en el castillo de San Felipe de Barajas, en la que el juglar Adolfo Pacheco cantó sus versos como si contara una crónica de color recordando a su amigo Gabito. Un nuevo homenaje a la profesión que el propio escritor calificó como “el oficio más hermoso del mundo”.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.