Sobrevivientes relatan cómo la tierra se llevó a 16 personas en Chocó

Sobrevivientes relatan cómo la tierra se llevó a 16 personas en Chocó

Avalancha en la vía a Quibdó ya deja ocho muertos. Ocho serían los desaparecidos, según gobernación.

notitle
10 de junio 2016 , 10:28 p.m.

“Yo sé que todos están muertos porque fue mucha tierra la que cayó y los que han salido los han sacado despedazados”, dice María Elvira, una indígena embera katío que reside en el sector El Veinte, en la vía Medellín-Quibdó, donde en la tarde del jueves hubo un derrumbe, que ya deja ocho personas muertas.

María Elvira estaba el viernes en la carretera esperando noticias de su primo José Velásquez, que tiene seis hijos, y a quien vio por última vez el día del desastre en la mañana.

Ese día, José vendía helados en la carretera y anunciaba el paso a los vehículos que se movilizaban por el sector, pues la vía llevaba dos días con un derrumbe y un grupo de operarios del Invías trabajaba en el despeje de la tierra y las piedras cuando ocurrió la avalancha.

El viernes, ella fue testigo de una larga jornada de labores por parte de los 80 rescatistas que estuvieron acompañados de perros de búsqueda, que con su olfato buscaban detectar la ubicación de los cuerpos enterrados.

El secretario del Interior del Chocó, Alexánder Mosquera, confirmó la muerte de las ocho personas, el rescate con vida de 4 más y dijo que los desaparecidos serían otros ocho.

Sin embargo, las autoridades no conocen todavía el número exacto de desaparecidos, pues los sobrevivientes han relatado que en el lugar había unas 30 personas en el momento en que se derrumbó la montaña, versión que coincide con los vecinos del sector.

“Fui el primero en llegar al sitio y había muchos indígenas de los sectores de El 17 y El 20 corriendo por la zona cuando llegué. Encontré cerca de 15 personas allí, que estaban desesperadas”, afirmó Jesús Henao.

El campesino agregó que allí se encuentran cerca de 10 indígenas sepultados.

Según Carlos Alberto García Montes, de la empresa Construcciones Sonacol S.A.S., la emergencia se registró en el momento en que los operarios realizaban la remoción de un derrumbe que tenía incomunicados a los departamentos de Antioquia y Chocó desde el martes pasado.(En fotos: El gigantesco alud de tierra que bloquea la vía Medellín-Quibdó)

En el sitio, informó el Instituto Nacional de Vías (Invías), se encontraban 10 personas a su cargo: dos operarios de retroexcavadoras, un ayudante, el inspector de obra y los conductores de las 10 volquetas que trabajaban para recuperar el paso en la vía.

Los sobrevivientes

Mientras los socorristas buscan vida entre el lodo, en el hospital Ismael Roldán, de Quibdó, los sobrevivientes narraron su odisea.

Uno de ellos era Felipe Betancur, de 28 años, que después de haber sido revolcado de forma violenta por la fuerza y la intensidad del derrumbe logró respirar, recuperó los sentidos y se sobrepuso al dolor de una fractura de peroné, contusiones en todo el cuerpo y el desvío de los discos de la columna vertebral.

Betancur contó que cuando abrió los ojos observó a su alrededor y no vio a su hermano, que minutos antes estaba sentado al lado de él, ni a los indígenas y obreros que se encontraban cerca del lugar, tampoco a los dos buldóceres que trabajaban en las labores del derrumbe.

“Con las manos comencé a quitar piedras porque, desde el dorso hasta la cintura, estaba enterrado en la tierra. De a poco me fui liberando, pero aún tenía enterrado el pie izquierdo, hasta que lo saqué hasta la rodilla y halé tan duro que salió por fin”, narró Betancur.

Las personas que desaparecieron se encontraban en vehículos a la espera de que se reabriera el paso al tránsito.

