Así se planeó el golpe a 'los Úsuga' en el Llano

Así se planeó el golpe a 'los Úsuga' en el Llano

Durante el operativo murió Gonzalo Oquendo Urrego, conocido con el alias de La Mona.

13 de junio 2016 , 10:41 p.m.

Por 10 días, efectivos de la Dijín de la Policía siguieron un camión que partió desde el Urabá antioqueño rumbo a los Llanos y de allí, a los límites con Guaviare.

La verdadera carga iba encaletada. Eran 1.000 millones de pesos en efectivo para Gonzalo Oquendo Urrego, un antiguo paramilitar conocido con el alias de La Mona. Con esa plata debía ponerse al día con los seis meses de nómina atrasada de 50 miembros del ‘clan Úsuga’ enviados a esa región del país por ‘Otoniel’, máximo jefe de la banda.

La Policía permitió que el camión pasara por todos los puestos de control. El objetivo no era realizar una nueva incautación de dinero ilegal, sino ubicar el principal campamento de ‘los Úsuga’ en la zona. Allá estaba ubicado el grupo con el que ‘Otoniel’ pretendió amenazar el poder ‘los Puntilleros’, la antigua banda de ‘Cuchillo’. En poco tiempo, a través de intimidaciones, extorsiones y amenazas de muerte se habían hecho temer en la región del Ariari y habían logrado disputarles el control del narcotráfico a otras bandas y a la misma guerrilla.

El grupo, según la Policía, estaba reclutando menores y generando desplazamientos forzados de familias a través de amenazas y ataques sexuales. Por eso, neutralizar sus actividades criminales era una prioridad para los organismos de seguridad.

La ‘Mona’, de 36 años y desmovilizado del Bloque Centauros, era uno de los principales generadores de ingresos para el ‘clan Úsuga’, al que ahora las autoridades llaman ‘cartel del Golfo’ (por ser Urabá su principal zona de actividades).

“Este personaje siniestro estaba manejando alrededor de 20 o 30 millones de dólares al año”, resaltó el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

El sábado en la noche, el camión terminó su recorrido en zona rural de Mapiripán, el mismo pueblo al que hace 19 años entraron los ‘paras’ de Carlos Castaño. Casi simultáneamente empezó el fuego de ametralladoras desde tres helicópteros arpía de la Fuerza Aérea. Miembros del Bloque de Búsqueda de la Policía coparon el campamento descendiendo por soga desde los helicópteros.

La ‘Mona’ y cuatro de sus escoltas murieron en el enfrentamiento con las autoridades. Allí se produjo una captura y fueron incautados varios fusiles y granadas.

Ese poder de fuego, precisamente, marcó el banderazo para que en este caso se usara el poder aéreo, que está habilitado desde hace dos meses contra ‘los Úsuga’ y otras dos bandas.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.