Artista colombiana llega con su trabajo a Cuba

Artista colombiana llega con su trabajo a Cuba

Lina Leal presenta 'Si las paredes hablaran' en el Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam.

notitle
10 de junio 2016 , 11:16 p.m.

Una instalación de peso, literalmente, exhibe la artista colombiana Lina Leal en La Habana. Titulada Si las paredes hablaran, consta de unos 210 cajones que están sostenidos en una estructura de color blanco, la cual tiene varios metros de alto.

Allí se albergan secretos que muchas veces no quieren salir a la luz ni ser escuchados. Por eso, Leal, que ha estudiado disciplinas como mercadeo y publicidad, diseño gráfico y arte, ha venido trabajando para descubrir esas situaciones que incomodan a muchos. En el caso de esta propuesta, se trata de testimonios, en su mayoría, de niñas, adolescentes y mujeres de barrios marginados en Cartagena, donde la pobreza es una constante. Cuenta la artista que escogió esta ciudad porque considera “que es la más costosa y emblemáticamente turística, con un contraste muy grande”.

Para desarrollar este trabajo, que incluye audio y realidad aumentada, entre otros recursos, realizó una inmersión con el apoyo de Catalina Escobar, de la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, para captar la esencia de algunos de estos barrios. Allí, se dio cuenta de que para muchas mujeres el ser bonitas o explotar la belleza es la manera de salir de ese mundo que les tocó vivir.

Si las paredes hablaran es la continuación de la serie Secretos, que la artista viene trabajando desde hace un par de años y en la que combina recursos plásticos y artísticos con un trabajo etnográfico.

Así fue la instalación Secreter, de esa misma serie, que le abrió las puertas para volver a exponer en La Habana, pues el año pasado llevó a la Bienal de La Habana otra obra monumental, que consistió en una instalación de 40 muebles, todos pintados de blanco, que llamaba la atención sobre cómo muchas familias se ven obligadas a hacinarse en espacios temporales y muy pequeños.

“La obra salió de una investigación que yo empecé a hacer en torno a la casa. Ese espacio primario donde tú creces, ese primer espacio íntimo en donde tú creces y puedes desarrollarte como ser y tener la aprobación de ese primer círculo. Ya cuando sales de ahí te enfrentas con otras realidades. Así que, a partir de ahí, de esa casa como estructura, tiene paredes y esas paredes son las que reciben o las que guardan”, dice.

Leal visitó diferentes inquilinatos y burdeles en Bogotá y empezó a recopilar testimonios de todo tipo. Estos se guardaron en los cajones de los 40 muebles, que al abrirse empezaban a reproducirse con un sensor. Cuenta la artista que cuando exhibió esta enorme instalación, en el espacio público en el barrio San Lázaro, la gente hizo comentarios del tipo: “Yo no tengo muebles” o “¿Los está vendiendo”.

Porque allá, piezas como las bolsas de plástico son ‘tesoros’ para los cubanos, según comenta la artista, quien aprovechó esa primera estadía para buscar secretos en dicha ciudad. Con estas, dice, arman una especie de clóset en las que guardan su ropa, apiladas una sobre la otra.

Al ver esa situación, decidió que en lugar de donar la pieza entera a una institución, Secreter fue desarmada y cada mueble fue entregado a cada persona que le confió un secreto a la artista. “El secreto está en que yo no voy a revelar ninguno de estos en Colombia. Yo lo muestro en otro lado”, añade.

La gente empezó a hablar tanto de la obra durante el tiempo que estuvo expuesta, que del Centro de Arte Contemporáneo Wilfredo Lam la invitaron a exponer durante el mes de junio. Así, desarrolló Si las paredes hablaran, manteniendo el mismo color blanco de la pieza anterior y aludiendo desde el nombre al hecho de que las paredes son esos espacios que guardan todos esos hechos que muchas veces ni se denuncian ni salen a la luz.

A pesar de ser contextos diferentes, cubanos y turistas que asistan a este centro podrán conocer esas otras realidades de la Heroica, que pueden llegar a ser desgarradoras. “Creo que el arte sin duda es una herramienta, un canal para mostrar esa problemática y que pueden llegarle a más personas. El arte tiene el gran poder de generar controversia”, concluye la artista.

MARÍA ALEJANDRA TORO
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.