Nuevas fronteras del 'New York Times'

Nuevas fronteras del 'New York Times'

La arquitecta de su expansión global, Lydia Polgreen, habló con EL TIEMPO.

notitle
11 de junio 2016 , 09:16 p. m.

El pasado 29 de marzo, miles de usuarios registrados del New York Times recibieron un mensaje de correo electrónico titulado ‘Introducing The New York Times en Español’. Aunque el anuncio estaba en inglés y reproducía una carta publicada en febrero, les presentaba a los lectores hispanohablantes del diario más prestigioso del mundo su nueva iniciativa para romper fronteras. Tanto la carta como el mensaje estaban firmados por ‘Lydia Polgreen, editora adjunta internacional’.

“Mi cargo es directora editorial de The New York Times Global –aclara Polgreen desde Londres, en entrevista telefónica con EL TIEMPO–, una nueva división virtual creada por el periódico para responder al crecimiento de nuestra audiencia internacional”.

Polgreen es ya una celebridad del periodismo estadounidense, pues es la arquitecta en la expansión global de la marca más reconocida en ese mercado. Sus méritos para acceder a ese rango privilegiado los construyó como corresponsal por casi diez años en Asia y África, donde fue jefe de la oficina de Johannesburgo. Por ese trabajo, el Foro Económico Mundial la nombró líder joven global, en 2007, y dos años después recibió el premio Livingston, que suele ser considerado el Pulitzer del periodismo joven, en Ann Arbor (Michigan).

Esta celebridad es también una de las invitadas de lujo del Congreso Mundial de Medios Noticiosos, organizado por la asociación de periódicos Wan-Ifra, el cual comienza este domingo en Cartagena. En la jornada de cierre, el próximo martes, Polgreen explicará cómo el diario más reconocido del mundo está expandiendo sus fronteras, incluso en idiomas diferentes al inglés.

¿Cuál es su expectativa de este congreso de medios en Cartagena?

Espero escuchar a colegas de todo el mundo sobre las grandes tendencias que se están viendo, tanto en innovación editorial como en cuanto a narrativas. Cuáles de esas tendencias tendrán impacto en nuestro trabajo, pues todos están pensando en términos de presiones económicas, y todos estamos buscando las nuevas oportunidades que crea la revolución digital. Yo pasé mucho tiempo pensando en cómo incrementar radicalmente el alcance digital del ‘New York Times’ en todo el mundo, así que espero poder intercambiar ideas con los colegas sobre cómo están buscando nuevas audiencias.

Justamente, ¿por qué lanzar una versión en español?

Si el ‘New York Times’ quiere buscar una audiencia global, debe tener presencia en algunos de los idiomas más hablados en todo el mundo. Ya tenemos una versión en chino y buscamos otras lenguas, así que hacerlo en español era una decisión obvia. De hecho, Estados Unidos es el segundo país con mayor número de hispanohablantes en el mundo. Y, en nuestro propio hemisferio, queremos construir una relación con consumidores de noticias en América Latina. Tomamos un enfoque empresarial muy ágil para construir una audiencia en este continente. No formamos una gran sala de redacción, sino que en vez de ello pensamos si podíamos reunir un equipo pequeño que pueda traducir contenido esencial del ‘New York Times’ y luego también hacer periodismo original sobre asuntos que tengan particular interés en América Latina.

Hasta ahora, parece funcionar bien; en un tiempo corto hemos construido una audiencia considerablemente grande, la respuesta de nuestros lectores ha sido tremenda y estamos felices y emocionados de cómo está funcionando.

El director editorial es mi colega Elías López, quien es venezolano, ha sido editor en el ‘Times’ por nueve años y acaba de mudarse a Ciudad de México para supervisar nuestra operación. Obviamente, queríamos a alguien con un profundo conocimiento de América Latina y cuya lengua nativa fuera el español. Yo estoy involucrada en un nivel estratégico, pero son ellos quienes trabajan en el sitio web. Hemos contratado gente a lo largo del mundo hispanohablante. Tenemos de España, de Colombia, de México, y nuestro objetivo es construir algo que se sienta auténtico para cualquiera que hable español.

