Así vive un adulto mayor sin ningún tipo de ingreso en Bogotá

Así vive un adulto mayor sin ningún tipo de ingreso en Bogotá

En la capital, cerca del 8 por ciento de esta población se encuentra en situación pobreza.

notitle
15 de junio 2016 , 07:46 p.m.

Su casa está en una esquina de un barrio en el este de la localidad de Usme. Fue levantada a punta de latas y de un pequeño orificio sale una rosa acabada de florecer. Durante los últimos días, él y su familia han padecido frío: a alguien se le ocurrió que robarles una tabla podría significar un buen negocio.

Gerardino y su esposa llegaron provenientes de Mesitas del Colegio hace más de 30 años. Con su escaso vocabulario y una timidez que le provoca risa nerviosa, cuenta que tiene 65 años y que el único ingreso que recibe su familia es el producto de la venta de chatarra que recoge a diario en las calles de Bogotá y de unos helados de agua que prepara en su improvisada cocina de añadidos de diferentes materiales.

Con escasos 10.000 pesos que gana al día, si le va bien, compra aguadepanela y pan para darles de comer a tres de cuatro hijas que viven con él y a su esposa de 75 años, enferma de artritis y osteoporosis. La carne y los huevos no son un privilegio de todos los días, así que deben conformarse con algo de granos.

A este hombre hay algo que le duele más que vivir en la pobreza extrema: ver a su hija, enferma de parálisis infantil desde que nació, confinada a pasar sus días en la cama, sin hacer nada. Doris Adriana Cruz dice que una vez pudo hacer un curso de modistería, pero tuvo que dejar sus estudios.

“Mi único sueño es que alguien me ayude con una máquina plana y que yo pueda seguir estudiando; así podría ayudar a mis papás. No me quiero sentir así de inútil, porque ellos ya están enfermos”. Su distracción son las novelas que se emiten por un viejo televisor, pero la depresión no tarda en llegar cada tarde. Para ella es frustrante ver cómo aguantan hambre, pero su enfermedad requiere terapias y sus ojos ya deben ser intervenidos de nuevo porque tiene estrabismo, no se alinean en la misma dirección y eso le genera dolores de cabeza. “Tengo menos fuerza en una mano, camino un poco despacio, tengo problemas de tiroides, pero yo sé que si me dan la oportunidad de trabajar en la casa, lo puedo hacer”.

Una suerte similar la padece otra de las hijas de Gerardino, Nataly Cruz, de 32 años. Desde hace varios años, el único ingreso que recibe es la plata que le da una de sus hermanas por ayudarle a cuidar a su hija, porque solo con el bachillerato no ha podido conseguir trabajo en ningún lado. “Una vez trabajé quitando hebras de los sacos y colocando broches, pero luego me quedé sin el empleo. Yo no sé hacer nada más”.

Todo eso tiene enfermo a Gerardino. Las cataratas han afectado su visión y eso hace que reciclar sea cada vez más difícil. La humedad y el agua que se entran por los huecos que dejan las latas sobrepuestas han terminado por agravar la situación de María, su esposa, a quien el dolor de huesos ya casi no la deja ayudarle.

“Por eso un día cogí a llamar a los periodistas, a ver si alguno me ayudaba a contar mi historia, sobre todo para que auxilien a mi hija; no me gusta verla sufrir. Ya me siento muy cansado para ayudarla”.

Con lo único que cuenta esta familia es el predio. No tienen otro bien, pero lejos está la posibilidad de vivir en una casa digna con paredes de verdad. “Solo la cercada del lote vale mucho dinero; cuando llueve, sentimos que todo se va a caer. Eso es muy duro: aquí cuando se almuerza no se come. Todo está muy caro”, contó Nataly. Así pasan los días de esta familia a la cual la pobreza extrema y la falta de educación les ha quitado las ganas de seguir.

