El drama de los 'coteros' en Manizales, detrás del paro camionero

El drama de los 'coteros' en Manizales, detrás del paro camionero

Ellos dicen que el paro camionero sí los afecta, pero que entienden las razones de la protesta.

12 de junio 2016 , 11:52 a.m.

Desde que los camioneros se declararon en paro nacional el lunes pasado, el tráfico en las bodegas del sector de la Estación Uribe, en Manizales, ha disminuido de a pocos.

“Apenas la gente se haya surtido, empieza el paro en forma. Yo voy a descargar en Anserma y ahí mismo paro”, dijo el jueves Rubén Darío Duque, mientras esperaba a que lo llamaran para entregar ese último viaje en su camión y unirse luego a la protesta de su gremio.

A su lado, sus amigos Carlos Alberto Henao, conocido como el ‘Burro’, y Luis Botero, que viven de ayudar a descargar camiones y desmontar sus carpas –a quienes se dedican a este oficio se les dice ‘coteros’–, aguardaban la llegada de algún cargamento para ganarse lo del día.

“Nosotros vivimos de los camiones. Ellos son los que nos dan de comer a nosotros y nuestras familias. Si el paro se alarga, claro que vamos a llevar del bulto. Pero es que uno entiende que la situación está dura para ellos”, afirmó Henao.

Acto seguido, entre los tres enumeran los reclamos de los camioneros: el costo de los peajes, lo que vale una llanta, la gasolina, que los fletes (precios establecidos para sus viajes) no alcanzan para cubrir todo eso, la excesiva competencia... y eso que no salió a relucir el debate por los subsidios a la chatarrización.

Aunque el jueves todavía no habían visto una disminución notable en el tráfico de camiones por el sector, los ‘coteros’ tenían claro lo que se iba a venir con el paso de los días. “Si este fin de semana no han llegado a nada con el Gobierno, a nosotros se nos empieza a complicar la cosa”, explica el ‘Burro’, que lleva cerca de tres décadas trabajando en lo mismo y sobreviviendo a manifestaciones similares.

“La última vez, el paro duró más de 20 días y en ese tiempo no se podía hacer nada porque esto es de lo que yo vivo”, cuenta. También asegura que su oficio no le permite ahorrar para estas ‘vacas flacas’ porque, como hay días en que se gana 200.000 pesos, hay otros en los que no recibe nada.

Eso sí, su jornada laboral empieza a las 5:00 de la mañana –o antes, si un cliente así se lo pide– y, como es su propio jefe, la puede terminar a la hora que quiera, pero la prolonga hasta que el cuerpo le aguante. Carlos Alberto asegura que “gracias a eso y a Dios es que tengo mucha clientela y nunca me falta la papita en la mesa”.

Al cierre de esta edición, los camioneros habían aplazado para la próxima semana una manifestación que tenían programada para este domingo por las principales avenidas de la capital de Caldas, esperando a que sus representantes lleguen a un acuerdo con el ministro de Trabajo, el manizaleño Jorge Eduardo Rojas, exalcalde de la ciudad.

A pesar de la situación descrita por los ‘coteros’, el presidente de la Andi, Bruce Mac Master, aseveró en Pereira que el paro camionero “no ha tenido una gran afectación en la industria” y ponderó que los camioneros no hayan tomado acciones de hecho. “Ojalá se mantengan las conversaciones”, dijo.

MANIZALES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.