¿De qué hablará en Cartagena?

Mi charla será sobre cómo el ‘New York Times’ está tratando de conectarse con los ciudadanos del mundo que son curiosos, cosmopolitas y con orientación global, sin importar en dónde vivan, y ofrecerles el periodismo más relevante, oportuno, enriquecedor y agradable que puedan encontrar. Queremos hacerlo en inglés, pero también en otros idiomas. Es un momento muy excitante para trabajar en este espacio.

Estamos tratando de llegar a todos nuestros consumidores en el mundo, primero por medio de los teléfonos celulares, que es donde ellos están consumiendo noticias e información.

Por ejemplo, hubiera sido inimaginable hace 25 años que el ‘New York Times’ construyera una audiencia significativa en América Latina, porque no circulábamos allá y no teníamos los medios para hacer llegar nuestro contenido.

Ahora tenemos esa capacidad y además tenemos herramientas de apalancamiento en los medios sociales, en particular con la ampliación que permite el ‘aprendizaje automático’ (una rama de la inteligencia artificial, llamada en inglés ‘machine learning’) para encontrar consumidores que puedan estar interesados en nuestro periodismo de alta calidad.

Reconstruyendo el ‘Times’

Hace poco más de un mes, el 20 de mayo, el editor ejecutivo del ‘New York Times’, Dean Baquet, envió un mensaje a la redacción en el que propone una transformación radical de su trabajo. El memorando, al que el prestigioso sitio web de periodismo Poynter Online aludió como ‘El ‘New York Times’ del futuro comienza a tomar forma’, pide, por ejemplo, huir del cubrimiento de registro, de las noticias que tienen todos los medios, y favorecer el periodismo de autoridad, que solo se pueda encontrar en un periódico de esa magnitud. Al respecto, Polgreen añade:

“Estamos en una pelea minuto a minuto y segundo a segundo por lograr la atención de cada persona que esté dentro del panorama de la información. Y no estamos compitiendo solamente contra las fuentes de noticias, sino contra el entretenimiento, contra Facebook, contra los sitios donde la gente puede ver diferentes tipos de información. Pienso que si queremos triunfar en este panorama, debemos ser más distintivos, duplicar la calidad, y eso es lo que nos va a hacer diferentes. Y si vas a ser serio sobre atraer a la gente a tu periodismo, este debe ser de primera categoría. Todo tipo de cosas están disponibles gratis en internet, así que si quieres lograr que la gente se convierta en suscriptora digital del ‘New York Times’, debes darle poderosas razones para hacerlo”.

El memorando de Baquet también pide “menos artículos superficiales” y “más periodismo visual”...

La proporción de nuestras piezas periodísticas que son inicialmente visuales se va a incrementar de manera sustancial. Todos sabemos que en el pasado hemos dependido del texto para contar nuestras historias, porque era un producto impreso, pero nos hemos dado cuenta de que una buena historia es una buena historia, y simplemente debemos usar las herramientas apropiadas para contarla en la forma más irresistible.

Por ejemplo, durante la crisis del ébola, uno de nuestros mejores periodistas, Ben Solomon, pasó mucho tiempo siguiendo al conductor de una ambulancia en Monrovia (Liberia). Esa historia no reemplazó ni acompañó una nota del impreso, tenía su propio ritmo y poder, fue una clásica forma de reportería del Times, solo que en otro medio. Y así ha habido muchas otras oportunidades de usar video, gráficos informativos, todas las herramientas para contar historias de la mejor manera.

¿Y sobre su modelo de negocio?