Lo que promete el Plan de Desarrollo

Se invertirán 617 mil millones de pesos en la atención integral a las personas mayores de 60 años en condiciones de vulnerabilidad.

Se firmará un convenio con el Ministerio de Trabajo para la entrega de apoyos económicos a más de 47 mil personas mayores de 60 años en Bogotá, a través del programa Colombia Mayor. La inversión es de $ 41.700 millones de pesos.

Se incrementará en 25 % la vinculación de personas mayores a procesos que fortalezcan sus proyectos de vida en los centros de desarrollo de la entidad, donde reciben servicios como recreación, formación, capacitación, desarrollo de talleres productivos y apoyo psicosocial.

La meta es atender a 15 mil personas mayores en los centros sociales de atención diurno del Distrito y entregar apoyos económicos a más de 90 mil personas mayores de 60 años de estratos 1 y 2.

La Secretaría de Integración Social anunció que no se cerrará ningún centro, ni se afectarán los servicios que se prestan en los 29 centros de atención integral del Distrito a las personas mayores (22 centros día, 5 centros noche, 2 centros de protección social propios), ni en los 15 centros privados con los que el Distrito tiene convenios.

Se cubrirá con apoyos económicos a 90.318 personas, que consisten en una entrega de $ 120.000 pesos mensuales.

La gran apuesta de la Secretaría de integración Social es desarrollar programas que promuevan hábitos de vida saludable, autocuidado y atención integral que vayan mucho más allá del nivel asistencial.

Para el año 2020, la ciudad tendrá más de un millón de personas mayores, lo que equivale al 14 por ciento de la población de Bogotá.

Una realidad de muchos

En Bogotá hay 902 mil personas mayores de 60 años, que corresponde al 11 % de los habitantes. En 10 años, la ciudad pasó de tener una población mayor de 506.875 personas (en el 2005) a 902.614 (en el 2015); dentro de cuatro años, el total de la población mayor será de 1’153.000 personas.

Según la metodología Líneas de Pobreza, estudio avalado por Integración Social, que se basa en los ingresos corrientes de los hogares, en Bogotá cerca del 8 por ciento de los adultos mayores se encuentra en situación pobreza y el 1,5% en la indigencia.

Don Gerardino y su familia son pobres, según esta medición, porque residen en un hogar cuyo ingreso per cápita promedio mensual anual no es suficiente para comprar la canasta básica de bienes y servicios. A otros les va más mal porque ni siquiera tienen dinero para adquirir la canasta básica de servicios, es decir, están en la completa indigencia. Esta situación puede ser peor, ya que estas cifras son del año 2011.

De acuerdo con la encuesta Sabe de 2012, en la cual investigadores realizaron un análisis basado en los adultos mayores cuyas vidas transcurrían en viviendas precarias, sin servicios básicos o hechas de materiales perecederos y cuyos miembros carecían de educación e ingresos monetarios, en Bogotá, el porcentaje de personas con 60 años y más que no tienen ingresos y viven en estratos bajos es de 6,1 %. Es decir, un poco más de 60.000 personas viven en esta condición. Otros datos preocupantes señalan que entre las mujeres mayores la pobreza es más alta, con un 9,7 %, en comparación con los hombres: 5,4 %.

Lo más sorprendente es que un gran número de personas en la vejez ofrecen a sus familias diferentes tipos de ayudas: el 88 % de los mayores dan apoyos emocionales (afecto, compañía, empatía, reconocimientos, escucha) a su familia; el 86%, instrumentales (cuidados, transporte, labores del hogar); el 79 % ofrece ayudas cognoscitivas (intercambio de experiencias, información, consejo), en tanto el 76 % da ayudas materiales (dinero, alojamiento, comida, ropa, pago de servicios).

Paradójicamente, es menor la proporción de población mayor que recibe los distintos tipos de ayuda por parte de sus familias, en comparación con la ayuda que ellos les brindan a los abuelos.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
*Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.