'El licor más caro debe pagar más impuestos': viceministra de Hacienda

'El licor más caro debe pagar más impuestos': viceministra de Hacienda

Tras fuerte polémica en audiencia de este lunes, está prevista este martes votación del proyecto.

notitle
13 de junio 2016 , 08:57 p.m.

Tras una acalorada audiencia pública, este lunes, el proyecto de ley sobre impuesto a los licores está ad portas de ser votado hoy en tercer debate, en la Comisión Tercera de Senado, en medio de una fuerte polémica.

Las posiciones de los congresistas sobre el tema, van desde archivar la iniciativa, por considerarla inconveniente y violatorio de la Constitución, debido a que transforma el monopolio rentístico, que aporta recursos para la salud en las regiones, hasta los que creen que hay puntos por rescatar en la iniciativa.

El Gobierno defiende su propuesta como equitativa y la industria teme salir mal librada, por reducción en el consumo ante el incremento en los precios, por más impuestos.

Ximena Cadena, viceministra de Hacienda, ha sido una de las encargadas de defender la propuesta y así la sustenta.

¿Por qué hay que gravar los licores por grado alcoholimétrico?

La idea de definir el impuesto con una tarifa por cada grado de alcohol tiene por objetivo gravar el efecto nocivo del alcohol sobre la salud. Tomarse 2 copas de un trago con un contenido de alcohol de 20 grados tiene el mismo efecto que tomarse una copa de un trago con 40 grados de alcohol.

Sin embargo, eso no tiene en cuenta que bebidas de mayor precio deberían también pagar un mayor impuesto, por equidad. Eso es lo que el Gobierno propone: un componente ‘específico’ por grado de alcohol que grava el efecto sobre la salud y un componente ad valorem como porcentaje del precio del producto, que hace que quien consume licor más caro pague más.

Algunos integrantes del sector se quejan de que habrá tragos que pagarían hasta 100.000 pesos en impuestos. ¿Es así?

Hoy en día un ron importado puede costar cinco veces lo que cuesta una botella de aguardiente, pero paga solo el doble de impuestos. Una champaña importada de 400.000 pesos paga 3.500 pesos de impuestos. Eso equivale a menos 1 por ciento del precio. Y un vino nacional moscatel de pasas, de 10.000, paga los mismos 3.500 en impuestos, que equivale al 35 por ciento. Esto es lo que queremos corregir, porque el consumidor más rico está pagando mucho menos que aquel con menor poder adquisitivo. Al introducir un elemento ad valorem en el impuesto (del 25%), esa misma champaña importada pagará un poco más de cien mil pesos en impuestos. Y otros productos de lujo, aún más costosos pagarán más.

¿Qué tan cierto es que solo por el lado del vino, con más impuestos por pagar, se impactarían los ingresos departamentales en por lo menos $ 90.000 millones?

El proyecto de ley aumentará el recaudo por concepto de licores a nivel nacional hasta un 20 por ciento, aumentando los recursos de todos los departamentos del país. Esto se traduce en unos 300.000 millones de pesos más al año, de estos, casi 50.000 millones de pesos por consumo de vinos, para la salud, la educación y el deporte y más recursos de libre destinación para los proyectos de cada gobernación.

Con el impuesto ‘ad valorem’ se dice que lo justo sería cobrarlo sobre el precio en el puerto de entrada al país. ¿Es esto conveniente?

El precio al que entran los productos importados al país es mucho más bajo que al que se terminan vendiendo a los consumidores. Hoy tenemos whiskys premium que se venden a 80.000 pesos en las tiendas pero entran al país con precios de menos de 15.000. Lo mismo ocurre con todos los productos, en promedio reportan un precio de importación que es la quinta parte del precio que paga el consumidor.

Hay temor porque subir el precio de los licores podría incrementar el contrabando o reducir el consumo. ¿Cómo se prevendrían estos riesgos?

Firmas privadas internacionales como Euromonitor calcula que para todo el mercado de bebidas alcohólicas es alrededor del 25 por ciento. El contrabando no depende solamente del nivel impositivo: en otros países con impuestos a licores mucho más altos que lo que propone el proyecto no tienen los niveles de contrabando que nosotros enfrentamos. Por ejemplo, un whisky de 60.000 pesos paga en un país promedio de la Ocde 42.000 pesos de impuestos. Ese whisky en Colombia hoy paga solo 20.080, y con la reforma pasará a pagar 26.800. En cambio, creemos que el alto contrabando en Colombia tiene que ver con dos factores muy diferentes que queremos resolver con esta ley: reducir los costos de introducir licor legal al establecer reglas claras para su introducción, y adoptar una serie las herramientas adecuadas para prevenir, detectar y castigar el contrabando de manera efectiva que van a complementar las de la ley anticontrabando que impulsó el Gobierno.

¿Está previsto el  impacto sobre la industria ahora que se perfila como nuevo motor de la economía en reemplazo de la minería?

El proyecto tiene un gran número de medidas para proteger e impulsar la industria nacional. Por ejemplo, gracias al IVA del 5 por ciento, los productores nacionales podrán descontar el IVA que pagan sobre sus insumos. Esto en la práctica es una reducción en sus costos de producción que los hará más competitivos.

¿Al Gobierno le suena que el vino sea gravado con un impuesto por grado alcoholimétrico distinto?

Los vinos en Colombia pagan impuestos muy bajos con el régimen que está vigente, este tratamiento es regresivo si tenemos en cuenta que la mayoría de los vinos son productos de alto precio, para consumidores de alto poder adquisitivo.

Lo importante es tener una fórmula que sea adecuada como instrumento para promover la salud pública, equitativa y eficiente en recaudo.

Lo que pasó en la audiencia

Durante la audiencia pública de este lunes en el Congreso, las voces a favor y en contra del proyecto que fija el régimen propio del monopolio rentístico de bebidas alcohólicas, el senador Jorge Robledo se sumó a la petición de Iván Duque, de archivar la iniciativa. “La salvaguardia al aguardiente no protege de nada”, dijo, entre otros reparos. Mientras que María del Rosario Guerra indicó que “hay partes del proyecto que son positivas”, como el desestímulo al consumo vía precios más altos.

MARTHA MORALES MANCHEGO
ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.