Intensifican la intervención a habitantes de calle en Medellín

Intensifican la intervención a habitantes de calle en Medellín

El programa de la Alcaldía tendrá un costo de $100 millones mensuales y atenderá a 300 personas.

notitle
10 de junio 2016 , 10:37 a. m.

En el barrio Sagrado Corazón, en pleno centro de Medellín, la Alcaldía inauguró este miércoles el primer Hogar de Acogida para habitantes de calle ‘Somos Gente’, una casa de dos pisos en la que que esta población podrá bañarse, afeitarse, participar en actividades lúdicas, comer, hacer una siesta o descansar.

En el sitio, que estará abierto las 24 horas del día, 16 educadores y un trabajador social serán los encargados de acompañar el proceso de autocuidado y atención básica de 300 personas que se espera accedan durante la mañana y la tarde, además del control a otros 100 habitantes de calle que podrán dormir en el lugar.

El nuevo programa de atención, que tiene un costo mensual de 100 millones de pesos, tiene como objetivo ser punto de atención y lugar de llegada de esta población vulnerable. Allí evaluarán el nivel de adicción, la edad y las necesidades de los usuarios.

Según Astrid Helena Arias, coordinadora del proyecto Habitante de Calle Adulto, si estas personas están de acuerdo serán derivadas a cualquiera de los otros programas que tiene la Administración Municipal y que han sido diseñados de acuerdo con la edad o a la situación mental de la persona.

El secretario de Inclusión Social y Familia, Luis Bernardo Vélez, señaló el centro se abre debido a la aceptación que han tenido los demás programas de la Administración en esta población vulnerable de la ciudad, que se calcula en 3.600, según el último censo.

“Los habitantes de calle están volviendo a estos centros de ayuda gracias al trabajo sicosocial que venimos realizando desde las calles, recuperando la confianza de ellos en la institucionalidad y brindándoles la ayuda que necesitan para salir de la drogadicción”, dijo Vélez.

El objetivo, contó el secretario, es que allí lleguen los habitantes de calle en busca de ayuda social o psicológica, de atención médica o para saciar las necesidades más básicas como un baño, ropa limpia, un plato de comida o agua.

Desde la semana pasada, contó Vélez, la Alcaldía y la Policía, con el acompañamiento de fundaciones, han venido interviniendo algunas ollas de vicio o lugares de expendio de drogas como La Bayadera, el puente de San Juan –en el barrio Colón–, el sector de Niquitao y la avenida de Greiff.

“No queremos sufrir un camino como el que desafortunadamente hoy está recorriendo Bogotá. Hacer intervenciones de Policía sin tener un plan social que mitigue ese tipo de situaciones es empeorar la situación”, dijo el funcionario.

Para él, la drogadicción está en manos del microtráfico, que se beneficia monetariamente de la venta de estupefacientes.

“Allá hay un grupo de personas que son víctimas del consumo. Por eso, en esta casa de acogida hay una posibilidad de que ellos vengan y tengan la posibilidad de atención básica, para comenzar la corrección de la situación”, agregó el Vélez.

PAOLA MORALES ESCOBAR
Redactora de EL TIEMPO
inemor@eltiempo.com
Twitter: @paoletras

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.