Bloqueos se sintieron en alacenas y bolsillos

Bloqueos se sintieron en alacenas y bolsillos

Desabastecimiento y carestía de varios productos, el panorama del paro en el suroccidente del país.

notitle
11 de junio 2016 , 08:57 p. m.

Desabastecimiento de múltiples productos, falta de combustible, millonarias pérdidas para varios gremios y precios de alimentos por las nubes en Cauca y Nariño han sido –al menos hasta el viernes– algunas de las consecuencias de mayor impacto tras el bloqueo de la vía Panamericana en el suroccidente del país, en el marco del paro agrario.

En Nariño, de momento, las pérdidas económicas se cuantifican por encima de los 50.000 millones de pesos. Según la Cámara de Comercio de Pasto, el 87 por ciento de los empresarios reportó el impacto negativo por el paro y los sectores más golpeados han sido el avícola, el comercio y la construcción. “El desabastecimiento es de medicamentos, concentrados, cereales, carnes frías y cemento, principalmente”, dijo la presidenta (e) de la entidad, Ángela Cerón, y agregó que en las tiendas y supermercados empezaron a escasear los enlatados.

Si bien en las plazas de mercado de Pasto hubo surtido de frutas, verduras y hortalizas, los precios aumentaron un 30 por ciento.

En el caso de Cauca, uno de los sectores más afectados ha sido el de la avicultura. Los productores tuvieron que poner a las gallinas en dieta porque no hubo forma de traer concentrado desde el Valle –son 150 toneladas en un día normal–.

Lo más grave es que el departamento depende del resto del país para abastecerse de huevo y pollo. Allí se consumen al día 980.000 huevos y 117 toneladas de pollo, pero en los primeros 12 días de paro se agotaron.

En Nariño, que produce la mitad del pollo que se come –se consumen 147 toneladas al día–, y que depende en un 85 por ciento de los huevos de otros departamentos, la insuficiencia de pollo era del 45 por ciento y del 87 por ciento de huevo.

La situación en la región se complicó por la falta de combustible. De hecho, a los 11 días del paro agrario, la gasolina se había agotado en las 43 estaciones de Pasto, lo que a su vez hizo que el transporte urbano cayera en un 50 por ciento. Y pese a que desde el Huila llegaron 21.000 galones, se dio prioridad a los organismos de socorro, seguridad y empresas de servicio público. Eso sí, el galón costó 25.000 pesos.

El desabastecimiento en general llevó a unos 300 payaneses a protestar el martes. “Nos tienen como secuestrados en la ciudad. Los que trabajamos en el transporte estamos muy afectados, llevo una semana sin un solo viaje”, reclamó Camilo Ortiz, conductor de bus intermunicipal.

“La situación es caótica. Hay empresas como Empaques del Cauca que sacó a sus 300 trabajadores a vacaciones colectivas porque no hay materia prima para trabajar”, dijo el director del Consejo Gremial y Empresarial del Cauca, José Sánchez. Según la Cámara de Comercio del Cauca, las pérdidas para la industria y el comercio superan los 102.000 millones de pesos.

Precios, por las nubes

En Cali se restringió el transporte público desde la terminal hacia Popayán, Pasto e Ipiales –en un día se dejan de movilizar hacia estos destinos 2.500 pasajeros en 280 buses–. Las pérdidas se calculan en 10.000 millones de pesos.

Y aunque en la capital del Valle no hubo desabastecimiento de productos, los precios de varios alimentos subieron bastante. Aquellos despachados desde el sur del país y el altiplano cundiboyacense ingresaron con alzas entre el 20 y 71 por ciento, consecuencia de la alteración en los fletes. Por traer un bulto desde el sur cobran 17.000 pesos y con el paro se piden ahora hasta 30.000 pesos.

A la central mayorista de Cavasa ingresaron en el cierre de semana 2.222 toneladas de alimentos, aunque se esperaban 3.100. Frente a los precios, el bulto de zanahoria pasó de 62.000 a 105.000 pesos; el de cebolla cabezona, de 150.000 a 190.000; el de papa amarilla de 120.000 a 160.000, la guata de 70.000 a 95.000 y el atado de cebolla larga de 40.000 a 55.000 pesos. También subieron el plátano, el lulo, el maracuyá, la curuba y el repollo, entre otros. La invitación del jefe de precios de Cavasa, Óliver Medina, es a consumir productos cultivados en el departamento y que están a la baja: aguacate, cítricos, papaya, piña y sandía. También hay abundancia de mazorca, repollo, remolacha y pepino.

REDACCIÓN CALI, POPAYÁN Y PASTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.