Sin rastro de cinco personas tras alud en vía a Quibdó

Sin rastro de cinco personas tras alud en vía a Quibdó

En el sitio hay 75 rescatistas que buscan en dos frentes de trabajo.

notitle
13 de junio 2016 , 09:10 p. m.

Luego de cuatro días de búsqueda, aún continúan desaparecidas cinco personas que estarían sepultadas bajo toneladas de tierra que dejó el derrumbe del pasado jueves en la vía Medellín – Quibdó.

Esta es la cifra que reporta la Gobernación del Chocó tras recibir las denuncias de los familiares. La tragedia hasta ahora deja ocho muertos y cuatro heridos.

Sin embargo, los muertos podrían ser muchos más, explica el capitán Mario Uribe, comandante del Cuerpo de Bomberos de Jardín (Antioquia), que llegó a la zona el pasado domingo con 35 unidades de rescate del suroeste antioqueño.

“Hay dos motos abandonadas cerca al lugar de la emergencia que pertenecen a víctimas y nadie las ha identificado. Eso indica que habría más personas en el alud, pero nadie las ha reclamado. A lo que se le suma que hay indígenas que no han hecho la denuncia de su desaparecido de manera formal”, explica el funcionario.

En el sitio todavía hay 75 rescatistas que buscan en dos frentes de trabajo. El primero está ubicado en el lado de Quibdó y el segundo en dirección al municipio El Carmen de Atrato (Chocó), donde perro expertos marcaron cuatro puntos en los que habría cadáveres.

Pese a ello, ayer suspendieron las labores en el segundo frente, hasta nueva orden, porque hay amenaza de derrumbe, razón por la que los bomberos no pueden trabajar de forma simultánea en los dos frentes.

El equipo de bomberos se fue de la zona, pero allí continúan los indígenas y los campesinos arriesgando su vida. Nada los detiene, ni la lluvia ni la advertencia del riesgo, pues tienen la esperanza de encontrar a sus seres queridos.

Tres mujeres embera buscan con sus propias manos el cuerpo de su padre en toneladas de tierra. Ellas llevan botas pantaneras que contrastan con sus vestidos de vivos colores.

Las rodea la guardia indígena y unos 10 campesinos, que también buscan a sus familiares, desaparecidos en el alud de tierra que, según cifras de la Oficina de Gestión del Riesgo del Chocó, tiene 200.000 metros cúbicos.

Inés Velásquez, de 23 años, es una de las emberas que desafía esa montaña inestable, aún en tiempos de lluvia, para encontrar a su padre José Evelio Velásquez, de la comunidad de El 20.

Cada palada que da con sus gruesas manos para cavar en el punto donde vieron a su padre por última vez es peligrosa. Inés lo sabe, pero se arriesga, hasta que la guardia indígena la detiene, así como a sus hermanas, y les dice que ese trabajo no es para mujeres, pero ellas se rehúsan a irse de la zona.

Mientras la embera mira hacia la montaña, que tiene árboles arrancados desde la raíz, cuenta que trata de imaginar los instantes en los que la tierra se tragó a su padre, a quien otros indígenas desde sus resguardos vieron desaparecer, mientras estaba sentado justo al frente de donde cayó el derrumbe. Y tiene la determinación de encontrarlo.

Precisamente, Rafael Bolaños, coordinador de la Oficina de Gestión del Riesgo del Chocó, reconoció que los familiares de los desaparecidos han buscado con sus propias manos a sus seres queridos, pese al peligro.

“Con el tiempo, ellos se darán cuenta de que no es fácil. Uno entiende su dolor y sus ganas de ayudar, pero ellos deben ser prudentes y pensar que deben proteger sus propias vidas”, advirtió el funcionario.

Bolaños explica que los trabajos son manuales y que en la zona hay un geólogo analizando la inestabilidad del terreno para determinar cuál puede ser la mejor forma de continuar las operaciones, ya que no han usado maquinaria pesada, pues la vibración que produce el trabajo mecánico provocaría otro alud.

En esa montaña también están Luis Guillermo Betancur y Ángela María Benjumea, padres de Luis Ignacio de 23 años, que en el momento de la tragedia se encontraba con su hermano Andrés Felipe, uno de los sobrevivientes. Lea también (Sobreviviente narra cómo se salvó del alud de tierra en Quibdó).

Ambos conducían camiones de carga por la vía Medellín- Quibdó y hacía tres días estaban ‘varados’ en el sector El 20, esperando que abrieran la carretera, bloqueada por un derrumbe, justo donde cayó el alud que dejó tantos muertos.

Entre los desaparecidos también están Antonio de José Mosquera, de 53 años, afrodescendiente del sector El 20; José Bayron Mosquera, de 23 años, oriundo de El Carmen de Atrato, y Norbey Sepúlveda, de 34 años, un campesino de Andes (Antioquia).

Ya son cuatro días de larga espera para Inés, que aún guarda la esperanza de encontrar a su padre con vida, pese a la magnitud del derrumbe. Ella y los demás familiares de desaparecidos en el fondo saben que retirar tanta tierra con pico y pala, tardaría meses.

Deicy Johana Pareja M.
Enviada Especial de EL TIEMPO
Quibdó (Chocó)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.