Al borde de un ataque de nervios

Al borde de un ataque de nervios

Se trata de boicotear como sea la primera oportunidad que tiene el país de superar un conflicto.

notitle
12 de junio 2016 , 10:21 p. m.

Evidentemente, todas las señales apuntan hacia una culminación definitiva de las negociaciones en La Habana. La oposición está al borde de un ataque de nervios. El Centro Democrático dedica sus energías a ponerles zancadillas de todo tipo a las posibilidades de llegar al cierre definitivo de cincuenta años de guerra.

Desde el uso de la mentira, de tácticas como una recolección inducida de firmas sin verificación, hasta falaces argumentos jurídicos son algunos de los instrumentos que el uribismo considera válidos. Se trata de boicotear como sea la primera oportunidad que tiene el país de superar un conflicto que ha causado decenas de miles de muertos, desplazados, heridos, mutilados, terrorismo y zozobra social. Desde esa perspectiva, es importante revisar algunos de los pilares de la retórica guerrerista del uribismo.

Según ellos, el presidente Uribe dejó a las Farc derrotadas. Falso. La política de ‘seguridad democrática’, apoyada en el Plan Colombia que venía desde Pastrana, asestó severos golpes a ese grupo narcoterrorista, la mayoría durante el tiempo en que Santos estuvo a cargo del Ministerio de Defensa. A pesar de su capacidad disminuida –que ayudó a llevarla a la mesa de negociaciones–, esa agrupación armada mantiene suficiente poder de perturbación y terrorismo para desestabilizar el normal curso de la vida de los colombianos.

Según ellos, las consecuencias en el orden público de una ruptura del proceso de paz son perfectamente manejables. Falso. Uribe –que vive bien dateado por algunos amigos que le quedan en la Fuerza Pública– ya debería saber que la inteligencia ha detectado que una ruptura de las negociaciones desembocaría en una oleada de terrorismo generalizado. La suspensión de la tregua unilateral de las Farc, hace unos meses, creó una delicada coyuntura en el sur del país en la que las víctimas fueron militares, policías y, ante todo, la sociedad civil. Esa fue una pequeña muestra de lo que significaría el regreso a la guerra. Y si creen –como dicen los ‘furibistas’ en los salones sociales– que la guerra se va a quedar en Tumaco, Buenaventura, Florida, Guapi o Putumayo... están muy equivocados. Si fracasa la paz, más vale que pongan sus barbas en remojo.

Según ellos, el uribismo es impoluto en materia de negociaciones con el narcoterrorismo. Falso. El exmandatario impidió extraer a ‘Iván Márquez’ de Venezuela. El argumento que se esgrimió era que no se quería afectar lo que parecía un promisorio proceso de contactos con las Farc que podría evolucionar hacia una negociación.

Según ellos, el esquema de justicia transicional dentro del proceso de paz con las Farc es una aberración que conduce a la impunidad. Falso. El uribismo utilizó la concentración de combatientes y una jurisdicción especial penal para hacer la paz con los paramilitares. No hay modalidad de justicia transicional perfecta, pero nadie entrega las armas para terminar tras las rejas por cuarenta años.

Según ellos, el gobierno Santos modificó la Constitución por la puerta de atrás. Falso. Las decisiones han tenido el respaldo contundente del Congreso de la República, y están sometidas al control constitucional de la Corte.

Según ellos, los guerrilleros mantendrán sus armas y su capacidad de combate. Falso. La comunidad internacional y la ONU –avalada por el Consejo de Seguridad– son los garantes de la desmovilización y el desarme.

Según ellos, aquí no pasa nada si se rechazan los acuerdos pactados y se vuelve a negociar. Falso. La llamada “paz sin impunidad” de Uribe es la rendición, y por tanto significa el regreso a la guerra.

Dictum. Firmas para la guerra. Plebiscito para la paz.

GABRIEL SILVA LUJÁN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.