La familia que con una 'app' lleva paz al campo

La familia que con una 'app' lleva paz al campo

Ginna Jiménez, de 18 años, creó Comproagro, que promueve comercialización de productos agrícolas.

notitle
12 de junio 2016 , 11:07 p.m.

El día que funcionarios encorbatados del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (Mintic) llegaron a su colegio para apoyar proyectos de negocio a través de herramientas digitales, Ginna Jiménez corrió emocionada a su casa para contarle la noticia a su familia campesina de padre ausente, mamá soltera y hermano mellizo.

Ella, de apenas 15 años en ese entonces y que cursaba décimo grado, quería participar en la convocatoria. Era el 2014 y el campo vivía una de sus repetidas crisis, debido a los altos precios de los insumos y a los elevados costos de intermediación, que incluso desencadenó un paro histórico promovido por Dignidad Agropecuaria y cuyo epicentro fue su departamento, Boyacá.

Así surgió la idea de crear una aplicación móvil para tratar de solucionar uno de los mayores problemas que enfrentan los cultivadores: las ganancias no van para ellos, sino para terceros.

(También: Colombia quiere liderar revolución de las 'apps' sociales)

El pasado 8 de abril, dos años más tarde, su idea fue reconocida como una iniciativa social de paz, en la categoría de emprendimiento y generación de empleo, por la Federación Nacional de Personerías (Fenalper), y este martes Ginna estará contando su experiencia en el foro Movilizadores de Paz, organizado junto con la Fundación Buen Gobierno.

En el corazón de la vereda Cunucá, de Toca, municipio a 40 minutos de Tunja, en donde viven Ginna, Rosalba Vergara –su mamá– y Brayan –su hermano– y adonde se llega después de andar 10 minutos en carro por una trocha desde la iglesia de paredes sol mostaza del parque central del pueblo, queda esta especie de laboratorio tecnológico de Colombia que busca trasformar el proceso del negocio agrícola y generar un impacto positivo en la calidad de vida de los cultivadores.

Allí, en su finca, atravesada por surcos de cebolla y papa, custodiada por cuatro vacas, dos cerdos y diez gallinas, Ginna, con el apoyo de su familia, decidió crear Comproagro, una plataforma por internet para incentivar la comercialización de productos agrícolas sin intermediarios. Un medio para que campesinos pudieran ofrecer sus productos directamente a los consumidores y así ayudar a aumentar los ingresos de esta población.

Si bien la idea fue desarrollada en este pueblo, que no ha padecido de manera directa el conflicto armado como otras zonas del país, es un ejemplo para los campesinos que sí han sido víctimas. Podría ser una alternativa para implementar el acuerdo sobre el desarrollo agrario alcanzado en La Habana por las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc.

Camilo Fonseca, director ejecutivo de Fenalper, destaca que “se trata de una iniciativa pequeña, pero que llega a mucha gente y sería reproducible en todo el país, como en el Catatumbo, para incentivar la sustitución de cultivos ilícitos y hacer que las nuevas siembras sean rentables. “La construcción de paz no solo depende de la firma de un acuerdo”, sostiene.

En la época en que esta idea daba sus primeros pasos, todos los campesinos de la zona habían sido golpeados por un verano de casi dos años y medio que redundó en una baja de la producción. Para sacar adelante sus siembras, que recogen cada cuatro o seis meses, pedían créditos, en su mayoría al Banco Agrario, que se volvían imposibles de pagar a causa de los bajos precios de sus productos. Y como si fuera poco, las personas que hacían parte de la cadena de distribución se llevaban sin mayor esfuerzo las ganancias –cuenta Rosalba– de quienes sembraban.

En su finca cultivan maíz, cebada y papá cuando no está la tierra apta para plantar cebolla, el principal producto que siembran. Foto: Luis Lizarazo

Esta herramienta, que ya tiene dos años de creada, hoy parece estar llamada a reemplazar las centrales de abastos de las ciudades, pues busca ser un medio para que grandes superficies, supermercados y restaurantes adquieran mercancía a mejores precios y calidad.

“Es un intermediario digital y gratis, para que los campesinos den a conocer sus productos y dignificar al campesino”, dice Ginna en tono vehemente.

Esta pequeña inventora empezó a incursionar en el desarrollo de herramientas para dispositivos electrónicos gracias a su colegio, rebautizado por decreto en 1991 como Plinio Mendoza Neira, donde aprendió lo básico en programación.

Luego de graduarse como la mejor bachiller de su colegio, viajó a Bogotá para tomar cursos de sistemas en el Sena, mientras recibía asesorías del Mintic y el apoyo de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, en temas como mercadeo, con el objetivo de darle valor agregado a su idea.

La iniciativa no solo ha beneficiado a los campesinos de Toca. Hoy, cerca de 150 productores de distintas partes del país utilizan Comproagro. Por medio de esta aplicación, cultivadores de Chocó o Cali tienen mejores recursos para sostener a sus familias.

