Jugar con mariposas para conservar el patrimonio

Jugar con mariposas para conservar el patrimonio

'Las mariposas de Santa Fe de Antioquia' reúne ocho años de crianza de mariposas en la región.

notitle
10 de junio 2016 , 08:27 p. m.

Los niños jugando a criar mariposas. Eso es lo que muestra la publicación Las mariposas de Santa Fe de Antioquia, un proceso de ocho años que nació desde el museo Juan del Corral de Santa Fe de Antioquia y estuvo a cargo del ingeniero químico, Alberto González.

La idea surgió desde el Museo cuando se celebraron los 200 años de la expedición botánica y le propusieron al ingeniero realizar un proyecto que contribuyera a la conservación del patrimonio natural.

En un principio a González le pareció complicado realizar esta labor, pues el patrimonio natural de la región es demasiado grande.

Sin embargo, el ingeniero ha dedicado gran parte de su vida a criar mariposas y propuso la idea.
Fue entonces cuando se materializó el Proyecto de Conservación de Mariposas de Santa Fe de Antioquia, que se ha desarrollado durante ocho años y en abril de este se publicó el libro con los resultados del proceso.

“Todo lo que hay en el libro y en lo que consiste la conservación de las mariposas es vivencial. Nosotros aprendimos y seguimos las indicaciones de Fernando González, que era el maestro de la educación por vivencias. Entonces nosotros no echamos carreta, porque esto es una vivencia”, aseguró González.

Y es que el ingeniero está convencido de que en la escuela el niño puede ver la metamorfosis de la mariposa, pero la teoría no significa lo mismo que criar mariposas, pues es algo que el niño está viviendo “lo que usted vive no se le olvida en la vida”.

El libro cuenta las tres partes del proyecto: la cría de mariposas en la casa por parte de los niños, la siembra de plantas hospederas en jardines y solares, y la documentación fotográfica del proceso.

Como a los niños lo que les gusta es jugar, se propuso el juego de criar mariposas. A cada niño le dan una oruga para que la críe, le proveen un tarro adecuado para hacerlo, le dan un paquete de comida, porque cada especie de mariposas come una especie determinada de plantas.

El niño se la lleva para la casa y a los ocho días la oruga se transforma en una crisálida y se cuelga del tarro. Ocho días después sale la mariposa y el niño la libera. Ahí acaba el juego. “El niño queda conociendo la metamorfosis de la mariposa. Esos niños nunca oyen esa palabra, lo que hacen es vivenciar”, comentó González.

De acuerdo con los cálculos del ingeniero, de este juego han participado unos 2.000 niños, los cuales han logrado criar y liberar aproximadamente 10.000 mariposas, logrando contabilizar más de 100 especies de estas.

González resaltó que el objetivo no es salvar las mariposas del municipio, porque las están criando por miles. “El proyecto tampoco es inventariar las mariposas de Santa Fe de Antioquia, esa es solo una parte. El proyecto es la conservación de las mariposas mediante el cambio de actitud, el aprendizaje y el conocimiento que los niños adquieran”, explicó.

El libro vale la pena contarlo porque, dijo González, es una realidad y una metodología pedagógica que es innovadora en muchos campos: los valores y la ecología.”Es una actividad que sería muy importante para los niños, así dejan de aprender tantas cosas de memoria y se dan más vivencias”, agregó.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.