Los penaltis dictan veredictos en la Liga

Los penaltis dictan veredictos en la Liga

Cuatro de las seis series finales de este campeonato se han definido así.

notitle
13 de junio 2016 , 08:39 p. m.

La serie de los penaltis se ha convertido en el gran atractivo del fútbol colombiano, bajo el sistema actual de eliminación directa. Esta definición, siempre tan dramática, le ha dado emoción a la parte final del campeonato actual: 4 de las 6 series finales que van hasta ahora se han definido por esta vía, aunque con una constante: muchos cobros fallados. Aún falta la final, en la que podría haber una nueva tanda.

El sistema de llaves se incorporó en el fútbol colombiano para reemplazar los cuadrangulares semifinales. Bajo este modelo, en el que los cuatro mejores del torneo son cabezas de serie y se cruzan por sorteo con los otros cuatro, las llaves han sido tan parejas que los penaltis han sido necesarios para definir clasificaciones; incluso, los dos finalistas, Junior y Medellín, que desde mañana disputarán la estrella, llegaron a esta instancia por esa vía.

Entre las llaves más parejas estuvo por ejemplo la de cuartos de final entre Millonarios y Junior, que se resolvió desde los once metros, a favor del cuadro barranquillero (2-4). Pero hubo casos de series que aunque se esperaban menos equilibradas, resultaron dramáticas. Es el caso de la llave entre Nacional y Águilas Rionegro. Cuando se pensaba que el equipo antioqueño no tendría problemas para avanzar, terminó sufriendo en la tanda, y gracias a su portero, Franco Armani, pasó a la semifinal, con mucha tensión.

En cuartos de final, las dos llaves que no pasaron por los penaltis fueron las de Tuluá y Santa Fe, y Medellín y Cali. Pero en la fase semifinal, el drama de los penaltis volvió a aparecer con toda su emoción.

Junior, uno de los finalistas, superó a Nacional, luego de igualar en el marcador global (1-1 y 0-0). En los penaltis quedaron 2-4. Mientras que Medellín, el otro que disputará la estrella, igualó en el global con Cortuluá (2-2), y triunfó en los cobros penaltis, que se prolongaron más de lo normal, pues cada equipo ejecutó 11 disparos y la serie terminó 8-7 a favor del conjunto antioqueño.

Penaltis, en cifras

Las definiciones desde el punto penalti han tenido una particularidad en esta recta final del torneo, pues el porcentaje de disparos acertados es tan solo del 67,8 por ciento, cifra relativamente baja si se tiene en cuenta que, en estas definiciones, el promedio suele ser mucho más alto.

En lo que va del campeonato se han cobrado en total 75 penaltis, de los que se han convertido 58 y se han fallado 17. El porcentaje de efectividad a lo largo del torneo es de 77,3 por ciento.

En las seis definiciones de la fase final se han cobrado en total 56 tiros, de los cuales se convirtieron 38 y fueron errados 18.

En el partido entre Medellín y Cortuluá del pasado domingo, por ejemplo, se fallaron siete penaltis, cuatro de ellos del Cortuluá, que a la postre le significó la eliminación, y tres del DIM.

En estas series, los protagonistas han sido los arqueros. Por ejemplo, el portero del Medellín, David Gonzáles, que estará en la final, atajó dos cobros. Mientras que Sebastián Viera, el portero del Junior, atajó solo uno en la serie contra Nacional. Sin embargo, en cuartos de final, en la serie contra Millonarios, Viera fue gran figura al atajar dos, uno a Silva y otro a Michael Rangel.

Sin duda, Viera y González son garantías de sus equipos, por si la final se debe resolver desde la misma vía de los penaltis.

DEPORTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.