Obviamente, estamos enfrentando el reto de mantener nuestros ingresos y recibimos menos de cada lector del mundo digital que de los lectores del impreso. Pero al mismo tiempo hay muchos más lectores digitales que en nuestros impresos. Nuestro objetivo es tratar de hacer nuestra oferta tan irresistible como podamos. En 1995 teníamos 1,5 millones de suscriptores al impreso, ahora tenemos cerca de 2,5 millones de suscriptores en todos nuestros productos, incluyendo digitales e impresos. Y esperamos que ese número crezca aún más. Para nosotros, los impresos son aún una parte muy importante, pero no la única.

Si tuviera que darles un consejo a los periodistas reunidos en Cartagena, ¿cuál sería?

Lo más importante es no temerle a la tecnología. Pienso que estamos enfrentando un momento increíblemente difícil. La dependencia histórica que las empresas editoriales han tenido frente a la publicidad se está acabando. Así que tenemos que ser mucho más creativos para pensar cómo monetizar el periodismo que hacemos y asegurarnos de que se pague por él.

Para algunas organizaciones de noticias, significará pedirles directamente a sus consumidores que paguen por sus ediciones digitales, y esa es una conversación muy importante que las empresas deben comenzar a tener con sus usuarios.

Tenemos organizaciones como ‘The Guardian’, para la cual el acceso gratuito es una parte muy importante de su identidad. Pero ahora están discutiendo nuevos modelos de membresía, y sus usuarios no están pagando por el acceso, pero algunos sí pagan para sostener el tipo de periodismo que les preocupa y en el cual creen (un programa llamado ‘Guardian Supporter’, que solo ofrece a cambio periodismo independiente y un paquete de bienvenida).

Muchas organizaciones están hablando de publicidad nativa y contenido pago como formas de sostener el periodismo que hacen. Hay aspectos que deben ser discutidos en estas estrategias, como la ética, pero, en cualquier caso creo que hay formas creativas de mantener el periodismo a flote. Y solo se pueden lograr si se adoptan la tecnología y las herramientas que nos permiten diseminar el periodismo por todo el mundo, específicamente a la gente que está más interesada en él.

Al mirar las cosas desde la perspectiva del consumidor de noticias, nunca hubo tanta opción de periodismo disponible.

Finalmente, otro tema del congreso en Cartagena es la libertad de prensa. ¿Cómo percibe el estado de este tema?

La administración Obama ha sido una de las más restrictivas y, podría decirse, represiva de las libertades periodísticas. Ya sea por la búsqueda de sospechosos de filtrar información a la prensa o por el manejo de información clasificada... Obviamente, los problemas que afrontan nuestros colegas en otras partes del mundo son de mucha mayor magnitud. En Venezuela, quienes tratan de hacer reportería independiente son acosados, amenazados. En México, los que tratan de hablar del narcotráfico pueden perder su vida, así que el periodismo en general está bajo amenaza. Y esas amenazas vienen de todo tipo de lugares, incluso financieros: el periodismo independiente no puede prosperar si los periodistas no son pagados de manera justa.

Vemos muchos retos desde muchas direcciones. Y es muy importante ponernos de pie como periodistas por los principios básicos en los que creemos.

Comienza la cumbre de periodistas y editores

La 68.ª edición del Congreso Mundial de Medios Noticiosos (World News Media Congress), organizado por la asociación de periódicos Wan-Ifra, comienza este domingo en el Centro de Convenciones de Cartagena y está prevista la presencia del presidente Juan Manuel Santos. Es la primera vez que este encuentro se realiza en un país hispanohablante de Latinoamérica.

Más de 50 conferencistas y panelistas, provenientes de 20 países, discutirán temas periodísticos en tres ciclos: uno sobre los medios, otro para editores y uno sobre publicidad. EL TIEMPO estará presente en las charlas, en las cuales participarán el director, Roberto Pombo; los periodistas Jineth Bedoya y José Antonio Sánchez, y el gerente, Andrés Daniel Rojas.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
Editor Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.