El joven, oriundo del municipio de Andes, en el suroeste de Antioquia, contó que minutos antes del evento había más de 20 personas que observaban los trabajos de remoción de tierra o trataban de pasar al otro lado de la vía.
Él se encontraba junto a su hermano, Luis Ignacio Betancur, que aún está desaparecido.

“Yo vi mucha gente allí, no le podría decir cuántos. Algunos ayudaban a pasar las cosas de un lado a otro de la vía, pero en mi caso y en el de mi hermano, estábamos allí para llegar a Medellín, porque el paro campesino nos había detenido”, contó Betancur.

En el mismo hospital en que se encuentra Betancur, está Luis Ángel Niata, indígena embera, que también sobrevivió al alud de tierra.

Aunque no habla bien español, el indígena explicó que se encontraba ayudando a los pasajeros de algunos buses a pasar al otro lado de la vía, a cargar maletas y alimentos.

“Yo estaba allí ganándome algo de dinero, porque mantengo a mi familia, a mi madre, a mi padre. El derrumbe me llevó hacia abajo y caí casi encima de una volqueta. Menos mal estoy cerca del resguardo y de mi familia, que está en el hospital”, contó Niata.

Lluvias en la zona

El director de la Defensa Civil del Chocó, coronel José Dumar Giraldo, señaló que los operativos de rescate han sido muy difíciles debido al invierno, a las dificultades para acceder al terreno y a la superficie fracturada que podría ocasionar otro movimiento de masa de tierra en el sector.

Debido a la constante lluvia y al terreno fracturado por la erosión, hacia las cinco de la tarde del viernes, los 80 rescatistas de la Cruz Roja, Defensa Civil y Bomberos tuvieron que suspender la búsqueda de las personas que se cree podrían estar atrapadas.

Ante la situación, la gobernación del Chocó ordenó ayer el cierre indefinido de la carretera. Las labores de búsqueda y rescate se reanudarán en la mañana de este sábado.

Identifican a víctimas del alud

Los muertos fueron identificados como Cecilio Bonilla, José Evelio Baquiaza, Álvaro Edmundo Portilla, Leonel Monje, Daniel Chaverra, Darío Torres y Gerardo Alonso Cuadros, además del soldado Jaír Manuel Ruiz Nema.

Dos de ellos eran trabajadores de la obra y otros tres, indígenas que vivían en los alrededores.
Igualmente, las cuatro personas que fueron rescatadas con vida se encuentran en centros asistenciales de la capital de Chocó.

El sueño aplazado de una carretera

Para los chocoanos, la carretera que comunica a la capital del departamento con Medellín es un sueño que ha sido aplazado durante los últimos siete años, debido a las dificultades desde cuando comenzaron los trabajos de ampliación, pavimentación y adecuación de esta carretera de 248 kilómetros de distancia.

La obra está enmarcada dentro de los proyectos de vías de Cuarta Generación del Gobierno Nacional y la entrega de la carretera está planteada para noviembre de este año. (Lea también: Los accidentes en la vía les han quitado la vida a 51 personas)

Sin embargo, se preveía que estuviera lista en septiembre de 2013. Luego, se postergó para 2014 y más adelante se informó que en 2015 se entregaría.

Para Julio Álvarez, secretario de Planeación de la capital chocoana, el sueño de tener esta vía en ocasiones lo ve lejano y casi imposible, pues señaló que las condiciones topográficas del sector no facilitan los trabajos, a lo que se suma que las labores de los contratistas avanzan a un ritmo muy lento y se ve escasa maquinaria empleándose en el lugar.

Además, otro factor que impide el avance en la obra, explicó Álvarez, son las trabas que las comunidades indígenas realizan para obstaculizar los trabajos en la vía, situación que alarga la espera para Quibdó.

“Realmente los avances del trabajo, por la misma topografía, son poco significativos y en un contrato de 40 kilómetros apenas van 13. No veo fácil que el trabajo termine y se necesita a unos contratistas que acojan el proyecto de manera responsable”, señaló el funcionario.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.