Firmar

Reunir firmas contra un proceso de paz que no ha terminado es, por decir lo menos, raro.

notitle
09 de junio 2016 , 06:10 p. m.

Uno va por la vida firmando cualquier cosa: “recibido”. Pero tendría que pensar dos veces antes de firmar la proclama contra el proceso de paz que el Centro Democrático ha estado propagando en las puertas de los centros comerciales. Yo dije no. Sería condenar sin pruebas, enturbiar lo turbio, preferir el rencor por el gobierno de turno al alivio de las víctimas. Reunir firmas contra un proceso de paz que no ha terminado es, por decir lo menos, raro. Tiene que suceder en un país proclive a la violencia. Significa que una buena parte de la gente está convencida de que la única forma de recobrar la seguridad es el sometimiento, la humillación de la guerrilla. Quiere decir que hay demasiados pacificadores pensando, en el mejor de los casos, que estos “pacifistas” son idiotas útiles, cómplices: “mamerto hijueputa”, me llamó un seudónimo, a modo de pésame, hace ocho días.

Por qué tanto odio. Por qué tanta rabia sin gracia ni matices. Por qué esta incapacidad para debatir la paz con la guerrilla sin caer en la estigmatización del que piensa lo contrario, sin tomarse el tema como un tabú, sin recordar que los opositores de hoy buscaron antes un acuerdo más generoso con las Farc. Si uno ha dicho, resignado, que cree que este proceso es el mejor camino –pues es reconocer que la guerra existe y deja víctimas y no se ha dado porque sí–, entonces resulta inútil repetir que “jamás he estado de acuerdo ni he tenido nada que ver con guerrillas”, expresar que “la lucha armada no tiene justificación”, explicar que “desearle el mal a un gobierno es una idiotez, pero mi trabajo es criticarlos a todos”: para qué decir nada si cada cual, en cada orilla, va a oír lo que quiera, para qué si la idea es confirmar los prejuicios.

Tengo en mis manos la proclama del Centro Democrático “por la paz que queremos”: quienes la firman en un principio se resisten a los acuerdos con las Farc porque les parece chocante –y lo es, como la guerra– caer en el plebiscito, en la idea de perdonar el narcotráfico como otro delito político, en la elegibilidad de ciertos guerrilleros infames, pero luego, como quien dice “y ya que estamos en esto...”, aseguran sin dar pruebas que las Fuerzas Armadas serán igualadas al narcoterrorismo, que el Gobierno está dando un golpe a la soberanía popular para favorecer a los hampones, que de seguir así viviremos “la misma tragedia sufrida por la hermana Venezuela”, y usted y yo quedaremos expuestos a una justicia, a un modelo económico, a una política de tierras y a unos impuestos negociados con la guerrilla.

Y “si el presidente Santos no puede darle a Colombia la paz que queremos y merecemos, exigimos su renuncia”, declaran. Y firman la planilla de la “resistencia civil” bajo consignas como “no + desgobierno”, “no + corrupción”, “no + desempleo”.

Cómo probar, cuando uno ya ha sido condenado, que no firmar esa planilla no es agredir ni es despreciar, sino señalar que la proclama –liderada, curiosamente, por un partido en el poder– está confundiendo algunas cosas con algunas otras, que no es fácil confiar en gobiernos ni en opositores ni en guerrilleros, pero que quien cree en el proceso de paz simplemente cree que ni el sometimiento ni el exterminio de las Farc son victoriosos puntos finales sino sangrientos puntos suspensivos. Cómo conseguir que sean escuchadas las voces sensatas de aquellos que conocen las zonas de guerra o de aquellos que piensan que el acuerdo de paz es el camino pero no hay que perder la cabeza a la hora de refrendarlo. Cómo recobrar para todos el beneficio de la duda. Yo firmo este proceso con mi nombre y mis dos apellidos, pero créanme que detrás solo está el deseo de que nadie más sea tragado por esta guerra que no vemos.


Ricardo Silva Romero

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.