(Además: Las 'apps' criollas que no le pueden faltar)

Cultivadores de fresa, tomate, papa, maíz y cebolla son algunos de los beneficiados. Y aunque los pedidos han sido escasos –87 en total–, Ginna, quien a sus 18 años estudia primer semestre de ingeniería industrial, becada en la Universidad de Boyacá, ya hace cálculos mentales para que crezcan exponencialmente en los próximos años.

“Somos un canal, pero queremos ser una especie de mercado libre, que más productores se registren para que más consumidores los contacten”, dice.

También sueña con que su empresa sea una marca reconocida para poder darles más oportunidades a los campesinos.

A Rosalba, su madre, una campesina de 39 años, Ginna la nombró gerente del proyecto. “Gerente, gerente... no sé si soy –cuenta ella entre risas–. No tengo estudios, pero trato de hacer las cosas bien. Nos ayudamos mucho entre todos”.

Ella se encarga de buscar y organizar las siembras, comprar la cebolla de sus vecinos a un mejor precio que si las vendieran ellos mismos en Bogotá, y conseguir quién se las compre.

Por su lado, Brayan, el hermano, quien estudia ingeniería civil y aspira a ayudar a ampliar la infraestructura de la finca, además de acompañarla, es el jefe que supervisa la calidad de la mercancía.

Grandes beneficios

Ginna no obtiene ganancias económicas por administrar su página y su aplicación, pero tiene muy presentes los beneficios. Cuenta que anteriormente una cosecha de cebolla de 18 cargas, es decir, 36 bultos, la vendía en cinco millones de pesos, pero desde que dejaron de buscar intermediarios y usan la herramienta digital, el precio puede estar entre 6 y medio y 7 millones de pesos.

Con un programa piloto empezaron a venderles directamente a grandes superficies, como Makro. Y hoy el Grupo Éxito trabaja con Comproagro.

Dos millones de más por cosecha es una cifra alentadora para cualquier pequeño cultivador de esta región de Boyacá, famosa por sus papas nevadas, y del resto del país. Cuando siembran, por lo general piden un préstamo, pero por la volatilidad de los precios no tienen cómo devolver ese dinero y quedan endeudados de por vida.

“Mis abuelitos me contaban que una cosecha podía servir para comprar otro lote; luego, con lo que se recogía de dos cosechas, ya se podía construir la casa, y así... Les iba bien. Hoy eso no es posible. Uno siembra y puede perder hasta 20 millones de pesos”, dice Brayan. En los predios de la familia también se cultivan maíz, cebada y papa, para dejar descansar la tierra tras una cosecha de cebolla cabezona, que, según cuenta, lastima la tierra.

Rosalba (izq.) se encarga de gerenciar; Ginna (centro), de administrar la aplicación, y Brayan, de supervisar la calidad de los productos. Foto: Luis Lizarazo

Ginna no esperaba que esta simple idea tuviera un impacto tan grande para los campesinos. Le sorprende que el proyecto que inició dos años atrás en estos momentos esté generando empleo a 11 personas, siete de ellas madres cabeza de familia.

Este martes, durante el foro, se enterará de que el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, apadrinará su idea, lo que significa mayor asistencia técnica, recursos financieros y aprovisionamiento de insumos para fortalecer el proyecto y reproducirlo en todo el país.

Bajo la supervisión de su hermano, las trabajadoras se empeñan en darles el valor agregado necesario a sus productos. Brayan anota con un esfero de tinta azul en una planilla el peso de cada cebolla, luego de que las señoras le dan un mejor aspecto al pelar los bulbos.

Martha, de 46 años, es una de ellas. Trabaja con esta familia de 7 a. m. a 5 p. m., de miércoles a viernes, desde septiembre pasado.

Tiene dos hijas, de 13 y 14 años. “Ellos son chéveres, son buenos jefes; mi situación mejoró económicamente”, cuenta de Ginna, Rosalba y Brayan, quienes le han servido de ejemplo, a tal punto que aspira a formar su propia empresa.

Aunque no cuenta con internet en su casa, Ginna tiene la fortuna de tener cerca un quiosco que le brinda wifi en el centro de Toca. Desde ahí trabaja en la aplicación al menos 40 minutos al día, después de regresar de la universidad. Recibe sugerencias, contesta mensajes, revisa los registros de nuevos campesinos y está pendiente de los pedidos.

En su departamento hay otros 88 espacios similares, que tienen entre dos y seis computadores, más servicios complementarios de escáner, impresión y fotocopiado. El Gobierno los creó con el nombre de Vive Digital en un intento por conectar a las regiones más apartadas. “A veces –dice Ginna– el internet es un poquito lento”. Por lo pronto, esta familia, que prefiere ser llamada por el apellido de su mamá, Vergara, planea ampliar la bodega de adobe reciclado, paredes de plástico y techo de zinc, y seguir sacando adelante a Comproagro.

JUAN CAMILO PEDRAZA
Redacción Paz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.